Editorial | Entre lo deleznable y lo maravilloso

0

En este eterno sobresalto amoroso que es Venezuela nos ha tocado lidiar esta semana que finaliza el domingo con una multitud de noticias, maravillosas algunas, otras curiosas y divertidas, algunas interesantes, algunas deleznables, pero todas atravesadas por una constante infame: un grupete de gente haciendo lo indecible (y nada replicable) por agravar la situación del país.

Deleznable. No ocuparse del prontuario que construye para sí mismo el autoproclamado, no es posible. Más allá del número de personas que apoye el verdadero usurpador en sus iniciativas de desestabilización, la ciudad es afectada por la cantidad de mentiras que empiezan a circular, no ya sobre el tamaño de las movilizaciones de la derecha, sino sobre lo que pasa con el coronavirus declarado pandemia. Al igual que con las medidas coercitivas, hay quienes se alegran de todo lo malo que le pueda pasar a Venezuela, olvidándose de la solidaridad y del amor.

Interesante. Si usted quiere saber cómo ha afectado el coronavirus al mundo, fíjese que en la lista nunca encuentra a Estados Unidos de América. Hay dos columnas: Europa y Latinoamérica. Ponerse “capcioso” no es el adjetivo adecuado. Las redes, esas armas de triple filo con las que contamos, nos han informado sobre la soledad del aeropuerto de Miami, y Trump anuncia que suspende los vuelos hacia Europa. Al parecer, la solidaridad imperial con sus socios de la OTAN tiene sus excepciones.

Curiosidad. El “brazo comunicacional en el extranjero” de cierta oposición venezolana le puso nuevo nombre a la coordinación de las fechorías del autoproclamado. De mostrar el pompis en alguna “protesta creativa” de antaño, la misma dirigencia se une en el Comando Unificado de La Oposición, CULO por sus siglas en castellano, que seguirá recibiendo directrices desde el extranjero. Todos tenemos culo, advertimos, pero no nos reunimos alrededor de uno. No por nada, pues, es simple sentido de individualidad que no es lo mismo que individualismo. Pero precisar esa diferencia al parecer no es tan fácil.

Maravilloso 1. El domingo pasado terminó el III Encuentro de Mujeres Creadoras en Caracas. Decenas de hermanas se juntaron para hacer posible la expresión corporal, la artesanía, el teatro, la poesía, el baile, la música y las artes plásticas, manifestaciones que estuvieron ocho días en distintos teatros, cafés y espacios públicos de nuestro municipio.

La energía de la equidad inundó miles de corazones. El pasado 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, estuvo vestido colores, los faralaos de nuestros trajes estaban cosidos con sentimientos de lucha, de amor, de solidaridad, de esperanza y de futuro.

Maravilloso 2. Y este fin de semana también fuimos testigos de cómo un grupo de artistas y creadores se une para homenajear en vida al poeta de poetas, yendo a su propia casa por allá en Lecherías. Entre cuatros y tambores cantamos el 80° cumpleaños a Gustavo Pereira el 7 de marzo en la madrugada y nos trajimos guardada su sonrisa y sus mirada de ensueño, único combustible con el que funcionamos.

Sigamos. Que de esta también saldremos.