Juegos Olímpicos se pusieron mascarilla

0
Las mascotas, Miraitowa y Someity “entrarán en cuarentena”, por lo menos hasta el verano de 2021..

Las mascotas de los Juegos de Tokio: Miraitowa, de los Olímpicos, y Someity, de los Paralímpicos, tuvieron que “ponerse sus mascarillas” y quedarse en casa, donde tendrán que permanecer durante un año, hasta el verano de 2021, tras el aplazamiento de las citas que debían efectuarse en 2020 como consecuencia de la pandemia ocasionada por el coronavirus COVID-19.

Las únicas competencias de este año que no habían sido pospuestas hasta entonces eran las dos avaladas directamente por el Comité Olímpico Internacional (COI), que originalmente debían efectuarse del 24 de julio al 9 de agosto, la olímpica, y del 25 de agosto al 6 de septiembre la paralímpica.

Ya las ligas europeas de fútbol habían suspendido sus actividades y pospuesto sus principales torneos de la temporada, igual que la NBA de baloncesto, y las grandes ligas del beisbol estadounidense concluyó prematuramente su pretemporada y dejó en suspenso el comienzo del campeonato. Igual sucedió con la Fórmula 1 del automovilismo y el motociclismo.

La llama olímpica, que fue encendida sin público, permanecerá en Japón como símbolo de compromiso y esperanza.

No obstante, todo indica que la negativa a la posposición o cancelación de los Juegos de Tokio era sostenida por autoridades japonesas y sus comités organizadores (Olímpico y Paralímpico), para lo que valoraban especialmente la inversión realizada y lo que dejarían de percibir, así como el impacto que causaría en unos once mil atletas que intervendrían en el primero de los eventos, así como cuatro mil en el segundo. No obstante, ya los deportistas estaban paralizados, sin poder entrenar y llenos se incertitumbre, especialmente los que esperaban por torneos clasificatorios.

“Vamos a superar el contagio de la infección y queremos acoger los Juegos Olímpicos y los Paralímpicos como se tiene previsto”, había señalado el primer ministro japonés Shinzo Abe el 14 de marzo, rechazando la posibilidad de posponer o cancelar la cita, como pedían deportistas, como el caso del estadounidense Carl Lewis, ganador de diez medallas olímpicas en atletismo, así como la canadiense Hayley Wickenheiser, de la Comisión de Atleta del COI.

El primer ministro japonés Shinzo Abe finalmente reconoció la imposibilidad de realizar los Juegos este año.

A ese llamado se sumaron la griega Katerina Stefanidi, campeona mundial y olímpica en salto con pértiga, así como el plusmarquista mundial de decatlón Kevin Mayer (Francia) y muchos más.

No obstante, desde principios de esta semana en Japón comenzaron a considerar la posibilidad de posponer los Juegos, nunca de cancelarlos.

El domingo el COI anunció que se daría un mes para tomar una decisión, pero al día siguiente Canadá y Australia comunicaron que no mandarían a sus atletas a los Juegos de Tokio en julio de este año, lo que pareció cambiar el panorama de los organizadores nipones, ya que el martes Abe aceptó la posposición.
______________

Fútbol italiano se suma a la lucha

Debido a la grave situación que enfrenta Italia por el coronavirus Covid-19, la Federación de Fútbol de ese país informó ayer que su centro de entrenamiento de Coverciano, donde se concentran las selecciones nacionales, estará a disposición de las autoridades de salud para atender a pacientes afectados por la pandemia que también obligó a la cancelación del torneo italiano de balompié.

“La Federación abre el centro de Coverciano a los italianos en dificultades. Por el momento, no jugamos al fútbol. Para volver a hacerlo tenemos que ganar juntos el partido más importante, contra el coronavirus”, expresó Gabriele Gravina, presidente de la entidad deportiva.

JUAN CERMEÑO / CIUDAD CCS