Luis Romero Petit, un jugador centenario

> Fue el tercera base del equipo de Venezuela que ganó la Serie Mundial de Beisbol Amateur de 1941, jugada en La Habana

334 0
334 0

A Dios le gusta el beisbol… al menos así piensa don Luis Romero Petit quien acaba de arribar a su centuria jugando sobre este campo terrenal, con buena salud y lúcido, para beneplácito de sus familiares, amigos y aficionados a nuestro primer pasatiempo nacional.

“Agradecido a Dios por permitirme seguir disfrutando del béisbol. Qué más puedo pedir: Vi a los grandes, Ruth (Babe), DiMaggio (Joe), Mantle (Mickey), Mays (Willie), Hank Aaron, Clemente (Roberto), y a algunos de ellos tuve el privilegio de saludarles”, dijo el decano de la pelota criolla, que este 13 de abril (mañana) cumple 100 años de edad.

Petit reitera que ha sido muy religioso, al punto que fue hasta monaguillo: Por eso digo que a Dios le gusta la pelota.

Recordó que en el primer juego contra Cuba (Serie Mundial del año 41), en el séptimo inning, había un hombre en primera y dos outs; salió un rolling de bote alto del bate de un cubano

“La pelota saltó y se metió en el sol, y me encandiló. Lo único que me quedó fue pedirle a Dios y saltar con el guante levantado. Sentí que la pelota se metía en el guante, la lancé a Pérez Colmenares y completamos un gran out. Con tremenda oración era bien difícil que el mánager de “allá arriba”, Papá Dios, me fallara”.

Entonces reitera: “Imagínate, que si debo estar agradecido de Dios, de la vida: Fuimos ejemplo en el 41 (Serie Mundial de beisbol amateur) para esa belleza de jugadores que fueron Luisito Aparicio, Omar Vizquel, Kid Rodríguez, ahora ese fenómeno llamado Miguelito Cabrera”, expresó satisfecho el orgullo de la parroquia Chiquinquirá, en El Saladillo.

LA FAMILIA

Romero Petit, maracaibero, pero asimilado caraqueño desde 1939, siempre habitando, desde hace 78 años en el sector Los Rosales, parroquia Santa Rosalía de Caracas.

“Orgulloso con mi promedio familiar: mi esposa Angelina Oliveira, tres hijos -Dalva, Nelson Jesús y Luis-, 4 nietos y 5 bisnietos”, a quienes citó con precisión.

Nos cuenta que sus vivencias sobre el beisbol las comenzó en su natal Maracaibo: “No había cumplido los veinte (años), cuando firmé con los “Escogidos”, llamado así porque fue una selección de los mejores de las barriadas de Maracaibo de entonces”.

AL DÍA CON LA PELOTA

Petit, atendido por su hija Dalva y su hermano Jesús, recibe su medicina, pues hace unos días se tropezó, cayó, y se resintió la pierna izquierda: “Te cuento que el médico que me atendió es Francisco José Cróquer. Sí, es el mismo que usted piensa. El hijo de mi amigo “Pancho Pepe” Cróquer. Me siento mejor de este percance. Ayer en la tarde de vi el juego entre Medias Rojas de Boston y Tigres de Detroit. Juego que salvó el Kid (Rodríguez). También me gusta seguir la pelota venezolana, incluso por radio”.

Consultado sobre su apreciación del moderno Clásico Mundial de Beisbol, dijo que no hay que echarle la culpa a Omar Vizquel: “El mánager no batea. Es como un director de orquesta que debe dirigir a una orquesta. Si no hay team work (trabajo en equipo), aunque todos sean estrellas, el equipo no gana”.

CORRIENDO LAS BASES DEL TIEMPO

En el 2015, Luis Romero Petit y Enrique “Conejo” Fonseca (99 años, cumple cien en septiembre), únicos sobrevivientes del aquel equipo histórico del 41, al cumplirse 74 años de aquella hazaña fueron homenajeados por iniciativa de PDVSA La Estancia y la Fundación Filatelia, Numismática, Olímpica y Deportiva de Venezuela.

Romero recuerda:“Me siento muy contento, porque aún se recuerda esa fecha y porque a pesar de todo el tiempo pasado, las bases corridas, seguimos siendo referencia del deporte. Les doy las gracias y en especial a ustedes, a los amigos periodistas que mantienen vivo nuestro legado”.
___________
*Biografía Mínima

Luis Romero Petit nació el día 13 de abril en Maracaibo y dos días después fue presentado por su padre, Saúl Romero y doña Mercedes Petit.

El jugador de la tercera base tuvo su mejor momento en la pelota en el año 1941, cuando formó parte de la selección nacional de Venezuela que ganó la IV Serie Mundial de Beisbol Amateur en La Habana, Cuba. Como profesional jugó con Cervecería, Venezuela y Pampero entre 1946 y 1957. Comenzó en el beisbol en 1936 vistiendo la camisa del “Escogidos”. En 12 campañas bateó .237, con 69 robos en 365 juegos. Actuó en las Series del Caribe de 1949, 1953 y 1954. Su esposa Angelina Oliveira, hijos, Dalva, Nelson Jesús (+) y Luis.
___________
*Anécdota

> Romero Petit recuerda que en 1941, a punto de viajar para La Habana, don Pablo Morales se presentó en el muelle de La Guaira a buscarlo para que retornara a jugar con su entonces equipo el Vargas, porque el campeonato venezolano no había terminado. ¿y qué paso? –”Bueno, el prefecto era en esa época Jesús Corao (otro pionero de la pelota venezolana) y me ordenó montarme en el barco para Cuba y defender la camiseta nacional. De lo contrario me iba a mandar preso”.

> Don Luis dejó esta reflexión: “el fútbol, con todo su enorme poder económico mundial, no desplazará al beisbol como nuestro principal pasatiempo deportivo. Son cosas diferentes”.
___________

Siempre caraquista

Luis Romero Petit, aunque nacido en Maracaibo, siempre se ha identificado con el equipo Caracas, desde el Cervecería hasta los actuales Leones.

Fue en 1946 (13 de enero), un día después de que Magallanes ganó 5-2 al Venezuela en el choque inaugural (datos del redactor): Ese mismo día los Sabios del Vargas nos dieron una paliza (12 carreras por 1) a nuestro Cervecería Caracas”. Entonces Petit alineó como primer bate y a la defensiva jugó la segunda base del equipo caraqueño.

“Fue un colega de usted, Abelardo Raidi me trajo a Caracas en 1940, para entrenar con la selección que fue a la Serie Mundial de 1940 y repetí en 1941.

Desde entonces, me identifiqué con los equipos de Caracas. “Lamento que el Caracas (Leones) no esté en buen momento en las últimas temporadas”, concluyó.

JOSÉ CUEVAS / CIUDAD CCS
FOTOS FÉLIX GERARDI

En este articulo

Unirse a la conversación