Javier Nouel: A disminuir ingesta de azúcar y frituras durante cuarentena

0

Gran parte del planeta sufre hoy los embates de una de las peores pandemias que haya existido en la historia de la humanidad: coronavirus (COVID-19). Esta terrible enfermedad respiratoria, que se ha propagado con mucho peligro, ha cobrado la vida de miles de personas y se convierte en una de las grandes amenazas para quienes no cumplan con las medidas preventivas, pero al mismo tiempo contra el sistema psicológico del ser humano.

Se trata de una situación extraordinaria, parecida a un panorama bélico, tal como lo explica a Ciudad CCS, Javier Nouel, naturópata, quien sostiene, además, que esto arrancó como un problema epidemiológico que genera a la población mundial en general, mucha angustia e incertidumbre.

—¿Qué tan desequilibrante en la parte emocional puede representar esta lamentable realidad que atraviesan muchos países?

—Esto produce un gran estrés psicológico que si logramos manejarlo bien nos puede llevar a un gran aprendizaje, pero la clave está en cómo podemos llevar el tema emocional, lo que llamamos salud psicoafectiva en una coyuntura de este tipo.

—Ante esta emergencia mundial, el Gobierno Bolivariano ha adoptado una serie de medidas preventivas para proteger al pueblo, ¿cómo debería ser el comportamiento que asuma la gente al respecto?

—Efectivamente se tienen que acatar. No hay duda que las personas pasan por muchas fases para llegar a la aceptación de dichas medidas, que además merman los derechos individuales. Esas fases son el rechazo, la crítica, el cuestionamiento, la rebeldía, pero finalmente se deben cumplir y para ello se tiene que trabajar con algunas herramientas que permitan estar quietos en nuestros hogares, moverse lo menos posible, evitando así que aparezca la ansiedad, que en algunas personas les da por llorar, estar bravos o paralizarse.

Entonces, si se logra controlar esto, partimos de allí para construir una especie de rutina lo más saludable posible: levantarse a ciertas horas, preparar los alimentos, realizar actividades que no se habían podido hacer porque se estaba muy atareado, es decir, aprovechar de hacer lo que te guste.

—¿Cómo propiciar la sensación de paz cuando también se es víctima del bombardeo informativo sobre esta pandemia?

—Será importante aquí en este espacio saberse informar. Lo que ha hecho más difícil esta situación es lo viral de la información que corre por las redes sociales, que muchas veces está distorsionada, con muchos rumores, algunas construidas de manera mal intencionada o en el mismo caos se van generando noticias falsas, incompletas, entonces, aquí para el manejo psicológico de esto es desconectarse un poco, no caer en la obsesión por la información de cuanta cosa nos llega: audios, videos, fotos, textos. En fin, no creer en todo lo que nos envían, se debe buscar las fuentes oficiales, bien sea la Organización Mundial de la Salud (OMS) o el Gobierno Nacional.

—Usted habló de la ansiedad, un trastorno que también se refleja en la alimentación y que en esta oportunidad esa misma impresión de encierro, por la cuarentena, puede conducir a ingerir comidas en excesos y dañinas, ¿cómo canalizar bien eso?

—La ansiedad te puede generar que comas mucho o que no comas. Es importante entonces evitar, por ejemplo, exceso de café, que es un estimulante que más bien acelera el trastorno, en cambio, tomar infusiones relajantes: malojillo, toronjil, hierbabuena, menta, manzanilla, preparar sopas que son de fácil digestión, alimentos asados, y recordar que como tendremos menor movilidad, vamos a tener menos necesidad calórica. Además, disminuir el consumo de azúcar, harinas, frituras que no contribuyen a gozar de un buen sistema inmunológico y de un mejor estado de ánimo.

—En esta conyuntura los niños y niñas se ven afectados por las limitaciones a sus dinámicas, ¿cuáles son sus recomendaciones para que no caigan en el desespero?

—Hay razones de fondo, y por ello es fundamental el manejo emocional de los más pequeños y pequeñas. Siempre hay que monitorear el cómo se sienten y en función de eso es que nosotros como adultos les vamos a generar otra dinámica que debemos tratar de no imponer ni ser autoritarios porque ya la situación de por sí, es coercitiva. Entonces es como apagar el fuego con gasolina. Más bien buscar un juego, pintar, ejercicios físicos, ver películas, hacer actividades de la escuela no con un horario tan rígido, sino ir tanteando e ir trabajando con el mejor humor.

—Los hechos y cifras definen los efectos devastadores que produce el COVID-19, pero hay venezolanos que no entienden o no creen, ¿cuál es su mensaje?

—El llamado es a acatar la cuarentena. Respetar las medidas preventivas que se han establecido, es un tema muy complejo, a veces difícil de comprender, porque no solo es epidemiológico, también lo es geopolítico, entonces hay que ser prudentes para no obligar a implementar medidas más drásticas. Es importante decir que el comportamiento del coronavirus en Venezuela ha sido muy distinto que en otros países, por la inmediatez de la prevención por parte del Gobierno Bolivariano, así que es momento de la disciplina.

— ¿En qué proyectos está trabajando sobre las áreas que usted domina?

—Desde la Unidad de Terapias Complementarias en el IVIC se están impulsando temas para una alimentación más saludable, generando también un proceso de aprendizaje sobre las medicinas tradicionales, que oportunamente se alinean con lo que habló el presidente Nicolás Maduro sobre el protocolo del doctor Sirio Quintero, quien promueve la cura del Covid-19 con plantas medicinales.

______________

Biografía Mínima

El doctor Javier Nouel es caraqueño de nacimiento y se desempeña actualmente como activista del Congreso Permanente de Medicinas Naturales y Terapias Complementarias que reúne a galenos, terapeutas y educadores a escala nacional en el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) y donde realiza foros, y exposiciones, además de coordinar la Unidad de Aprendizaje y llevar a cabo diversas investigaciones referidas a la salud, enfocadas al uso y empleo de las medicinas tradicionales, respetando las orientaciones de la propia Organización Mundial de la Salud. También, es doctor en Ciencias de la Educación y Naturópata encargado de promover la salud desde el buen aprovechamiento de los recursos naturales.

Texto Harold Urrieta