Claudio Fermín: Necesitamos un gran acuerdo nacional

0
Sociólogo. Excandidato presidencial. Preocupado por la situación política del país, busca y propone el diálogo. Argumenta. Tiene razones de peso que defiende públicamente y con solidez.

 

— ¿Cuál es el secreto para enfrentar una oposición violenta que no quiere diálogo ni ir a elecciones?

— La violencia de un sector de la oposición se origina en la tesis de agravar la crisis y en una respuesta que creen proporcionada a los centenares de presos políticos y otras violaciones a los Derechos Humanos por parte del Gobierno. La plena liberación de los presos políticos, sanciones a violadores de Derechos Humanos y depuración de cuerpos policiales sería el verdadero desarme de la oposición violenta. Se quedarían sin banderas y sin audiencia para su convocatoria. Por otra parte, la convocatoria a no ir a elecciones quedaría igualmente sin oxígeno ni interlocutores con la designación de otros rectores para el Consejo Nacional Electoral, la corrección de los abusos con el voto asistido, la eliminación de la abusiva presión que son los “puntos rojos” en las adyacencias de los centros de votación y la transparente revisión del Registro Electoral Permanente ya que hay comprobación de irregularidades, entre ellas “muertos que votan”. Desmantelar el Estado represivo y renovar el CNE llevaría a su mínima expresión la oposición violenta y la exitosa convocatoria a abstenerse.

— ¿Por qué la política venezolana se ha devaluado tanto que hay gente capaz de apoyar a un presidente autoproclamado por el que nadie ha votado?

— La cultura política venezolana de estos tiempos “admite” violaciones a la Constitución cuando ello conviene al sector, Gobierno u opositores, que le sacan ventaja al abuso. Hay decenas de casos. Ninguno es excusable. Vivimos tiempos de extremos y de solidaridades automáticas. Unos logran imponer el reeleccionismo indefinido, en el que “las elecciones” van en desventaja frente al poder acumulado, al abuso de las instituciones públicas y al ventajismo estatal. Otros, apelan al hartazgo de la población para con base en una fantasiosa declaración de “ausencia absoluta” del cargo, designar a dedo, arbitrariamente y sin elecciones a un supuesto presidente, por quien nadie votó.

— ¿La corrupción será una enfermedad contagiosa?

— No es contagiosa, pero si los corruptos se percatan de que el poder no los castiga, sino que los oculta, entonces actúan a sus anchas. ¿De qué sirve la Contraloría General de la República, las Contralorías de los Estados, los incontables tribunales aquí y allá? ¿De qué sirven si no castigan la corrupción? La peor enfermedad es que los contralores, quienes se suponen custodios del buen uso de los fondos y los procedimientos públicos, son designados por los mismos que ellos deben controlar. Son empleados políticos y “camaradas” de quienes ellos deben vigilar.

— Si un gobierno ha entregado más de 2.900.000 viviendas, si el 100% de las personas mayores de 60 años, los hombres, y las mujeres mayores de 55, están pensionados, ¿se puede criticar eso?

— Lo que los pensionados protestan es que con la pérdida del valor de la moneda (del bolívar), con el pago a cuentagotas de la pensión (vas al banco y sólo te dan 10.000 bolívares, cuando hay remesa) y con el alto costo de la vida, esa pensión termina siendo un saludo a la bandera. La crítica no es a que todos los mayores tienen pensión, sino que eso es dinero para un rato, para el pasaje de un día. Nadie puede creer que en estas condiciones económicas esas pensiones sean un sistema de seguridad social.

— ¿Tendremos una mejor Venezuela el 2020?

— Espero que tengamos un país con menos confrontación extrema, con conflictos administrados pacíficamente y no a través de la aniquilación o extinción del contrario. Si trabajamos y avanzamos en la distensión política, nuestro país estará en mejores condiciones de ir superando carencias y resolviendo problemas. La mejor Venezuela del 2020 y de los próximos años, será posible buscando acuerdos. Venezuela urge dar un giro de 180 grados. Necesitamos un gran Acuerdo Nacional, de todos los sectores, para sacar adelante el país. La promoción del conflicto, de la confrontación, no lleva a ninguna parte sino al fracaso.

______________

Retrato Hablado

José Donoso, ese talentoso escritor chileno, escribió en 1972 su Historia personal del Boom, donde cuenta cómo sus amigos: García Márquez, Cortázar, Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Juan Carlos Onetti, Ernesto Sábato, asumieron la literatura como un arma para ir más allá de lo cotidiano, y que por eso estalló lo que se llamó el Boom en la literatura latinoamericana. Él, Donoso, también formó parte de ese estallido. Un escritor que comenzó publicando su novela Coronación en 1957, y que después fue armando su estructura literaria con nuevas propuestas. Y en 1990 obtuvo el premio Nacional de Literatura en Chile y el premio de la Crítica en España. En 1981, cuando regresó a Chile, estuvo al frente de un taller literario para seguir creando la nueva literatura chilena. Ya mucho antes, con sus trabajos literarios había demostrado todo su talento en dos obras maestras de la literatura latinoamericana: El obsceno pájaro de la noche, donde cuenta una historia de seres monstruosos y Casa de campo, una novela que trata del mundo de la adolescencia. En su novela La desesperanza, asume la tragedia política chilena desde su propio punto de vista. La muerte de Neruda y el golpe a Allende están allí. Un escritor que supo vivir intensamente su tiempo, y que con su escritura nos dejó parte de la historia política y literaria de nuestra América. Nació el 25 de septiembre de 1925, en Santiago de Chile, y murió el 7 de diciembre de 1996, en Chile.

_____________

El Viernes de Lira

Ciudad CCS / Roberto Malaver