Bulevar de Antímano sigue siendo punto de encuentro de los vecinos

0

Caracas, la Sultana del Ávila, esconde rincones mágicos que por lo general trascienden en el tiempo, que cuenta historias y anécdotas, en las cuales los ciudadanos se sumergen en las realidades en la que viven. Antímano, populosa y extensa parroquia de la capital, cuenta con espacios recreacionales como su bulevar.

Hablar del bulevar de Antímano es sinónimo de encuentro con la gente. El espacio fue inaugurado el 30 de noviembre de 2013, en lo que antes fue un sector deprimido y ocupado por el comercio informal. Se extiende desde la Iglesia del Rosario hasta la plaza Simón Bolívar. El proyecto fue iniciado en 2011 como parte de un plan más extenso que incluyó la ampliación de la plaza Bolívar, un parque infantil, la peatonalización y obras de ornato y mejoras generales.

En pleno recorrido fueron notorios algunos desperfectos en las alcantarillas, algunos bancos de cemento desprendidos y algunas plantas que adornan todo el espacio fueron arrancadas. De los seis parques que fueron instalados en principio, solo tres están en funcionamiento.

Rosa Martínez, habitante de la parroquia Antímano y transeúnte, señala que, gracias al Gobierno del Distrito Capital estos espacios recuperados albergan la seguridad que todos necesitamos: “Llevo más de 20 años recorriendo esta parroquia y este lugar, pero aquel 30 de noviembre de 2013 todos los que aquí habitamos sentimos una inmensa alegría, porque en años anteriores nunca fuimos tomados en cuenta. En la Cuarta República esta calle se encontraba en total abandono y la inseguridad era latente a toda hora. Hoy por hoy, necesitamos que se arreglen las alcantarillas, que por lo dañado se han convertido en un suplicio para los vecinos”.

Actualmente, y después de la ampliación, el bulevar se ha convertido –más allá de un sitio de encuentro, de convivencia y sobre todo de actividades culturales para la distracción de grandes y chicos– en un lugar para montar los grandes festivales musicales que organiza la Alcaldía de Caracas, tales como el Suena Caracas y en días pasados los carnavales.

Miguel Bermúdez, comerciante y vecino de la zona, describió el espacio y agradeció la convivencia vecinal. Resaltó sus años viviendo en Antímano, de los cuales dijo atesora recuerdos: “En Antímano vive gente humilde, dicharachera, trabajadora. Aquí sabemos que no estamos bien, pero por nada del mundo nos vamos o dejamos a nuestra parroquia. Ya son 48 años viviendo en ella, compartiendo. Aquí, en comparación con otros años, se respira felicidad, armonía y una paz. No cambio por nada a mi Antímano, a mi parroquia. Aquí los domingos colocamos una mesa y nos ponemos a jugar dominó y a beber cervezas bien frías, bien tranquilos, ¡y la pasamos de un bien!”, exclamó.

Los habitantes claman por algunas mejorías para ser de este espacio uno ejemplar en comparación con las demás parroquias caraqueñas. Para unos es motivo de orgullo contar con un espacio digno para compartir vivencias, experiencias y diversión, pero a su vez es trabajo de todos los vecinos seguir abogando por la colaboración para que se mantenga el bienestar en la parroquia de la mano con el poder popular.

En este momento cuadrilleros limpian las alcantarillas. Foto: Jacobo Méndez

Voces del Pueblo

Celeste Pérez
Comerciante del bulevar
Desde luego, este lugar me parece un espacio excelente, ya que nuestros niños pueden venir a recrearse. Lo único de lo que me puedo quejar es que parte del alumbrado público está fallando y nosotros los comerciantes nos vemos afectados. Aunque ha disminuido la inseguridad, tememos a que haya alguna recurrencia.

Freddy Luna
Habitante de la parroquia
Yo trabajo en la economía informal, pero me parece muy bien lo que hizo la Alcaldía de Caracas al recuperar este espacio. El bulevar de Antímano, un lugar recreativo para el disfrute de todos. La policía está en constante recorrido de vigilancia. Hace falta arreglar el alumbrado, limpiar alcantarillas y el asfaltado.

Ciudad Ccs/José Antonio Valero