Parque Sucre en Los Caobos sede permanente de convivencia

0

El Parque Sucre, situado en la urbanización Los Caobos, se ha establecido de manera definitiva como la sede permanente de múltiples actividades, tanto deportivas como civiles, educacionales y de convivencia de los habitantes de Caracas e incluso de los estados vecinos Miranda y La Guaira.

En sus espacios funcionan organizaciones de comunidades de todas las tendencias, que colman la totalidad de las horas durante el día y buena parte de la noche. Son varios los grupos que acuden a esas instalaciones para activarse en diferentes ejercicios.

Resulta interesante el recorrido de las instalaciones del Parque Sucre, porque se adquieren conocimientos, tanto en la teoría como en la práctica sobre distintas situaciones sociales, porque el aprendizaje en los intercambios de ideas se mantiene sin interrupciones.

Los padres realizan, a diario, sus reuniones para convivir. Fotos: Javier Campos

Ocasión para el encuentro

En esta oportunidad, con motivo de realizar un reportaje sobre la organización denominada Club Atlético Nacional de Caracas, nos encontramos con un grupo formado por padres, representantes y responsables de los menores de edad, afiliados al conjunto que decidieron formar una asociación para convivir y programar actividades que favorezcan a sus afiliados.

Entre los asistentes destaca Xiomara Alcibar quien, desde hace dos años lleva a su representado a las prácticas y su asistencia a las reuniones es puntual, porque las actividades extradeportivas sirven de aprendizaje diario.

Entre otros asistentes se identifican Josefina Camacaro, Lourdes Castillo y José Evaristo González quienes, junto con Alcibar, dirigen las acciones del grupo durante las reuniones que ellos denominaron Convivencia de Vecinos, para intercambiar ideas y aportar algunos trabajos prácticos, como por ejemplo elaboración de comidas, bebidas realizadas de manera artesanal, las cuales son presentadas y se enseña su elaboración al resto del grupo, para contribuir de esa manera al buen vivir.

También exhiben trabajos en madera, como figuras de santos, vírgenes, muñecas, juguetes varios, y al mismo tiempo los artesanos dictan cursos para aquellas personas interesadas en incursionar en ese tipo de labor.

Al principio se acomodaban en los puestos de una pequeña tribuna que esta colocada en la zona norte de la cancha, donde practican sus representados, para observar los entrenamientos y al principio la comunicación era casi nula.

En una oportunidad, las citadas personas decidieron organizarse, para reunirse, de una manera práctica, con la finalidad de tener mejores comunicaciones y de esa forma tener conocimientos personales entre el grupo.

Tareas útiles para los asistentes

Los miembros de la comunidad tienen programadas sus actividades por días y por horas. Los lunes, miércoles y viernes los inician con intercambio de ideas sobre elaboración de productos artesanales y culminan la reunión con la gimnasia dirigida.

Los martes y jueves son dedicados enteramente a la convivencia con charlas ilustrativas sobre los deberes y derechos ciudadanos, así como el trato a los semejantes en cualquier momento y sitio donde se encuentre la persona. Los dictados comprenden sobre la búsqueda de valores, para llevar una excelente relación con los vecinos y compañeros de labores.

Varios de los integrantes manifestaron que las reuniones les han servido para superar ciertos temores, además de las enseñanzas impartidas sobre la elaboración de alimentos y bebidas. De los trabajos manuales en madera y otros materiales, han sido provechosas porque siempre se aprende sobre algún tema.

Josefina Camacaro comentó que “el grupo que se formó hace varios años se ha compenetrado de tal manera, que algunos de sus miembros narran hechos que les suceden en la zona donde residen y con el consejo o el aporte de soluciones, muchos llevan esas indicaciones a su zona, donde resuelven sus problemas”.

“También comentan alguna obra literaria que han leído o alguna pieza musical preferida y esto estimula la lectura y la audiencia de música selecta o popular. Eso depende del gusto de cada quien”, expresó Camacaro.

Lo que en un principio se utilizó como un acompañamiento a los menores en sus prácticas de fútbol, se convirtió en un encuentro beneficioso para padres, representantes y responsables, denominado Convivencia de Vecinos.

Ciudad Ccs/Julio Barazarte