Travesía en tiempos de Coronavirus

0

Ayer tuve que ir a Caracas de emergencia ya que estoy pasando la cuerentena donde vivo, en Ciudad Zamora, Cúa, salí hacia el terminal de Charrallave, tenía que pasar por Tazón a buscar una comida, tenía que irme en camioneta desde Charallave que es lo más fácil

Hago una cola desde las 7:00 am. para esperar una camioneta que fuera a Caracas, me salgo de la cola voy a una línea de taxi para preguntar cuánto me costaba una carrera hasta Tazón, 20 dólares me dijo el taxista, “¡Usted está loco!” le respondo, cuando regreso a la cola no había nadie,  la camioneta había cargado y arrancado para Caracas, quedé papelón jajajaja viendo para los lados.

No me quedó más que hacer otra cola y esperar otra camioneta, estresado porque iba tarde y con ese tapaboca ya sudado, ni modo hay que cuidarse del Convid-19, llegó otra camioneta cargó a 60 mil bolívares, nadie reclamó nada por el precio del pasaje, al parecer todos querían llegar rápido a Caracas en medio de una pandemia y todos los accesos a la Capital cerrados por la contingencia.

La camioneta arrancó, no tomó la vía principal sino por unas montañas, iba asustado, el lugar era como donde graban películas de tráfico de personas jajaja… la camioneta llevaba una salsa de fondo y la gente dormía con su tapaboca, era como la escena de una película sin duda, el chofer le caía a la labia a una señora guapa que trabaja en PDVSA que llevaba de copiloto, mientras el colector tragándose una arepa con queso…

Salimos a la autopista respiré y tragué grueso, de pronto se detiene la camioneta y el chofer nos dice “de aquí en adelante hay muchas alcabalas, sí nos paran van a decir que vamos para un entierro en Hoyo de la Puerta”, y dice el colector “se vale hasta llorar y poner cara de tragedia”, a mi no me quedó de otra que sacar una estampita de San Marco de León y rezar para amansar a los guardias porque tenía que llegar rápido a Tazón….

Pasamos dos alcabalas y no nos pararon, el chofer dice “que mantequilla”, y yo le digo “es cuestión de fe, le estoy rezando a San Marco de León, ese no juega amansa hasta al más arrecho”. Seguimos y llegamos a la última alcabala y a la más severa para poder entrar a la bajada de Tazón y posteriormente a Caracas.

Cruzamos relajados por el canal de vehículos de carga y el colector dice “ese San Marco de León no juega carrito”, en eso se escucha un pito, era una teniente que detuvo la camioneta… Mientras llegaba el funcionario el chofer nos dice “ya saben mi gente vamos para el cementerio, escondan los bolsos, y cara de tragedia por favor…” Jajaja.. yo me comía las uñas porque quería llegar y los minutos corrían… y a su vez pensando qué iba a inventar para poder pasar si  regresaban la camioneta.

Llega el Guardia y pregunta “a dónde se dirigen”, el chofer responde con cara de angustia “vamos para el entierro de una tía en Hoyo de la Puerta» volteo y una señora lloraba, de fondo una salsa que decía “nadie es eterno en el mundo, ni teniendo un corazón» ¡qué casualidad!, los otros pasajeros con cara como que le hubiesen diagnosticado Convid-19 grave, y yo tallando la estampita de San Marco de León.

El funcionario de GNB verificó que todos tuviesen el tapaboca y dijo: “adelante ciudadano lo siento mucho», todos respiramos y nuestras caras cambiaron, volví a recordar una escena de esas películas donde las personas son ilegales y van a pasar por las fronteras de otros países tal cual… Volvió a decir el colector “verga el santo es arrecho» jajaja.

Carlos Ascanio