ars poética

Douglas Bohórquez | Venezuela

378 0
378 0

Si yo fuera un tipo práctico

Si yo tuviera un oficio
si yo supiera podar la hierba
que crece en los patios
o frisar simplemente
hacia un horizonte despedago de ardor
como cualquier maestro de obras
como un albañil que repara pequeñas averías
si yo pudiera deslizarme
sin tantas dificultades
entre las arandelas los motores de los automóviles
desarmar sus piezas
como cualquier mecánico
en fin
si yo fuera un tipo práctico
volaría volaría
como un príncipe encantado en su caballo
cabalgando sobre el aura de las tardes.

Contra el miedo

Un poeta no puede vivir en el miedo
debe vivir saltando
entre las copas de los árboles
sobre la mesa de los bares
como un ruiseñor
incendiado de azul
sobre la ceniza de los días y la lluvia
y los desperdicios de la ciudad
nada de vivir aislando
en los jardines de los grandes señores
sería más glorioso existir
como un vendedor ambulante
negociando su última pieza
como un campesino con su marusa
como un sacerdote en su exilio de Dios
cabalgando sobre la propia cola del infierno.

Humores

Caníbal
loro
corazón
ayer el alma
sobrevivía a toda dificultad
como un modista sin su tijera
como una iglesia sin su campana
después
contenta
volaba
como una petaca al aire
entre los cables
como una bruja con su escoba
de puro jolgorio
rechinaba.

Pájaros

En mi casa los pájaros se estrellan contra las ventanas, como si una extraña fuerza los impulsara a morir enceguecidos por la transperencia del sol. Desde las grandes alturas vienen como impulsados por una voluntad ciega, descomunal y de pronto se lanzan contra la abrumadora solicitud del vacío. Desde lejos escucho el impacto. Nada he podido hacer para evitarles esa muerte violenta. es como si una parte de cielo cayera contra mis propias palabras convertidos en derrota.

Palabras del boxeador que fui

Antes
en mi adolescencia
tuve una fuerza indomable
me gustaba retar la vida
pero en momentos
no sabía qué hacer
entonces decidí aprender a defenderme
a dar golpes
contra los golpes
a intentar sostenerme en la caída
contra las cuerdas
había que tener técnica
saber dar un nock out fulminante
y esquivar de lado
el golpe mortal
en esa época
fueron duros los derechazos
del solitario domingo
el final de las vacaciones
el regreso de las solitarias tareas cotidianas
pero lo más difícil fue doblegar
el invisible enemigo
que era yo mismo.

Joyas

Mi mujer sólo sabe vivir
es sabia
compra joyas, vestidos, zapatos
y los luce al otro día
como si fuera una estrella de cine
no es como yo
obstinado en dar brillo a oscuras palabras
en garabatear hojas
y buscar en viejos libros una sorpresiva frase
que me ampare y me deslumbre
mientras la vida transcurre a mi alrededor
y envejezco
ignorante dle mundo
de las maravillosas formas de las plantas
del rumor de la lluvia
y del hacer de la gente
que pasa por la calle.

Douglas Bohórquez
Poeta, investigador y profesor titular de Literatura de La Universidad de Los Andes (Núcleo Universitario Rafael Rangel, Trujillo). Doctor en Semiología por la Universidad de París VII. Estudió bajo la dirección de Julia Kristeva. Ha sido profesor invitado en universidades europeas y de América Latina. Sus áreas de estudio son la Literatura Venezolana, la Literatura Latinoamericana y la Teoría Literaria. Entre sus principales publicaciones destaca: Escritura, memoria y utopía en Enrique Bernardo Núñez (1990), Teresa de la Parra del diálogo de géneros y la melancolía (1997), Fabla del oscuro (poesía, 1991), Árido esplendor (poesía, 2001) y Calle del pez (2005). Además de varios monográficos en revistas europeas y latinoamericanas

En este articulo

Unirse a la conversación