Los hombros asumen el protagonismo en el voleibol

0

Feliz año nuevo, estimados lectores. En el voleibol se ejecutan movimientos repetidos por encima de la cabeza, como por ejemplo el bloqueo, por lo que los jugadores son propensos a sufrir más lesiones en los hombros, sin embargo, esto no quiere decir que otras estructuras anatómicas no se encuentren vulnerables en este deporte.

Entre las lesiones que más sufren destacan la tendinitis del manguito rotador, el cual genera la mayor fuerza y carga en la articulación del hombro al momento de servir y hacer el bloqueo, produciendo fatiga, inflamación y desgarros de la musculatura, en la cual con el reposo y la terapia física se aliviaría significativamente el dolor.

Existen las lesiones por lanzamiento que dañan las estructuras capsulares anteriores y el tendón largo del bíceps, además de tendinitis bicipital, subluxación de la porción larga del bíceps, tendinitis crónica, bursitis acromial. Los movimientos hacia adelante también provocan lesiones por rotación, fracturas espontáneas de la diáfisis del húmero.

La irrigación sanguínea insuficiente del musculo, contusión, desequilibrio hidro-electrolítico, sobrecarga muscular, utilización de vendajes muy ajustados pueden desencadenar dolor intenso y dar lugar a las famosas contracturas musculares. Los dedos de las manos son susceptibles a luxaciones, fracturas y lesiones de ligamentos producto del impacto directo con la pelota. Se presentan lesiones en el tobillo como esguinces y fracturas, éstas son las más incapacitantes y por lo general son tratadas de manera conservadora con terapia física y uso de férulas según sea el caso.

La tendinitis rotuliana o inflamación del tendón que conecta la rotula a la tibia es común en cualquier deportista que esté sujeto a actividades que requieren brincar en forma repetitiva como se hace al bloquear, generalmente se utilizan bandas rotulianas para bajar el estrés sobre el tendón, el estirar y fortalecer la musculatura comprometida es de gran ayuda para mitigar dicha molestia.

Lesiones del ligamento cruzado anterior ocurren cuando el jugador cae a tierra aparatosamente después de saltar, usualmente los desgarros del ligamento se asocian a un sonido seco y a hinchazón inmediata de la articulación de la rodilla, las mismas se confirman con resonancia magnética que derivan en cirugías. Por último, las lumbalgias crónicas también son frecuentes, se debe verificar si vienen acompañadas con otra sintomatología como adormecimiento de los miembros inferiores o debilidad de tobillo y pie ya que puede tratarse de una hernia discal.

Ciudad CCS / Ydalmis Bravo