Guasa gringa

0

Si los votos que el autoproclamado promete aportar a Trump en Florida, se miden por la asistencia a sus marchas en Venezuela, el magnate de la Casa Blanca la tiene mal, fea. Este 10 de marzo fue otro patético fiasco opositor, a pesar de que militares de Estados Unidos y Colombia hicieron coincidir la marchita del interino con unos ejercicios “humanitarios” en la frontera con Venezuela. La fanfarronada yanqui ya no logra intimidar a los chavistas ni reanimar a las “masas” de la derecha para que salgan a manifestar. Por el camino que van, las “marchas sin retorno” de la oposición están condenadas a convertirse en fracasos sin retorno. ¡Ni un paso atrás!