Los revolucionarios debemos pasar de la resistencia al contraataque

0

Llegó a la cita, en las instalaciones de nuestra redacción, antes de la hora prevista, y de inmediato nos dispusimos a sostener un diálogo ameno, diáfano y sin cortapisas, sin máscaras, pues las fiestas carnestolendas ya pasaron y entramos, en lo que es llamado en el catolicismo como tiempo de Cuaresma, período de reflexión, de ayuno y esperanza, de la que nos hemos colmado muchos venezolanos en los últimos años para llenarnos de fortaleza y resistir a los embates y ataques del imperialismo yanqui.

María Alejandra Díaz espetó, apenas entró a nuestras oficinas, que estaba algo apurada debido a que tiene mucho trabajo en la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), órgano al cual pertenece desde julio de 2017 cuando fue elegida para ocupar uno de los sitiales en este ente plenipotenciario; empero, eso no fue inconveniente para que sostuviera con parte de nuestro equipo de periodistas una tertulia, donde sus palabras parecían hacer malabares en la barra de equilibrio, respondiendo a la lluvia de preguntas y planteamientos que soltaban con sigilo y destreza profesional las mujeres y hombres de Ciudad Caracas, para conocer de esta abogada de profesión, y comunicadora por naturaleza, su opinión sobre los difíciles momentos que vive Venezuela, ante el bloqueo impuesto por el gobierno de Estados Unidos (EEUU).

Díaz asegura que el acoso a Venezuela es un sistema que EEUU también ha aplicado a unos 32 países en el mundo entero.

“El bloqueo es un sistema que provoca cambios, aunque no quieras, incluso institucionales, ¿por qué?, porque frente a la imposibilidad de generar ingresos, el que está frente a esas decisiones debe tomarlas, o deja morir de hambre a la gente o la ayuda a subsistir”.

— ¿Y cuál es la consecuencia más grave a mediano y largo plazo de esta situación de la economía?

— Que a medida que avance el cerco, tu situación particular para negociar es de debilidad, y se puede llegar al peligro de ceder soberanía con tal de sobrevivir; que está sucediendo con algunos casos puntuales.

Entre esos casos puntuales, la Constituyente habla de la Ley de Inversión Extranjera, que puede ser considerado como cesión de la soberanía, impuesta por las condiciones particulares económicas que les ha tocado vivir a las y los venezolanos en los últimos años.
Díaz también conversó sobre la dolarización de facto por la cual está transitando la economía venezolana en los últimos años y precisó que en la actualidad hay más dólares en la calle que en los años de bonanza, porque en esa época Venezuela era el país con más alto nivel de vida en América Latina, y la población no necesitaba acudir al dólar para proteger su bolívar, ya que esta moneda para esos años tenía fortaleza.

“El arma de destrucción masiva que nos aplicaron, que es un arma de destrucción masiva social, es el ataque a la moneda y la hiperinflación, y eso afecta la cotidianidad de los venezolanos. Y esa situación hoy está surtiendo efecto porque hay libertad de intercambio de divisas. ¿Y por qué hoy es mucho más visible que antes? Primero, porque no hay efectivo, básico, y segundo, porque la gente ya no se refugia en el bolívar como moneda de intercambio, es decir, un tema de pérdida de la confianza, y el tema de la dolarización como salida para poder seguir transando, y teniendo la sensación de que estamos abastecidos (…) es una dolarización de facto”.

La reconocida abogada constitucionalista recordó que esto ha ocurrido en otros países, y puso como ejemplo Cuba, que durante el período especial pasó por una situación con los mismos efectos perversos que estamos observando en Venezuela.

— ¿Entonces pudiéramos decir que fue un error hacer cambios a la Ley de Ilícitos Cambiarios?

— Yo no digo que fue un error, fue una estrategia, una decisión política que está buscando una solución económica a la trampa en que nos metieron. Quien planteó la reconversión monetaria, nunca entendió la capacidad del daño que nos podía hacer esa arma masiva de destrucción social que es Dólar Today, porque ellos se ganaron la confianza, y en economía la confianza es el 93 % de la ecuación; entonces, el Gobierno busca una salida a través de la dolarización de facto, pero eso genera desigualdad ante quienes no tienen acceso al dólar.

