Tina Modotti: mujer y fotógrafa revolucionaria

0

La fotografía de Tina Modotti es arte transgresor que expresa sensibilidad por las luchas sociales, desde la concepción de mujer, así concluyó el conversatorio dedicado a la activista italiana, este viernes 28 de febrero, en el Museo de Bella Artes de Caracas (MBA).

La charla se efectuó en el Gabinete de Dibujo, Estampa y Fotografía, lugar donde yace la exposición Tina Modotti: Mujer, fotografía y revolución, bajo la curaduría de Thelma Carvallo, investigadora del museo. El recorrido es un viaje hacia Modotti, su sensibilidad de mujer comprometida con la imagen,  desde su etapa romántica que -muy estrecha con la relación amorosa del fotógrafo estadounidense Edward Weston, quien la impulsó a seguir este arte- destaca la fotografía de objetos y elementos naturales como, por ejemplo, la sobre posición de una tela, o dos calas capturadas como en una eterna unión.

Por otra parte, está México retratado por Modotti, sus campesinos leyendo un periódico que titulaba: “¡Toda la tierra, no pedazos de tierra!”; o, simplemente, aunque con una especie de realidad mágica, una mujer cargando una vasija de agua, cargando vida.  La exposición también contiene muestras de libros sobre su obra y vida, donde títulos como Tinísima (1992) de Elena Poniatowska, le rinden honor.

La actividad conmemora los 123 años de su nacimiento, los 90 años de su primera y única exposición individual en vida, y 70 años de su fallecimiento. La muestra cuenta con tres imágenes impresas de los negativos originales del acervo de la Fototeca de Pachuca (México), que pertenecen al MBA, Y 16 facsímiles, impresión fotomecánica del portafolio: Tina Modotti. Fotografía 1924/1929, del Comitato del mismo nombre de la fotógrafa, ubicado en Udine, Italia, y editado por la Pilonova galerija Ajdovscina, Eslovenia.

Como ponente estuvo a Yadira Cruz, periodista del medio Prensa Latina, quien abordó el pensamiento de Modotti a través de su arte, no con dos períodos -como lo establecería Manuel Álvarez Bravo, reconocido cinematógrafo mexicano, catalogando la creación de la fotógrafa-, sino tres: como artista, revolucionaria y mujer.

“México jugó un papel fundamental en la vida de Tina -además que fue el único lugar donde estuvo por más tiempo-. Cuando llega junto a Weston, en plena época postrevolución, donde la cultura abría caminos y pensamientos de izquierda, sin embargo, seguía siendo un país machista (…) Y para la época, la fotografía no era considerada plenamente como un arte, estaba relacionada con el periodismo o solo para crear retratos, haciendo que Tina no fuese reconocida”, explicó Cruz.

Estas situaciones hicieron que su fotografía no fuese merecedora de su verdadero valor estético y social, no obstante, es en 1924 cuando desarrolla su primera exposición, comentando el propio Weston -consagrado en su labor-, en su diario persona, que “las fotografías de tina no pierden nada en comparación con las mías, expresan lo suyo”.

“En México descubre las concepciones de la izquierda latinoamericana. Tina venía de una familia de obreros, de la explotación en Europa, sin embargo, no es hasta que llega a este país que radicaliza su pensamiento de izquierda. Comienza a militar en el partido comunista en 1927, apenas tres años después de haber llegado (…) Sacrifica su vida como artista en función a la militancia”, cuenta.

-Hay una Tina Modotti artista que merece ser estudiada –continúa Cruz-, que merece un reconocimiento profundo de su obra (…) En los programas de estudio se le menciona, pero no existe una profundización. Por ello, este tipo de actividades tienen que seguir. También están otras mujeres como Frida Kahlo, Manuelita Sáenz… muchas que se les deben honrar por su vida y obra, y por ser principalmente transgresoras.

Ciudad CCS / Stiven Rodríguez