Tres en 1 | 2020

0

2020

¡Faltan cinco pa’ las doce y yo aquí, escribiendo esta vaina! Al fin se marcha este 2019 que nos dejó una chiva, una burra negra, una buena suegra y una oposición que no sirve para un carajo sino para robar. Y no vale la pena ponerse a echar el cuento de las mil y una noches de robos y atracos cometidos desde que el interino autoproclamado asumió su fantasía animada. Es cierto que si en este país algún historiador serio se pone a contar la caravana de errores y robos que hemos cometido, nosotros vamos a ocupar ese lugar en la historia como los únicos en el mundo que apoyándonos en la política cometimos las mayores fechorías. El año 2019 tiene que quedar bien encajado por allí, en un lugar donde se lea claramente que fue el año donde nuestro compañero Impeachment Trump, dijo la frase por la que nos guiamos desde el principio y hasta el fin: Todas las opciones están sobre la mesa. Y caída y mesa limpia.

Descubrimos que en este país no hace falta pensar, basta con decir una frase, un slogan o una etiqueta, y listo, a triunfar. Allí está por ejemplo el compañero, Carlos Andrés Pérez, que cada vez que quería que se llevaran unos reales decía “manos a la obra”, y los compañeros salían a cumplir. Así pasó después con el interino autoproclamado, que dijo sus tres frases, así, como el aceite tres en uno: Cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres, y ninguna de las tres se cumplió, y lo que sí parece que se va a dar es su propio cese de la usurpación, porque los votos para volver, volver , volver a la presidencia de la Asamblea en desacato, parece que no alcanzan, y ni siquiera votando por internet, que de paso, esa vaina de votar por internet es del carajo, porque uno puede votar con una pea encima y nadie se da cuenta. Lo que sí es cierto es que ya repartieron los dólares a los diputados para que voten por el mismo que ya ha cometido todos los errores del mundo. Dicen que el diputado José Brito es el único que no ha aceptado todavía los dólares, y que además, está arrechísimo porque la gente de buena voluntad popular está sacando unas fotos con sus compañeros llamándolos vendidos y traidores. Repito, yo no olvido al año viejo, porque nos dejó como lo que somos, unos verdaderos ladrones.

Este 2020 tiene que ser un año para la recuperación de la dignidad, del respeto, de la moral, porque carajo, nosotros perdimos todo eso en el año 2019, aunque Calderón Berti perdió mucho más que nosotros, porque dijo que vio a Manuel Rosales sentado en Monómeros, y eso no lo aguanta nadie. Es bueno recordar que los asesores que le dijeron al interino y a su esposa Fabiana que hicieran un comercial para pedir juguetes para donarlos a los niños pobres, que se nota que no saben un carajo de marketing, porque todo el mundo sabe que nos robamos todo, y ahora da como vergüenza ponerse a pedir juguetes, debe ser que fue lo único que no robamos. Solo nos resta pedir que el compañero Trump salga bien de ese peo donde se metió, el impeachment, o una vaina así le dicen a eso, que según Espoleta Allup es una enfermedad contagiosa que le da a todos los corruptos, y eso es mentira , porque sí eso fuera verdad, entonces todos nuestros compañeros diputados estarían llenos de impeachment.

El papá de Margot llegó cantando: “Vengo del olivo voy pal olivar, un año que viene y otro que se va”. Y de repente, se paró en el medio de la sala y dijo: “Me llegó el medio petro, el medio que comunica mejor”. Y se fue al cuarto y agarró la puerta y nos vio a Margot y a mí, y nos gritó: “Feliz año 2020, grandes carajos”. Y le metió su coñazo a la puerta tan duro que los vecinos comenzaron a gritar: “Fuego al cañón, desgraciado”.

-Tucusito, tucusito, llévame a cortar las flores.- Me canta Margot

Retrato Hablado

“Perdí mi juventud en los burdeles, pero daría mi alma, por besarte a la luz de los espejos, de aquel salón, sepulcro de la carne, el cigarro y el vino”. Gonzalo Rojas fue un destacado poeta chileno. Con su poesía ganó el Premio Nacional de Literatura en Chile, en 1992, y el Premio Miguel de Cervantes, en España, en el 2003. También ganó el Premio de Poesía y Ensayo Octavio Paz, en México, en 1998. Y el Reina Sofía en 1992. Cuando el presidente Salvador Allende llega al poder, lo nombra consejero Cultural en China, y después estuvo en Cuba como encargado de negocios. Una vez que Pinochet da el golpe de Estado, el poeta Gonzalo Rojas no pudo volver a Chile, viene a Venezuela en 1975 y se queda hasta 1980. Aquí trabajó en el Centro Rómulo Gallegos y en la Universidad Simón Bolívar. En 1994 regresa a Chile. Entre sus obras destaca su Antología Personal, donde está lo mejor de su poesía. También están sus poemarios Contra la muerte y ¿Qué se ama cuando se ama? Con el que ganó el Premio Altazor, en el 2001. Nació un día como hoy 20 de diciembre en 1916, y murió a los 94 años, en Santiago de Chile, en 2011.

Ciudad CCS / Roberto Malaver

_____________

El Viernes de Lira

Ciudad CCS / Ivan Lira