Pueblo Saharaui será canto y poesía este viernes

0

En un evento cultural para no olvidar y reivindicar al pueblo Saharaui, la Embajada de la República Árabe Saharaui Democrática, junto a la Sociedad de Poetas “Andrés Eloy Blanco” y la Asociación Venezolana de Solidaridad con El Sahara (Asovessa), invita a “El Sahara es canto y poesía” con motivo del 44° Aniversario de la Independencia de esa nación africana.

Hoy viernes a las 2pm, en la Casa Nuestra América “José Martí”, ubicada en las Esquinas de Veroes a Jesuítas, Boulevard Panteón (Parroquia Altagracia) se encontrarán caraqueños y poetas con un repertorio dedicado a este pueblo que ha sido considerado “la última colonia de España en África”, para recordar que aún sufre la injerencia perversa y genocida de Marruecos y que poco se conoce.

El recital estará a cargo de poetas como Siboney del Rey, Rey D’ Linares, José Leonardo Riera, Dennys Garcés, Jimmy Ávila, Carlos Zerpa, Giovanny Curcho, Cira Volcán, y el cantautor Carlos Alberto Pérez y el anexo de todos los amantes de la cultura popular y de la solidaridad con los pueblos.

UN 27 DE FEBRERO DE 1976

Un día después de que las últimas presencias españolas abandonasen la zona, se proclamó la Constitución de la República Árabe Saharaui Democrática. De la noche a la mañana el territorio pasó de manos españolas a manos marroquíes y mauritanas.

Mauritania firmó su acuerdo de paz con el frente Polisario en 1979, renunciando a sus derechos sobre el territorio saharaui. La Organización de Unidad Africana –devenida posteriormente en la Unión Africana– y distintos países reconocieron a la nueva República.

Sin embargo Marruecos, en lugar de hacer lo mismo, se anexó la parte a la que Mauritania renunció para reivindicarla también como suya y continuó con la ocupación del territorio.

Numerosas son las denuncias internacionales por la situación que sufre el pueblo saharaui, que es reprimido en su propio país a manos del invasor marroquí. La población Saharaui aún se defiende. Fuente: Resumenmediooriente.

Ciudad CCS / Francis Cova