Los casos de femicidio y crueldad de los crímenes

0

Hemos venido observando con preocupación no solamente el aumento de la violencia contra las mujeres, hay quienes sugieren que hoy día se nota mucho más, sino principalmente la crueldad de los crímenes, especialmente en los casos visibles de femicidio y violación. Crueldad significa generar dolor y sufrimiento en otro ser viviente, se trata de una violencia con ensañamiento. También es crueldad presenciar y ver el dolor ajeno con indiferencia e insensibilidad.

Recientemente se llegó al extremo de asesinar a una embarazada para robar su bebé, un cuerpo femenino “descartado” para sacarle lo valioso, una forma extrema de extractivismo. Han aumentado las violaciones a niñas y adolescentes, que terminan en muertes y “disposiciones” feroces de sus cuerpos. Han sido asesinadas venezolanas migrantes, muchas de ellas víctimas de redes de trata.

La violencia no afecta a todas las personas, por igual, los femicidios ocurren en mayor medida a mujeres jóvenes más pobres. La violencia no ataca por igual a los estratos sociales. En nuestra América, la historia de la desigualdad, imperialismo y colonialismo, se inscribe en el cuerpo de las mujeres. El cuerpo femenino cuenta la historia de desigualdad, y refleja un sistema jerárquico de género, edad, raza. A partir de la cosificación y la desvalorización, el escenario está listo para cualquier tipo de violencia directa, que se legitima y se culpa a la víctima. Si una mujer/adolescente/niña es violada se pregunta qué hacía en ese lugar. Si es víctima de trata, por qué fue tan confiada. Si su pareja la mató, por qué aceptó su presencia y no tomó medidas antes.

La culpabilización evita la solidaridad con las víctimas, las humilla y encubre todas las formas de dominación, abuso y crueldad. Se ejerce violencia cruel porque se tiene poder, y la crueldad expresa un mensaje que asegura el poder: cuídense porque pueden terminar en dolor y muerte. Y así se va estableciendo la tolerancia social hacia la violencia contra las mujeres, que da base a la violencia social general. Asesinar es legal si quien mata tiene el poder suficiente para tener de su lado a la ley. El dominio sobre determinadas personas habilita condiciones para que aumente la disposición a la agresión y a la crueldad.

En las sociedades altamente desiguales, se va produciendo una crueldad sistémica que se manifiesta en la indiferencia y falta de atención a las víctimas. En la violencia de género es evidente la apatía e indolencia de las instituciones y las comunidades, y en esto está la base y puerta de entrada a la violencia social generalizada.