Venezuela inicia campaña comunicacional contra medidas coercitivas de EEUU

0

La vicepresidenta ejecutiva de la República Boliviariana de Venezuela, Delcy Rodríguez, informó que este viernes en todo el país, arranca la campaña comunicacional en rechazo a la renovación de la orden ejecutiva de Estados Unidos (EEUU) que declara a la nación como una «amenaza inusual y extraordinaria» a la seguridad del país norteamericano.

En rueda de prensa, transmitida por Venezolana de Televisión, la vicepresidenta ejecutiva instó a la unión nacional y que todo el pueblo se sume a la gran movilización para repudiar estas acciones, que recrudecen el bloqueo económico, financiero y comercial impuesto a Venezuela, y ha generado pérdidas millonarias a la nación, así como la dificultad de acceder a la compra de insumos médicos y alimentos para atender a los venezolanos.

«Esta no es una campaña partidista. Es una campaña de Venezuela. Toda Venezuela unida debe movilizarse y que esa voz llegue a todas las instancias internacionales para que se determine quiénes son los criminales», expresó durante la actividad que se llevó a cabo en el Palacio de Miraflores, en Caracas.

En este sentido, instruyó al ministro para Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, a elevar la campaña comunicacional a instancias internacionales y así frenar el «linchamiento mediático» que ejercen las grandes corporaciones contra Venezuela.

«Canciller tiene la responsabilidad de llevarla campaña más allá de la frontera para que se entienda bien. Uno de los pasos es el linchamiento mediático, presentar distorsionadamente lo que está ocurriendo en Venezuela», recalcó Rodríguez.

Durante la rueda de prensa, Rodríguez denunció que el gobierno de EEUU adelanta una línea exterior que violenta el marco legal internacional, con la aplicación de medidas coercitivas y unilaterales contra nuestro país para provocar un colapso económico e intentar un cambio del Gobierno constitucional de Venezuela, afectando al pueblo.

Este jueves, en un comunicado publicado en la página web de la Casa Blanca, el Gobierno de EEUU informó que extenderá por un año más el decreto que declara a Venezuela como una «amenaza inusual y extraordinaria» a la seguridad de la nación norteamericana, firmada por el expresidente Barack Obama en 2015.

Dicho decreto ha permitido al Gobierno estadounidense aplicar medidas coercitivas a Venezuela, que le han causado a la nación un perjuicio financiero de 116 mil millones de dólares, y que impide adquirir medicinas, alimentos, semillas para la agricultura, tecnología para telecomunicaciones; e interviene en las importaciones públicas y privadas.

Luego de firmar la renovación de la orden, el presidente estadounidense Donald Trump envío una carta al Congreso, solicitando su aprobación, la cual estaría vigente más allá del 8 de marzo de 2020.