Los guaros responden a su tradicional fanatismo

0

La final del beisbol profesional, que está en desarrollo, tuvo sus dos primeros compromisos en el parque Antonio Herrera Gutiérrez de Barquisimeto, la capital musical de Venezuela y por tradición deportiva beisbolera, gracias al desempeño histórico de Cardenales de Lara, organización que acumula cinco títulos de nuestra pelota y que disputa su cuarto evento decisivo de manera consecutiva.

Ha sido tal el respaldo de los fanáticos de los pájaros rojos en este campeonato, señalado en principio por no poseer la calidad de otrora al supuestamente no reunir a las acostumbradas figuras por imposiciones de las Grandes Ligas, que conforme fue tomando calor el calendario las cifras de aficionados en las tribunas aumentaron al punto de registrar entre los dos primeros cotejos de la confrontación por el cetro, contra Caribes de Anzoátegui, cerca de 30 mil personas presentes.

Sin duda, las mejores entradas esta campaña 2019-2020 en la capital larense y quizás una de las mejores también que se hayan contabilizado en toda la temporada junto a otras plazas. Esto representa no solo un éxito y, desde luego, un plus para la organización crepuscular, sino que además demuestra que la pelota rentada es capaz de romper algún obstáculo que impida el desarrollo del torneo con el mismo brillo que en el pasado.

Barquisimeto es cuna de peloteros, pero no olvidemos también que el apoyo a otras disciplinas en la región se ha elevado significativamente. Salvando las distancias con Cardenales, que juega la LVBP desde 1964, con el pasar del tiempo el fútbol y el baloncesto profesional también se han abierto paso y hoy gozan de amplio respaldo.

El Club Deportivo Lara, de la Primera División de nuestro balompié, nacido en 2009, con sede en el estadio Metropolitano de Cabudare, con capacidad para casi 50 mil espectadores, se ha convertido en un equipo regular, incluso ya posee una Estrella lograda en 2012 y en cada jornada se siente el ánimo de sus hinchas.

En el baloncesto, Guaros de Lara, fundado en 2003, es unos de los clubes más sólidos de nuestra liga y además uno de los mejores del continente. Para nada les ha costado meter en el Domo Bolivariano a las 10 mil personas que tiene de aforo y que han celebrado los títulos de 2017 y 2018, además de los dos cetros de Ligas de las Américas (2016 y 2017).

En definitiva, los guaros, quizás como pocos en el país, practican, aman y apoyan fiel y efusivamente el deporte en todos sus niveles y en cualquier época del año.