Swing Latino: Anthony Lebrón rinde tributo al gran Benny Moré

En su segunda producción musical, el vocalista cumple uno de sus sueños

164 0
164 0

No resulta fácil interpretar las canciones que en su momento dejó correr la sonera voz de Bartolomé Moré Gutiérrez. Cantar, por ejemplo, Mata Siguaraya, después de haberla vocalizado ese monstruo, no resulta tarea fácil.

Toda esta perorata tiene que ver con una pieza que se escucha con insistencia en algunas radios del país, particularmente en YVKE Mundial, “guía musical” en nuestro país. Una pieza compuesta en 1949 por Silvestre Méndez, el bien llamado “Último embajador de la rumba”: Yiri yiri Bon, a la que “El Benny” le imprimió su sello con el acompañamiento de la orquesta del maestro Rafael de Paz y que hoy interpreta el joven mirandino Ánthony Lebrón.

Comienza esta “rumba-mambo” con el llamado a Yimboró, el Dios africano de la suerte que se hace presente en el “bembé”, en el cual, a través del sonar de tambores y la danza, se alaba y se invita a los orishas a que se unan a la fiesta.

—¿Por qué “El Benny”

Anthony Lebrón, quien en realidad se llama Pedro Israel Machado Santaella, nacido en Guatire el 7 de abril de 1978, hace la observación de que “imagina” que todos los cantantes de música tropical, en algún momento, aspiran a cantar algún número que haya interpretado el gran Benny Moré, “porque fue él quien le dio vida a este ritmo y uno como que se siente ‘tocado’ por su espíritu cuando nos atrevemos a cantar algo que él haya cantado. Eso me pasó a mí con Yiri yiri Bon. No pretendo, ni por nada, imitar a ese gigante de la canción cubana. Nada más lejos; mi intención es rendirle tributo a mi manera, sin mucho aspaviento… Digo que ‘El Benny’ me permite regresar a mis raíces, a la salsa dura.

Cierto, porque la primera producción de Lebrón, sus comienzos, están signados por la salsa romántica, sensual o monga, como usted la quiera llamar.

—El público del momento así me lo exigió, y el lado comercial tenía su peso. Por otro lado, creo que me manejo bien en ese estilo, pero la verdad es que yo me siento más cómodo con la salsa brava.

Lebrón inició una “gira de medios” por todo el país. Aspira a conquistar Caracas, “porque en los barrios cobra vida la rumba de esquina. Allí hay mucho Héctor Lavoe, Tito Allen o Adalberto Santiago, y persiste el recuerdo por salseros venezolanos que dieron el todo por el todo en la imposición de la salsa, como Joe Ruiz, “El Negrito” Calavén y Gonzalo Lira, a quien recuerdo con mucho cariño.

—¿De dónde salió lo de Lebrón?

—Ese nombre me lo puso Rubén Tovar, del “Tour de la salsa”, cuando estaba comenzando y logré pegar Mi pirata soy yo, y fue un exitazo.

Anthony Lebrón ha regresado a lo suyo y busca apoyo a su labor. Aspira a que su Tributo a Benny Moré sea recibido con beneplácito. En verdad, lo logró. Es la cosa. ¡Saravá!
swinglatino50@gmail.com

ÁNGEL MÉNDEZ
FOTO LUIS BOBADILLA

En este articulo

Unirse a la conversación