Ellas son protagonistas en Revolución

0

El deporte, desde la antigüedad, ha estado entre los sectores dominados por el machismo y discriminadores de la mujer, situación que la ha obligado a redoblar sus luchas contra la exclusión.

Para este repaso por lo que ha sido la presencia de la mujer venezolana en el deporte, tomaremos como referencia los Juegos Olímpicos, la cita más representativa.

Ya en los Juegos Olímpicos de la antigua Grecia (los efectuados desde el año 776 antes de Cristo) el encuentro atlético era exclusivo para varones. Las mujeres tenían prohibido competir y sólo podían asistir para presenciar las pruebas las solteras, generalmente de familias con buena posición económica, acompañadas por sus padres con la esperanza de que alguno de los atletas se fijara en ellas como para lograr matrimonio.

Pierre de Coubertin, el francés creador de los Juegos Olímpicos de la era moderna (los efectuados a partir de 1896), hasta su muerte no estuvo de acuerdo con la participación de las mujeres, como lo dejan claro algunas expresiones atribuidas a él: “Las mujeres sólo tienen una labor en el deporte: coronar a los campeones con guirnaldas”; así como: “El deporte femenino no es práctico, ni interesante, ni estético, además de incorrecto”.

Carrera con obstáculos

Ese panorama le planteaba a la mujer una dura carrera minada de obstáculos para conseguir su derecho a la participación. No tuvieron presencia en los Juegos Olímpicos de Atenas-1896, y en los siguientes (París-1900) apenas les permitieron intervenir en tenis y golf, con unas 22 competidoras según datos no confirmados.

Entonces Francia, donde comenzó el resurgir de los Juegos Olímpicos encabezados por Coubertin, también se convirtió en caja de resonancia para las voces femeninas que perseguían igualdad, liderizadas por Alice Miliat, una deportista (practicó remo, natación y hockey) fundadora de la Federación de Sociedades Femeninas de Francia e integrante de la Federación Internacional Deportiva Femenina. Su acción es considerada vital para que se incrementara la presencia de las mujeres en los espacios competitivos.

Las venezolanas no pudieron escapar a esa realidad, empeorada por la inexistencia en nuestro país de instalaciones y organizaciones deportivas a principios del siglo pasado. Fue, tras la muerte del dictador Juan Vicente Gómez (17 de diciembre de 1935), que el deporte comenzó a tener niveles primarios en cuanto a su organización con la creación de clubes, asociaciones, federaciones y del Comité Olímpico Venezolano, que ocurrió el 23 de diciembre de 1935.

Los prejuicios sociales también han atentado contra la mujer-deportista, dando como válidas una serie de actividades que puede realizar y otras no, por supuestamente ir en contra del refinamiento o delicadeza que debe mostrar una fémina: “muchacha deja la saltadera que vas a perder las tres lochas”, era normal escuchar de las progenitoras tratando de darle “protección” a la “finura propia” de una descendiente.

Existen casos de deportes como el boxeo, en el que los varones pudieron competir en los Juegos Olímpicos modernos desde la edición celebrada en 1904 en San Luis (Estados Unidos), mientras que las mujeres debieron esperar hasta Londres-2012 para poder cruzar guantes en un ring olímpico. En esa ocasión el boxeo femenino se bautizó compitiendo en tres divisiones o pesos, mientras los varones intervinieron en diez.

Una venezolana pionera en el boxeo es Ana Fernández, “La Polla de Petare”, quien no tuvo la posibilidad de ir a una cita olímpica por la situación descrita, y como profesional debió efectuar casi todos sus combates fuera de nuestro país ya que el viejo estatuto nacional para ese deporte prohibía las peleas entre mujeres.

Debido a la inexistencia en el país de cierta indumentaria requerida para el boxeo femenino, Fernández en una oportunidad, contó que debió confeccionar su propio protector de senos, consistente en un sostén al que le adaptó dos tazas plásticas que cumplían con el propósito de resguardar la delicada zona.

Aunque Fernández no logró títulos del mundo en ese rudo deporte, otras criollas que siguieron sus pasos sí lo consiguieron como Ogleidis Suárez, la primera criolla, quien reinó en la división pluma (57,15 kilos); mientras que en la actualidad la zuliana Máyerlin Rivas tiene en su poder los cetros de las divisiones gallo (53,42 kg) y supergallo (55,34 kg), en ambos casos con el reconocimiento de la Asociación Mundial de Boxeo, AMB.

Un salto revolucionario

La intervención venezolana en Juegos Olímpicos comenzó en los realizados en Londres-1948, adonde acudió únicamente el ciclista Julio César León para competir en dos pruebas de pista, más producto de su inquietud y trabajo personales que como consecuencia de las funciones de una estructura deportiva.

Gerda Múller y Úrsula Selle (esgrima) se convirtieron en las primeras mujeres venezolanas en unos Juegos Olímpicos, los de Helsinki-1952 (Finlandia), como integrantes de un grupo de 36 atletas, de ellos 34 varones.

Venezuela ha tomado parte hasta ahora en 18 citas olímpicas y en cuatro de ellas no tuvo representación femenina: Londres-1948, Malbourne-1956, México-1968 y Moscú-1980. No obstante eso dice poco en cuanto a la brecha de participación entre ambos géneros.

Un total de 534 varones venezolanos han competido en los Juegos Olímpicos y las mujeres han tenido 164 representantes, de ellas 131 en las cinco ediciones más recientes: 14 en Sídney-2000, 15 en Atenas-2004, 51 en Pekín-2008, 26 en Londres-2012 y 25 en Río-2016, mientras que desde Londres-1948 hasta Atlanta-1996 apenas fueron 33 las participantes criollas.

