Los 80 de Gustavo Pereira

0

Gustavo Pereira es un poeta y escritor venezolano, nacido el 7 de marzo de 1940. Es una de las figuras más grandes de nuestras letras y de Latinoamérica. Defiende ante todo la verdad y el compromiso como base de un cambio político y social, opuesto a la ineficiencia y la burocracia. Así quisimos cantarle cumpleaños.

Probablemente se pueda…

Probablemente sabes que no tienes que explicar qué es lo que te provoca esa felicidad que trasmite tu mirada desnuda. Se pueden intentar mil frases para tratar de impresionarte, inventarte un sueño o construirte un camino perfecto por donde llegues a una cascada. Se puede escribir un libro con rimas de amor que deje a algunos lectores enamorados. Se puede disertar sobre tu familia, sobre tus somaris, sobre tus Bolívares, sobre tus amores, sobre tus Robinsones, sobre tus amigas, sobre tu jardín, sobre tus versos románticos, sobre tu isla, sobre la hamaca de tu biblioteca, sobre tus amigos, sobre tus libros… sobre cómo a través de tu obra, que es a través de tí mismo, nos dices cómo crees que debe ser el mundo. Y probablemente sabes que, en eso, coincidimos. Probablemente se pueda alborotarte la vida o dejártela en quietud. A través de estas frases inconexas probablemente se pueda ensayar una felicitación exultante porque mañana cumples 80 años y tendremos el privilegio de poder abrazarte. ¡Feliz cumpleaños, Gustavo Pereira! Poeta imprescindible.

El salvaje

Los muy tontos no saben lo que dicen
Para decir tierra dicen madre
Para decir madre dicen ternura
Para decir ternura dicen entrega
Tienen tal confusión de sentimientos
Que con toda razón
Las buenas gentes que somos les llamamos salvajes
G.P

Un día quiso hacer poesía y la llamó Somaris. Y fue tanta su confusión, que después escribió el preámbulo de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y lo llamó Solidaridad. Y ahora, sus Somaris y su Solidaridad de la Constitución son sus obras más leídas. También se preocupa por la historia, y ha escrito tres tomos de Historias del Paraíso, y muchos textos más, sobre todo, dice que sigue queriendo a Simón Rodríguez, quien se fue de Caracas a los 21 años y no volvió más.
Ha venido haciendo amigos a punta de talento. Y para decir amigo dice abrazo. Y son muchos los abrazos que lo saludan por donde quiera que va. Y sigue insistiendo, para decir poesía dice Somaris. Y tiene tal confusión de sentimientos, que con toda razón, nosotros, sus abrazos, lo llamamos salvaje.

Fiel a la palabra

La poesía de Gustavo Pereira (Margarita, Venezuela, 1940) es una búsqueda permanente de la exigencia humana del poeta. Avanza por los senderos que deleitan la palabra en círculos y representaciones de la vida cotidiana, se le presenta como una gran orquesta sinfónica, elementos que atrapa incansablemente en los jardines y mares interiores, en la forma presente de su mirada, en el fervor erótico, en la crítica y el canto de la belleza femenina, en las enseñanzas de su padre, obrero de conciencia social, en el espíritu del mundo indígena y en las lecturas de la poesía del mundo y de los clásicos venezolanos: El Cantar de los Cantares, Fray Luis de León, Víctor Hugo, los surrealistas franceses, los trovadores, los metafísicos, los iluminados, Saint-John Perse, Paul Valéry, José Antonio Ramos Sucre, Vicente Gerbasi, Juan Sánchez Peláez, Ana Enriqueta Terán, Ramón Palomares, y sus compañeros de vida: Víctor Valera Mora, Caupolicán Ovalles, José Lira Sosa, Luis Alberto Crespo. Cada palabra es el centro del universo, cada expresión la va convirtiendo en lenguas del poema, hasta llegar al camino de su inventiva particular y única en la poesía venezolana: Los Somaris, este es el aporte con elementos cromáticos, con luz propia, con un universo interior que él mismo llama seres oficiantes de la poesía.

Su madurez y sus búsquedas formales traducen la densidad del poema, el ver su yo beneficia la creación estética, el cantar la ternura, el expresar el fondo del milagro poético.

Ciudad CCS / Mercedes Chacín / Roberto Malaver / Enrique Hernández D’Jesús / Foto: Enrique Hernández d’ Jesús