FMI sin tapaboca

0

Cuando estalló el Caracazo, el jefe adeco Gonzalo Barrios sentenció: “Venezuela ha recibido el beso mortal del FMI”. Es su naturaleza. Este organismo se precipitó a brindarle apoyo  al dictador Carmona, cuando nadie lo había reconocido en el planeta.  Su director de relaciones externas, Thomas Dawson, declaró a las pocas horas del golpe contra Chávez: “Estamos listos para ayudar al nuevo gobierno”. Si el asunto es matemático, hoy al autoproclamado lo reconocen 53 países y los miembros del FMI son 189. Conclusión: solo si Maduro se deja derrocar, el FMI “estará listo” para ayudar al gobierno de facto, autoproclamado o no. Es el precio humanitario.