Retrato Hablado

0

Tío Tigre y Tío Conejo fue uno de los textos más buscados por sus lectores, allí, el escritor, poeta y periodista, Antonio Arráiz, cuenta las historia de las sabiduría del Tío Conejo frente a la fuerza de Tío Tigre. En 1919 viajó a Estados Unidos, y desde allá escribía artículos para la revista Billiken, también escribió su poemario Áspero. Volvió a Venezuela en 1922, y su enfrentamiento contra la dictadura de Gómez lo llevó a La Rotunda por siete años. Estando allí, escribió un cuento, Los lunares de la Virreina, que fue enviado por sus amigos a un concurso en Argentina y ganó el primer premio. Después vinieron las publicaciones de sus novelas: Puros hombres. Todos iban desorientados y El Mar es como un potro. Desde 1943 y hasta 1948, fue director del diario El Nacional. En 1949 sale nuevamente del país. Antes había publicado sus poemarios: Cinco sinfonías y Parsimonia, con prólogo de Juan Liscano. Con el golpe que le dan a Rómulo Gallegos, Antonio Arráiz vuelve a Estados Unidos, y desde allá escribía semanalmente una crónica para El Nacional, que llamaba “La semana en Nueva York”. Y allá, en Wesport, Connecticut, Estados Unidos, murió de un ataque cardíaco el 16 de septiembre de 1962. Había nacido aquí, en Barquisimeto, un día como hoy 27 de marzo de 1903.

Ciudad CCS / Roberto Malaver