Es hora del contraataque

— Desde el punto de vista político, el Gobierno ha tenido muchas victorias. La misma Constituyente es una victoria para la paz, se gana la mitad de la Batalla de los Puentes, se desarticula el golpe del 30 de abril, pero el Gobierno y el chavismo siguen en resistencia, pero resistir sin proponer cosas es estar en la retaguardia. Entonces, estamos resistiendo, pero no estamos solucionando.

— Para algunos resistir ya es un triunfo, desde mi perspectiva personal no es suficiente; sobre todo porque lo que está en juego es un proyecto histórico, que viene a romper con la lógica del neoliberalismo y que demostró, además, que podía dar resultados favorables, para beneficio del bien común y de todo un pueblo.

Ahora, yo coincido en que no es suficiente resistir, que hay que contraatacar. Demandaste a EEUU ante la Corte Penal Internacional, que incluso ellos no reconocen, no es suficiente, ¿por qué? Porque quien está haciéndote el bloqueo son las transnacionales a través de sus distintas marcas.

Para la Constituyente Venezuela debería proponer –dejando de estar en la retaguardia– al resto de los 32 países, que son víctimas de las medidas coercitivas, y plantear hacer un boicot a las marcas. “El que no nos quiera vender, más nunca vende en este país, y se acabó. Al capitalismo lo que le duele es la ganancia, entonces péchale la ganancia. Hay medidas que pueden tomarse, ya no solamente resistir sino contraatacar. Algunos dicen que va a llegar el momento de contraatacar, pero esa brecha social es un peligro permanente.

— Entonces, usted dice que es hora de contraatacar.

— Sí, desde hace rato.

— ¿Y usted cree que no contraatacar es un signo de debilidad y no tener capacidad de respuesta?

— Sí

— Y ¿cómo se puede interpretar el cambio institucional que el presidente Nicolás Maduro dio en Pdvsa?

— Es una acción para tratar de tomar el control de la industria que produce el 97 % de los ingresos del país. Si tú no aumentas la producción, aun a pesar de las sanciones, porque el petróleo iraní está sancionado, pero Irán sigue vendiendo petróleo, ¿cómo hicieron? Pues, hay que aprender de esos ejemplos, pero tú debes tener el control de la empresa, que al parecer, antes del Presidente tomar esa medida de intervención no se tenía, sino que seguía diluyéndose y seguía bajando la producción.
Ahí el Presidente está contraatacando, es una medida de contraataque; pero lo que me preocupa de esa medida es que nuestros expertos petroleros estén ahí y sean parte de las acciones a ejecutar en el futuro.

Es un triunfo político si Guaidó reconoce El poder constituido

Con respecto a la reunión que iban a sostener las facciones opositoras de la Asamblea Nacional, en pro de llegar a un acuerdo para conformar el comité preliminar de postulaciones para un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE), Díaz manifestó que le parece excelente que dialoguen, pero aseveró que antes deben salir del desacato.

“Para que tenga validez jurídica la Asamblea Nacional debería salir del desacato, y elegir ellos a los nuevos miembros del CNE, eso sería lo ideal. Si salen del desacato, perfecto, porque tendremos Asamblea Nacional, que hasta ahora la teníamos disminuida jurídicamente por su propia decisión de no reconocer al resto de los poderes. Eso significa que Guaidó reconoce que hay un TSJ, que habrá un nuevo CNE, que hay una Asamblea Nacional Constituyente, sería un cambio sustancial de su visión”.

Díaz precisa que ya es un triunfo que Guaidó reconozca que hay una comisión dentro de la Asamblea Nacional, es una forma de reconocer el poder constituido y eso viene a ser un triunfo político.

Labor Constituyente ha avanzado en un 80 %

— Se supone que la Asamblea Nacional Constituyente viene a hacer cambios en la Constitución, ¿qué nos puede decir al respecto?

— Nosotros hemos recibido infinidades de proyectos y propuestas, y se han ido trabajando y analizando. Ya presentamos un segundo corte de propuestas y proyectos ante la Comisión Constitucional, cuya función es verificar el alcance y la constitucionalidad de esas propuestas, para ser incorporadas.

En estos momentos ese trabajo está adelantado en un 80 %, pero todos los días llegan diversas propuestas a la Constituyente de distintos grupos de intereses, con distintas solicitudes. Pero ese trabajo no ha terminado.

