En Venezuela los inventores crean para las industrias y la música

0

Unas maracas en forma de limones, con un extraordinario sonido, es solo uno de los inventos venezolanos más sencillos que se propone un conjunto de creadores (150) asociados en tres grupos: 1) Los inventores del Distrito Capital; 2) Los jubilados productivos, conformado por adultos mayores con capacidad de prestar servicios al Estado, son el grupo Caballería Montada de Acción Tecnológica y Mediata, dispuestos a subirse en algún medio de transporte para atender emergencias del sector, en cualquier lugar del país que los necesite, y 3) El grupo de cultores afrodescendientes e indígenas, dirigidos por César Quintero Quijada. Esta es la cayapa que se mueve en torno a los instrumentos musicales, y es allí donde tienen un papel protagónico los antes citados limones maraqueros.

Juan Puya, cuyo nombre de pila es Juan Bautista Díaz Rizo, nos enumeró otro de los más significativos inventos entre los cuales está el del producto llamado “Supermetalcorte”, que no es más que un fluido o aceite para el corte y mecanizado de metales. Estos son hechos con los aceites livianos de Pdvsa, y son de vital importancia para la industria metalmecánica venezolana. Este fluido es utilizado en las fábricas de armamentos y en la de partes y piezas de la referida industria. Nos explicó Puya, con toda su paciencia, que se trata de unos fluidos únicos en el mundo, porque tienen prestaciones técnicas muy importantes para el corte y mecanizado de metales.

Enumeró otra de las creaciones de estos inventores criollos como los productos biodegradables para residuos orgánicos, con uso universal en la agricultura, la cría de animales y en todas las actividades relacionadas con la producción del campo y de la agricultura. Otro invento son los desincrustadores y suavizadores magnéticos para aguas calcáreas. En este caso, son dispositivos que suavizan el agua y desobstruyen tuberías y equipos que utilicen el vital líquido. Son los que se usan en los sistemas de enfriamiento de los motores. En este caso pueden ser usados en los vehículos de transporte como los autobuses Yutong, para hacer más eficiente el motor. Estos suavizadores magnéticos disminuyen en 73% la contaminación por gases con efecto invernadero. Dan más potencia al motor y aumentan el tiempo de vida útil de los filtros y el aceite del motor.

El grupo fabrica productos biodegradables para destapar sistemas de agua.

Luego viene el equipo integrado por los luthiers, creadores de los limones sonoros o maracas, un instrumento que puede ser utilizado tanto por profesionales como por los niños en las escuelas de música y en centros educativos no especializados. Estos son hechos con plástico soplado, vidrio y virutas de metal, que dan un sonido extraordinario. Ofrecen al Estado venezolano la fabricación de castañuelas para niños y profesionales, flautas dulces, traversas y parches para tumbadoras y bongós, elaborados en una sola pieza en acetato de celulosa. César Quintero Quijada es el vocero de este grupo de músicos cuyos asesores son los intérpretes Redondo y Pabloco.

Rixis Brito es otro creador, un militar retirado que desarrolla equipos para la industria de alimentos, potabilizadores de agua y máquinas para procesar harina de maíz precocida y trilladores de arroz.

Hay un inventor que utiliza un alga que se da en aguas saladas, llamada batis marítima, con la cual se pueden hacer alimentos para animales y darles el aporte de proteína.

A la pregunta acerca de la masificación de estos inventos, Puya señaló que el Ministerio de Ciencia y Tecnología es un cerebro gigante, pero muy fraccionado que no ha podido articular con todos los “cerebros” existentes en el país. Prevalece el aislamiento entre el Cenamec, el IDEA, el ONTI y el SAPI, por citar solo algunos. Hemos asistido a festivales y exposiciones, pero no avanzamos, acusa Puya.

Son creadores que esperan que sus propuestas sean escuchadas para poder accionar y poner en el mercado venezolano una tecnología criolla y eficiente.

TERESA OVALLES M. / CIUDAD CCS
FOTO BERNARDO SUÁREZ