Los tranvías de Caracas

0

El uso de tranvías en Venezuela comenzó aproximadamente en el año de 1882,
este fue el inicio de lo que hoy día llamamos transporte urbano, los coches de los
tranvías inicialmente fueron llevados por caballos o mulas y fueron el transporte
en varias ciudades importantes de Venezuela.

En la ciudad de Caracas se inauguró el primer tranvía a tracción animal
el 28 de octubre de 1882 y modestamente se comenzó con 2 compañías, según
nos cuenta en su libro Don José García de la Concha, una de ellas fue la línea
Caracas, y sus carros eran tirados por caballos recorriendo inicialmente de la
Plaza Bolívar hasta la estación del ferrocarril en Palo Grande, donde hoy está
la sede de Ipostel (avenida J. A. Lamas). La segunda fue la línea Bolívar y sus
carros eran tirados por mulas recorriendo entre la Plaza Bolívar y la estación del
tren Caracas La Guaira. Estas fueron las primeras empresas que de alguna
manera ayudaron a trasladar a los caraqueños de forma rápida y cómoda.

En Caracas hubo 30 tranvías que se desplazaban sobre rieles con costos
accesibles para ese entonces, ejemplo de ello eran los de la ruta Plaza Bolívar – El
Paraíso, cuyo costo era de 10 céntimos, Plaza Bolívar a Palo Grande por tan solo
15 céntimos, el tramo hasta Sabana Grande o Chacao 50 céntimos, hasta los Dos
Caminos o Los Chorros Bs. 1 y hasta Petare Bs 1,50.

Los coches del tranvía eran conducidos por un cochero correctamente
uniformado, eran tirados por 2 caballos o mulas, los animales que
tiraban de los coches tenían nombres y además les colocaban unas mantas de
colores para protegerlos de la lluvia y algo muy característico en ellos era que
tenían unos cascabeles o campanitas en los arneses que producían un sonido
agradable el cual anunciaba a los caraqueños la aproximación del tranvía, siendo
así que podíamos escuchar en mas de una oportunidad, “¡ Margarita, date prisa
que llega el tranvía!”. Además estos animales estaban tan bien educados que
cuando algún pasajero sonaba la campanita para anunciar la llegada a su destino
los animales se detenían y si nadie la sonaba, estos seguían su marcha.

En las zonas como en La Pastora con pendiente muy pronunciada se
observaba a una mula sola esperando, al llegar el tranvía donde estaba la mula,
esta se ponía delante sin decirle nada y el cochero inmediatamente la
enganchaba, para así subir la calle empinada con 3 mulas, al llegar a la esquina
final la desenganchaban y ella volvía sola al punto de partida a esperar otro
tranvía.

Estos coches estuvieron en funcionamiento hasta inicio de 1900 cuando
la electricidad los relegó al olvido. Un anuncio del 14 febrero de 1908 indicaba
así: “la compañía de tranvías vende los caballos de esta empresa, se hará
rebaja en los precios si son comprados por lotes”, triste fin de estos nobles
animales.

Cuentan que era placentero tomar el tranvía eléctrico a las 9 de la noche al
regresar del trabajo, el tranvía recorría la calle real de La Candelaria y se
veían las ventanas de las casas abiertas e iluminadas con sus familias comiendo o
conversando, eso era hasta llegar a la estación terminal en Quebrada Honda
donde hoy está Cantv, allí se desocupada el tranvía y cada usuario debía
terminar el recorrido caminando a casa. Los tranvías eléctricos funcionaron hasta
1947 y pocas muestras de ellos quedan, solo unos pocos existen el Museo del
Transporte de Caracas para deleite de los visitantes. Todos estos medios de
transporte urbano son recuerdo, aunque en la actualidad en la ciudad de
Maracaibo surgió la maravillosa idea de crear un tranvía que recorre sus
calles, ojalá otras ciudades imiten tan maravillosa iniciativa.

Parroquia Adentro

parroquiadentro@gmail.com