ars poética | María Negroni | Argentina

ALGO NUNCA VISTO como cuando se dice a alguien no te despiertes de mí no me prohíbas con tu razón traidora y a bordo de un velero azul...

253 0
253 0

ALGO NUNCA VISTO

como cuando se dice a alguien
no te despiertes de mí
no me prohíbas
con tu razón traidora

y a bordo de un velero azul
aparecen de pronto
varias figuras retóricas

la anáfora de un beso
la catacresis de un llanto

y una linterna mágica
alumbra
la sinfonía del mundo

oro mudo
en la noche del pájaro.
DE RAMA EN RAMA

un pájaro terrestre
sin más tripulación que su reflejo

dice que sí y que no
y que también

y con el pico arranca
al mundo
un nido de infancia
interrogada

eso es todo

finísima orilla
el deseo

en la mudez del amor
se da por vencido

se inmiscuye
en su propia geografía.
POR DECIRLO ASÍ

me acosté con la noche cuando el sol
de este lado del sur
más ruidoso que el ruido
avanzaba
hacia el final de algo

y allí se intercambiaban
lo que pudo haber sido
y lo que siempre está siendo

como un cuerpo
abierto al fin

a la locuacidad de lo que calla

en un rincón…

en un rincón
lo que termina de morir
en el otro
lo que no termino de matar
(porque esa rabia es todo lo que tengo)

el poema hila el silencio
entre dos casas

María Negroni, Argentina, 1951.

Poeta y traductora. Tiene un doctorado en Literatura Latinoamericana en la Universidad de Columbia. Es autora de los libros El sueño de Úrsula, La Anunciación, Islandia, Arte y Fuga, Cantar la nada, Elegía Joseph Cornell, Pequeño Mundo Ilustrado, Cartas extraordinarias, y La noche tiene mil ojos, entre otros. Obtuvo las becas: Guggenheim (1994), Rockefeller (1998), Octavio Paz (México, 2002), New York Foundation for the Arts (2005), Civitella Ranieri (Italia, 2007) y American Academy (Roma, 2008). Tiene dos libros de ensayos: Ciudad Gótica y Museo Negro; y una novela que fue primera finalista del Premio Planeta 1997, El sueño de Ursula. Ha traducido, entre otros, a Sylvia Plath, Georges Bataille, Elizabeth Bishop, Robert Duncan, Louise Labé, Charles Simic y Marianne Moore.

En este articulo

Unirse a la conversación