Arlindo cumplió una exhibición de oro

0

De los medallistas olímpicos venezolanos uno de los injustamente menos reconocido es Arlindo Gouveia, y la causa es que cuando conquistó la presea de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona-1992, España, la presencia de su especialidad en esa cita, el taekwondo, fue como deporte de exhibición.

Era la segunda ocasión que ese arte marcial coreano moderno fue presentado en una cita olímpica en la misma condición, ya que también estuvo cuatro años antes (1988) en Seúl, Corea del Sur.

Gouveia se había iniciado en el taekwondo en 1983, cuando en Venezuela y especialmente en Caracas se vivía un gran ambiente deportivo por los Juegos Panamericanos que en agosto de ese año tuvieron lugar en la ciudad capital.

Inicialmente, y todavía, el epicentro del taekwondo en Venezuela estuvo en Puerto La Cruz, al convertirse en la principal cantera de esa especialidad.

Para Venezuela los de la ciudad catalana fueron los Juegos de su equipo de taekwondo, ya que además de la conquista de Gouveia también se produjo otra por parte de Adriana Carmona (70 kilos), quien logró bronce, segunda ocasión que nuestro país obtenía más de una presea en una cita olímpica, pues en Los Ángeles-1984 (Estados Unidos) fueron tres: Rafael Vidal (plata en natación), Omar Catarí y Marcelino Bolívar (ambos bronce en boxeo).

Esa actuación en Barcelona encabezada por Gouveia significó también el gran lanzamiento del taekwondo en el país, entonces una especialidad de combate desconocida para muchos, lo que contribuyó a incrementar la práctica de ese arte marcial y como resultado llegaron otros buenos resultados en competencias olímpicas.

Brillante preámbulo

Antes de acudir a la cita de Barcelona-92, Gouveia había ganado plata en los Juegos Panamericanos de Indianápolis (EEUU, 1987) y dominando los otros torneos del ciclo olímpico que concluyó en la capital catalana: Juegos Bolivarianos (Maracaibo-1989), Centroamericanos y del Caribe (Ciudad de México,1990) y Panamericanos (La Habana, Cuba, 1991).

Igualmente, dominó su división en el Campeonato Panamericano celebrado en Bayamón, Puerto Rico, en 1990.

En la cita española, a la que fueron invitados ocho deportistas por división, Gouveia intervino en la de hasta 54 kilogramos de peso corporal y ganó sus tres combates.

El torneo tuvo inicio en la fase de cuartos de final y Gouveia comenzó, contra el representante de Francia, Thierry Dedegbe, al que se impuso por fallo 4-2 asegurando su presencia en semifinales, instancia en la sorprendió al campeón mundial y asiático, el coreano Seo Sung-Kyo, favorito para subir a lo más alto de podio, y de esa forma el criollo avanzó a la lucha por la presea dorada, que obtuvo al vencer por 2-1 al indonesio Dirc Talumewo. Desde entonces está convertido en el primer suramericano en conseguir un título olímpico en taekwondo.

Reconocimiento 26 años después

Fue una gran demostración de habilidad y técnica la que llevó al venezolano a lo más alto del podio, pero esa conquista fue precedida por un asterisco que la diferenciaba de las demás por haber sido lograda en un torneo de exhibición y no dentro del programa olímpico.

Casi 26 años después, el 4 de mayo de 2018, el Comité Olímpico Internacional (COI) informó que reconocía como oficiales las medallas otorgadas en el torneo de taekwondo presentado como exhibición en los Juegos de Barcelona, borrando el asterisco a las preseas de Gouveia y Adriana Carmona.

De esa manera, con la de Arlindo son tres las medallas de oro conquistadas por nuestros deportistas en Juegos Olímpicos, sumándose a la de Francisco “Morochito” Rodríguez (peso mosca junior de boxeo, México-1968) y Rubén Limardo (esgrima, espada, en Londres-2012).

Luego de Barcelona, Arlindo no le dio mucha extensión a su carrera como deportista activo, dedicándose a la formación de las nuevas generaciones, especialmente en el estado Anzoátegui e igualmente contribuyó para las siguientes conquistas del taekwondo criollo en el escenario olímpico, como parte del equipo técnico de la Federación Venezolana de Taekwondo que asistió a Adriana Carmona en los Olímpicos de Atenas (2004), donde la anzoatiguense logró su segunda medalla olímpica de bronce, así como a Dalia Contreras, quien cuatro años más tarde regresó al país de los Juegos de Beijing-2008 con igual metal.

___________

Historia reciente

Una versión de la historia del taekwondo en Venezuea indica que los inicios de ese deporte en el país ocurrieron entre los años 1968-70 y que fue traído por cuatro maestros nativos del país donde se originó, Corea del Sur.
De ellos, uno se estableció en el entonces Distrito Federal, otro en Carabobo, el tercero en Yaracuy y el cuarto, Hong Ki Kim en Puerto La Cruz, en el estado Anzoátegui.
Fue Hong quien en 1972 puso en marcha la Escuela de Taekwondo, que posteriormente quedó en manos de Hung Ki Kim, su hermano.
Con el pasar de los años ese centro de enseñanza se convirtió en la principal cantera del taekwondo venezolano, de la que surgió una gran cantidad de integrantes de nuestras selecciones nacionales, entre ellos Arlingo Gouveia y Adriana Carmona.

______________

Anécdota

La victoria de Arlindo Gouveia en Barcelona es el mayor logro del taekwondo criollo.
Hung Ki Kim, su gran maestro y presidente de la federación de ese deporte, señaló que “el oro de Arlindo y el bronce de Adriana (Carmona) para nosotros fue algo que cambió la forma de vernos en Venezuela y el mundo. Nos ganamos el respeto, nos empezaron a tomar en cuenta y ya dejaban de vernos como el ‘karate coreano’, que era como nos llamaban. El logro de Arlindo permitió que nos afianzáramos en todos los niveles del sistema deportivo nacional, que atletas se inspiraran y se sumaran al taekwondo. Es sin duda nuestro logro más grande y lo que nos da fuerza para seguir luchando”.

________

Biografía mínima

Hijo de padres portugueses, Arlindo Gouveia nació en Punto Fijo, estado Falcón, el 22 de diciembre de 1969 y se inició en la práctica del taekwondo desde temprada edad en la escuela que dirigía Hong Ki Kim, hermano del actual presidente de la federación de ese deporte, Hung Ki Kim, quien posteriormente se convertiría en su maestro.
Además de sus logros olímpicos, en Juegos Panamericanos Centroamericanos y del Caribe, Gouveia igualmente ocupó el tercer peldaño del podio en la Copa Azteca (México-1987), mientras que subió a lo más alto de esa tarima en el torneo Abierto Mundial celebrado en Ponce, Puerto Rico, y en otro evento similar en Estados Unidos.

Ciudad CCS / Juan Cermeño