Oposición exporta su violencia callejera a España

Más de 100 organizaciones políticas y sociales instan a Rajoy para que actúe contra los violentos

391 0
391 0

Organizaciones políticas y sociales de España expresaron su rechazo a las acciones violentas y de acoso que impulsan sectores de la derecha venezolana, contra sedes diplomáticas y funcionarios bolivarianos.

En misiva denominada “Ahora más que nunca, solidaridad”, suscrita por más de 100 organizaciones, señalaron a la oposición venezolana de exportar su violencia callejera a territorio español, y se refirieron a la situación que se registró recientemente contra la embajada de Venezuela en Madrid.

“Los saboteadores, en actitud de linchamiento, permanecieron en las puertas de la sede diplomática Cultural de Venezuela, amenazando y secuestrando a los asistentes, ciudadanos españoles y de otras nacionalidades”, denunciaron.

En este sentido instaron al Gobierno de Mariano Rajoy a actuar y destituir a quienes permitieron estos actos y posteriormente trataron de justificarlos.

Exigimos la dimisión inmediata e irrevocable de la delegada del Gobierno por lo sucedido, así como la del portavoz gubernamental que el día después salió a justificar esta infamia con mentiras y presuntos argumentos basados en la injerencia en los asuntos de un país soberano como es Venezuela”, sostienen.

A continuación el texto íntegro de este Manifiesto:

LA OPOSICIÓN VENEZOLANA EXPORTA SU VIOLENCIA CALLEJERA AL ESTADO ESPAÑOL

Ahora más que nunca, solidaridad

El pasado 11 de mayo, una turba violenta intentó sabotear en Madrid un acto llevado a cabo en la sede cultural de la Embajada de la Republica Bolivariana de Venezuela. Este acto se celebraba en defensa de las víctimas de los asesinatos y atentados callejeros contra la población civil y contra funcionarios efectuados en Venezuela en los últimos años durante las llamadas Guarimbas, que son el golpismo callejero de la oposición.

Estas bandas de provocadores se concentraron en la entrada del lugar del acto, tratando en vano de sabotearlo, al intentar impedir violentamente la entrada al público asistente que, con serias dificultades pudo entrar, llenando el auditorio con cien personas; las mismas que luego fueron retenidas contra su voluntad por medio de violencia durante varias horas.

Los autores de este atentado, contaron desde el primer momento, con la autorización de la Delegación del Gobierno para concentrarse a la misma hora a las puertas del local de celebración del acto, pero coparon en realidad toda la calle donde se ubica dicho local durante más de cinco horas. Todo ello con la pasividad absoluta de las fuerzas policiales allí apostadas.

Los saboteadores, en actitud de linchamiento, permanecieron en las puertas de la sede diplomática Cultural de Venezuela, amenazando y secuestrando a los asistentes, ciudadanos españoles y de otras nacionalidades; al Embajador venezolano y a los representantes del Cuerpo Diplomático que fueron retenidos allí contra su voluntad hasta más allá de la media noche. Mientras tanto la Policía Nacional permanecía pasiva permitiendo el acoso de esas bandas cuyos asistentes decían contar con la anuencia policial para perpetrar su agresión.

Esa complicidad de hecho con los agresores es contraria a los derechos y libertades más elementales, que cualquier Gobierno presuntamente democrático debe garantizar. Se trata de una actuación absolutamente coordinada con las campañas de injerencia del PP contra la República Bolivariana de Venezuela, junto con otros partidos políticos, y la manipulación de los medios de comunicación.

Las organizaciones, colectivos, movimientos y personas abajo firmantes hacemos responsable al gobierno de semejante atropello contra los representantes diplomáticos de la república hermana venezolana y de otros países que, junto con el público asistente, se encontraban acudiendo al acto público. Le responsabilizamos también de la vulneración del derecho de todos los ciudadanos a la libre circulación y reunión perpetrada impunemente por las hordas antidemocráticas, concentradas allí con ese propósito.

Exigimos la dimisión inmediata e irrevocable de la delegada del Gobierno por lo sucedido, así como la del portavoz gubernamental que el día después salió a justificar esta infamia con mentiras y presuntos argumentos basados en la injerencia en los asuntos de un país soberano como es Venezuela. Asimismo, hacemos un llamamiento tanto a las instituciones estatales para que ejerzan sus responsabilidades al efecto como a las elegidas por el pueblo de Madrid para que hagan suyas estas exigencias.

En Madrid, a 18 de Mayo de 2017

CIUDAD CCS

En este articulo

Unirse a la conversación