La participación de mujeres ha sido notoria durante la Revolución Bolivariana iniciada por Hugo Chávez Frías, que hizo del deporte y la recreación un derecho constitucional. Además, se ha llevado a cabo un proceso de masificación y la inclusión de todos los sectores de la población a la práctica, lo que facilita la captación y posterior formación de las nuevas figuras del deporte nacional con miras a integrar las selecciones, para lo que ha sido de mucha importancia la implementación de las Escuelas de Talento Deportivo.

En Juegos Olímpicos hemos logrado 17 medallas, cinco conseguidas por mujeres, siendo la primera Adriana Carmona en Barcelona-1992, en la división de los 70 kilogramos, donde el taekwondo fue incluido como deporte de exhibición. No obstante en 2018 le fue reconocida su medalla de bronce como oficial de los juegos.

En Atenas-2004 Carmona volvió a subir al podio, pero en la división de los 67 kg, otras vez por bronce, lo que la convirtió en la única deportista criolla con dos preseas olímpicas.

Ningún varón ha igualado esa cosecha.

También surgió del taekwondo la segunda mujer venezolana con medalla olímpica, Dalia Contreras (49 kilos), igualmente bronce, en Beijing-2008.

Las más recientes conquistas olímpicas de las mujeres venezolanas corresponden a los Juegos de Río-2016, la plata de Yulimar Rojas en salto triple del atletismo y el bronce de Stefany Hernández en BMX (ciclismo), dos de las tres preseas de nuestro país en esos juegos, la otra llegó a través del boxeador Yoel Finol (plata).

Yulimar más allá de todas y todos

El caso de Yulimar es muy especial, quien emerge como la mejor deportista (ambos géneros incluidos) venezolana de todos los tiempos, ya que además de la medalla olímpica también ha logrado cuatro campeonatos mundiales, dos bajo techo y otros tantos al aire libre, así como récord mundial (indoor) con 15,43 metros y ahora pretende el de campo abierto que está en poder de la ucraniana Inessa Kavets (15,50m).

Además, de nuestro país fue la primera en lograr boleto para los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, y considerando su desempeño en la pasada temporada y lo que va de la actual es favorita para obtener la medalla de oro, un metal esquivo para las criollas en citas estivales.

Ningún o ninguna deportista venezolana ha dominado a escala mundial su especialidad como Yulimar Rojas y la proyección, de mantenerse sana, sin lesiones, es para continuar su hegemonía varios años más, pues apenas cuenta con 24 de edad y la promesa de convertirse en la primera mujer en alcanzar los 16 metros en su prueba. Es el mayor referente del deporte criollo actual.

____________

Londres organizó los Juegos de las Mujeres

> Los Olímpicos de Londres-2012 fueron conocidos como los Juegos de las Mujeres. Compitieron 4.850, la mayor cantidad en la historia, 46 % del total. Fue la primera cita estival en que cada país representado tuvo en su delegación por lo menos una deportista
> Cinco mujeres han sido abanderadas olímpicas de Venezuela: Elizabeth Popper (Seúl-1988), María Giusti (Barcelona-1992), Adriana Carmona (Sídney-2000), María Soto (Beijing-2008) y Fabiola Ramos (Londres-2012)
> La judoca Naomi Soazo es la única nacida en Venezuela (incluidos hombres) que ha ganado una medalla de oro en Juegos Paralímpicos, lo hizo en los de Beijing-2008 en la división de hasta 63 kilos y después agregó bronce en los de Río-2016, en los 70 kg
> Deyna Castellanos y Gabriela García son las únicas venezolanas en ganar la Bota de Oro en una Copa Mundial de Fútbol. La compartieron con seis goles en el torneo de la categoría sub-17, celebrado en Costa Rica en 2014

Venezolana fue la primera en el COI

El mundo olímpico fue creado para ser dirigido y protagonizado sólo por hombres, en el que las mujeres sólo tenían cabida como “adornos” en las tribunas, pero desde allí salieron para disputarles esos roles exclusivos a los varones.

Aunque practicó y sobresalió en equitación, tenis y golf el gran triunfo de la caraqueña Flor Isava Fonseca, conocida como “La Dama Olímpica” y que también incursionó en la dirigencia deportiva, fue convertirse en 1981 (en el Congreso Olímpico de Baden-Baden, Alemania), junto con la finlandesa Pirjo Häggman, en las primeras mujeres en integrar el Comité Olímpico Internacional, COI. Por primera vez dos mujeres se sentaban entre los hombres en esa jerarquía del deporte mundial: “Nos convertimos en las primeras mujeres miembros del Comité Olímpico”, recordó Isava hace algún tiempo.

Su ascenso continuó. “Cuando me eligieron para la Comisión Ejecutiva del Comité Olímpico Internacional en 1990 fue un alboroto, eran 11 hombres, era impensable que una mujer iba a estar sentada allí”.

Aunque han abierto muchas puertas otras continúan cerradas para las mujeres en el deporte, como la de la presidencia del COI que fue fundado el 23 de junio de 1894 y nunca ha tenido una presidenta, solo hombres lo han gobernado. Igual ocurre con el Comité Olímpico Venezolano, COV, nacido el 23 de diciembre de 1935, cuyo máximo cargo nunca ha estado bajo la dirección de una mujer.

Ciudad CCS / Juan Cermeño