Fruto Vivas, el gran arquitecto de Venezuela

0

Fruto Vivas, quien hoy cumple 92 años de vida, nació en La Grita, estado Táchira un 21 de enero de 1928, en una carpa de lona andante en la curva del Callejón del Verde, municipio Jáuregui.

Vivas es uno de los arquitectos venezolanos más reconocidos nacional e internacionalmente. En 1956 se graduó de arquitecto en la Universidad Central de Venezuela.

Su filosofía arquitectónica se inclinó por completo a la búsqueda de estructuras de reproducción masiva y de bajo costo, de múltiples usos y de realización tan sencilla que cualquiera pudiese construir su propia edificación; es decir, una arquitectura al alcance de todos, lo que trajo discrepancias con las políticas habitacionales de los gobiernos de la época que promovían la industria inmobiliaria capitalista.

Las obras más conocidas de Fruto Vivas son el pabellón venezolano en Expo Hanover 2000, el Club Táchira en Caracas, la iglesia del Santo Redentor en San Cristóbal y el Museo de Arte Moderno de Caracas. También la Flor de Venezuela, declarado Patrimonio Cultural de la Nación, monumento ubicado en la entrada de Barquisimeto, estado Lara, además la iglesia de la Concordia.

En 1955 trabajó con el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer para el Museo de Arte Moderno de Caracas y junto al español Eduardo Torroja diseña el Club Táchira. Construyó el Pabellón de Venezuela para la Exposición Universal de Hannover 2000, proyecto polémico pero que resultó del agrado de los visitantes (fue, luego del Pabellón de Alemania, el segundo más visitado). En 1987 recibió el Premio Nacional de Arquitectura de Venezuela.

En 2009 recibió el título de Doctor Honoris Causa de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Central de Venezuela. En 2011 recibió el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional Experimental del Táchira (UNET).

También le dieron el Premio Iberoamericano a Vivas en una edición de la Bienal que aspira a reconocer a “una arquitectura y un urbanismo orientados a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”. En 2014 recibe este Premio Iberoamericano por “su consecuente trayectoria de más de 60 años en el oficio de la arquitectura, tanto a nivel proyectual como docente; dejando un sólido legado en la investigación de temas referentes a la innovación y la sustentabilidad en la construcción, tanto en el ámbito público como en el privado”.

Ciudad CCS/Luis Zárraga