— De todas las propuestas que han hecho, ¿cuál es la que más le ha gustado?

— La transversalización de la democracia decisoria en manos del poder popular, el tema de la visión territorial desde la geometría del poder, que va a cambiar la lógica de la división político administrativa de Venezuela, el tema de la impunidad como el caso de aquellos que generan daños a la red pública y nada sucede con ellos, y el que más me apasiona por mis estudios es la creación del Tribunal Constitucional.

Con respecto a esta figura la jurista explica, muy emocionada, que es una manera de sacarlo del sistema, tal como sucede en Alemania, cuyo Tribunal Constitucional vela por los derechos fundamentales y la constitucionalidad, estando por encima de cualquier tribunal.

— La gente se queja porque hay mucho hermetismo en lo que se refiere a la reforma de la Carta Magna.

— Lo que pasa es que nosotros no estamos en momento constituyente, hemos tenido que legislar y hacer otras funciones que no nos han permitido entrar a ese momento.
Díaz explicó que es posible, una vez elegida la nueva Asamblea Nacional, que la ANC se centre en ejercer sus funciones de hacer reformas a la Constitución y en seis meses tenerlas listas y la gente vote una nueva Carta Magna.

Comunicación política e inteligente

— ¿Cómo estamos nosotros en la parte mediática?

— Esa es una de nuestras más grandes debilidades. Nosotros no hemos sabido contar el relato de lo que está sucediendo en Venezuela, porque nos conformamos con hacer comunicación panfletaria y no comunicación política e inteligente, en eso se resume mi opinión con respecto a la comunicación en Venezuela, pero eso no es de ahora, Chávez también se quejaba, pero en aquel instante teníamos al mejor comunicador del mundo que era el Comandante Chávez.

Para Díaz, si nosotros estamos actualmente en guerra debemos hacer comunicación de guerra, y combatir la comunicación de guerra. “¿Cómo funciona? ¿Cómo se acaba un rumor? Con respuesta inmediata e inteligente”.

Para finalizar, la constitucionalista dice que hay muchas razones para defender la Patria y el proyecto legado por el presidente Hugo Chávez. “Este proyecto histórico es el único con capacidad y posibilidad cierta de que hay un mundo mejor, y eso no se conquista sino es peleando todos los días, la otra opción es la nada, es la muerte, es el exterminio de la humanidad, ya no es un problema de Venezuela”.

Perspectivas futuras

Como todo ser humano que cumple una función en este mundo, y como revolucionaria, María Alejandra Díaz tiene muchas aspiraciones futuras, en especial en lo referente a su función desde la Asamblea Nacional.

Para la abogada constitucionalista, sus retos futuros son entregar una Carta Magna fortalecida, con un modelo constitucional y una defensa de la Patria inexpugnable y la profundización del modelo de Chávez.

“Yo creo que ese sería un aporte inmenso que yo pudiera darle desde mis conocimientos al país”.

Para Díaz eso será sumamente importante, porque se tendrán las herramientas necesarias para hacer revolución dentro de la revolución, y hacer irreversible la Revolución Bolivariana.

Mientras que el otro reto es sanear el sistema de justicia venezolano, donde al parecer hay muchos vicios que han permeado al aparato de justicia venezolano.

“Sanear el poder judicial sería el reto más grande que yo tendría para darle al estado de justicia viabilidad, si no se interviene el poder judicial no va a haber viabilidad real para el estado de justicia venezolano, porque la primera injusticia la tenemos desde ahí, desde el aparato de justicia venezolano”.

Biografía Mínima

María Alejandra Díaz Marín es abogada egresada de la Universidad Santa María en 1989. Durante años estuvo en el libre ejercicio profesional, pero a principios de este siglo decidió salir a defender la Revolución Bolivariana.

Además de ser abogada Constitucionalista, también tiene especializaciones en el área comunicacional y una maestría en ciencias políticas en la Universidad Simón Bolívar, se desempeña desde hace años como docente en la Universidad Bolivariana de Venezuela.
Fue representante del Estado venezolano ante la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Desde el año 2017 es Constituyente y cumple diversas funciones dentro de la Revolución Bolivariana. En la Asamblea Nacional Constituyente es vicepresidenta de la Comisión de Justicia y Tutela Efectiva.

Ciudad Ccs/Juan Carlos Pérez Durán | fotos Vladimir Méndez