Un norteamericano, víctima mortal del coronavirus en China

0

Un estadounidense se convirtió en la primera víctima mortal extranjera del nuevo coronavirus, que ya ha segado la vida de más de 720 personas en China, una situación que llevó a Hong Kong a imponer, a partir de este sábado, una cuarentena drástica para intentar frenar la epidemia.

El nuevo coronavirus infectó a más de 34.500 personas y mató a 722 pacientes en China continental (que excluye a Hong Kong y Macao), anunciaron este sábado 8 de febrero las autoridades sanitarias.

Un estadounidense murió en Wuhan (centro), el epicentro de la epidemia en China, afirmó la Embajada de Estados Unidos, en lo que parece ser el primer deceso confirmado de un extranjero, causado por esta epidemia.

Según explicó en un comunicado el Ministerio chino de Salud, la víctima era un ciudadano estadounidense de unos 60 años, de origen chino.

Además, un japonés de unos 60 años, sospechoso de estar infectado por el coronavirus, también murió en un hospital de Wuhan, anunció el Ministerio de Exteriores japonés.

“Es difícil establecer con certeza la causa de su muerte”, dijeron las autoridades médicas en China, en un comunicado.

Pese a las medidas de contención, la epidemia sigue propagándose fuera de China continental y, hasta ahora, se han confirmado más de 320 casos de contagio en unos 30 países y territorios. América Latina y África siguen siendo regiones libres del nuevo coronavirus, hasta el momento.

Todos los fallecidos por la epidemia están en China continental, salvo dos víctimas registradas en Hong Kong y Filipinas.

Mascarilla obligatoria en Shanghái

En cuanto al número de víctimas mortales, el balance total ya se acerca al de la epidemia de SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), que mató a 774 personas en todo el mundo entre 2002 y 2003, aunque los expertos han advertido que este nuevo coronavirus es menos letal.

La expansión de la epidemia llevó a las autoridades de Hong Kong a aplicar, desde este sábado, una cuarentena drástica de dos semanas a cualquier persona que llegue desde China continental. Quienes no respeten esta orden de confinamiento en hoteles o casas particulares se exponen a seis meses de prisión.

Las medidas de aislamiento también siguen vigentes en muchas ciudades chinas, donde decenas de millones de personas permanecen encerradas en sus casas.

Ciudad CCS/AFP