Catirito

0

Ha muerto en México, Catirito, el periodista y escritor Ángel Rivero, como seguramente escribió en algún obituario, después de luchar con una larga y penosa enfermedad. Nos conocimos cuando escribíamos en El Diario de Caracas, en los 80, pero nos hicimos más cercanos en “La conexión San Antonio”, bautizada así por Manuel Felipe Sierra, por el edificio en El Valle, donde vivían Gustavo García Márquez y Melcíades Ballestas, dos colombianos parranderos inolvidables, y Catirito.

Por el edificio San Antonio pasó casi toda la población flotante del Callejón de la Puñalada. Un fin de semana con Gustavo y otro a que Ballestas, pero Catirito no pagaba pasaje, porque vivía en el mismo edificio, y algunas veces Marta nos cocinaba en su apartamento, pero a un petit comité, porque las de los colombianos eran verdaderas bacanales.

Catirito era oriundo (vergación nunca usé esa palabrita) de Barquisimeto, estuvo en la guerrilla y siempre me habló de una novela que estaba escribiendo, pero más que todo era un gran periodista, sobre todo en titulares. Una vez fundamos Latin Guiso Press, jajaja, con su amigo Popeye, y en una campaña con Guaco que estrenaba Pastelero, A Comer y otras culinariosas, yo escribí la nota y él tituló: “Guaco sirve la mesa en el Poliedro”.

“La conexión San Antonio” era perfecta para mí, porque a Dilcia no le gustaba mucho la parranda con mis amigotes colombianos, pero ahí estaba Marta de Rivero, (porque eso sí, era de él jajaja), para recibir a Dilcia, mis hijos se reunían con los hijos de los amigos, porque todos estudiaban en La Bianco, la escuela de la UCV para los hijos de sus empleados, ah “orvio detalle”, y Carlos, mi querido yerno, vivía en el mismo edificio o en el de al lado, ahora pienso que por esas parrandas con Catirito en casa de los colombianos fui abuelo a los 39. Y María Rivero de alcahueta, jajaja.

Nació el 2 de agosto de 1942 y murió a los 77. Le sobreviven sus hijos María, Diego y Ángel Gustavo, y su esposa Marta.

HUMBERTO MÁRQUEZ