LA CARAQUEÑIDAD | Rumores y realidades en torno al coronavirus

0
Hubo un plan de profilaxia y limpieza general en la morgue.

Esta es la tercera semana de cuarentena social en todo contra el coronavirus, y aunque se mantiene una tasa relativamente baja de infectados, Miranda encabeza las cifras negativas; no obstante, el eje altomirandino permanece estable a favor de la salud y en lucha contra los rumores.

Quizás tenga mucho que ver la acción conjunta de los alcaldes y la conciencia ciudadana.

Explicó el gobernador de la entidad, Héctor Rodríguez, que la mayoría de los casos son de zonas metropolitanas (Chacao, Baruta, El Hatillo), donde hay gente con mayor poder adquisitivo, lo que permitió viajes al exterior donde fueron infectados.

Precisamente, una dama de 31 años, residente de Baruta, que llegó de Estados Unidos y Perú (portadora del virus y con avanzado embarazo) fue atendida en el hospital centinela Victorino Santaella de Los Teques, donde trajo al mundo un varón que pesó 3,200 Kg. Ambos se encuentran estables y bajo vigilancia médica.

De igual modo, se supo que una dama de nombre Jendrina, residente del sector La Ladera, de Carrizal, que había dado positivo hace dos semanas, ya fue dada de alta.

Rumores y sus efectos

Víctima de la hemorragia de basura digital donde navegan cualquier cantidad de rumores, me llegó un video argentino en el que un “especialista” asegura que “si usted perdió el sentido del gusto y el olfato, contrajo el COVID-19”. En una reacción hipocondríaca se me secó la boca, me dio carraspera y un copioso sudor frío recorrió mi cuerpo. Las papilas gustativas no funcionaban. Mucha tos seca. Me jodí. Y ahora qué hago. Malos presagios. De repente un rico aroma de café recién colao invadió mi soledad y me invitó a desayunar una arepita frita con raya desmechada. Gracias Dios mío, sí tengo olfato. Y con el primer bocado se esfumó mi enfermiza somatización. Tengo sinusitis alérgica, que da esos síntomas. Así lo contó Ramiro, un habitante de La Rosaleda, donde por cierto, sus vecinos han cumplido a cabalidad las normas. El Flaco, como le dicen, salió a comprarse su roncito para celebrar agazapado que está muy sano.

Un amigo suyo salió pegando gritos, porque “le dijeron” que el Vaporub cierra las entradas al virus. Untó el producto en su nariz. Perfecto. Pero después se lo colocó en los ojos…

El ambiente y sus cosas

En esta región, a finales de la cuaresma católica, pre Semana Santa, es habitual un sol brillante, como en efecto lo hay, pero con temperaturas elevadas, que serían favorables para atacar la molécula del virus.

Pero hace frío inusual y varios días ha amanecido lloviznando. Que nadie se alarme. Es el ciclo natural. Como también parecen normales las quemas espontáneas de bosques y montes lo que genera calima, muy dañina para las vías respiratorias. Lógico: aumentaron las afecciones respiratorias. Preocupa pero la gente lo ha ido aprendiendo poco a poco.

Profilaxia total

Las redes se volvieron como locas con la circulación de las fotos de unos camiones del Ministerio de Salud que comenzaron a bajar ataúdes y varias bolsas negras en el viejo cementerio municipal de Los Teques.

Lo más raro, según los rumores, es que cerraron las calles vecinas mientras de los camiones bajaron unos hombres trajeados con equipos de alta seguridad anticontaminación (tipo astronautas)…

La enfermedad se propagó indefectiblemente, a juicio de quienes presenciaron el atemorizador espectáculo, y, sin preguntar, decidieron esparcir, más peligrosamente que el propio Covid-19, sus propias versiones: Ya se contaminó todos Los Teques. Vamos a morir. Nadie se salvará… y tantas barrabasadas más.

Un funcionario indicó que se trataba de un plan de profilaxia y limpieza general en la morgue tequeña, necesaria en estos períodos de contingencia. Varios cuerpos que estaban sin ser reclamados por nadie y bolsas contentivas de material quirúrgico procedentes de los hospitales y centros de salud fueron procesados según los protocolos de higiene pública. Así lo confirmó Winston Moreno, quien vive justo al lado del camposanto.

Solidaridad y dura realidad

Gregory Crespo, del sector Los Profesores de Carrizal, puso su vehículo a la orden para aliviar la carga de vecinos que necesitan diligencias básicas como buscar alimentos, gas, agua y medicinas.

Por las redes contactó al burgomaestre y logró el apoyo de una cisterna para unas viviendas priorizadas. En la maleta de su carrito transportó las cajas del Clap de las familias de la parte norte de La Yerbabuena. De su tanque de casi 20 mil litros, surtió a vecinos del Plan y hasta a su compadre Tico de la urbanización Simón Bolívar de Los Teques.

Sirvió de transporte voluntario a los familiares del abuelito RP, que fue cremado en el cementerio de la salida hacia Tejerías. Por supuesto, cuando iba a los mercaditos del pueblo le traía tal o cual cosa a quien se lo encargara, incluyendo el sagrado líquido de Olinto, Andresito y Johán (no hay Ley Seca).

Todo este altruismo chocó con la realidad cuando su tanque de gasolina indicó insuficiencia. Luego de cinco horas de cola en la recta de Las Minas, llegó según le correspondía al surtidor y evidenció cómo se negocia con la necesidad de la gente: 3$ por litro, si quieres combustible.

¿Quién domina esa irregularidad? A la vista de todos hay funcionarios de la GNB coordinando esa maquiavélica práctica. Junto a la suya aparecieron varias quejas. Ahora hay otra modalidad: Una cola legal que casi no avanza y la gente puede durar en ella hasta tres días, como el caso de Hernán, un amigo taxista que vive en Los Teques. Y una cola que medio avanza, exclusiva para los portadores de carntes especiales como médicos de guardia, patrullas, ambulancias y/o quienes estén dispuestos a pagar tarifa en divisas, a manera de peaje.

La medida de profilaxia levantó sospechas y falsas noticias.

Comerciantes desalmados

Mientas la gente de a pie se debate entre las (des) informaciones electrónicas, que si el tapaboca no funciona, que si Estados Unidos prefiere invadir Venezuela y tumbar a Maduro que combatir el virus, que si ya tiene la vacuna, que si van a vender por número de cédula, que si esto que si aquello, los dueños de negocios -más pendientes del dólar paralelo que de las medidas de higiene-, subieron todos los precios de todos los rubros.

Comentó una señora en la cola, que ya no basta con los bonos, ni que la gente tenga muchos dólares, ni que Cristo, previo a Semana Santa, multiplique los panes. Se avizora desabastecimiento y desesperación popular, lo que agravaría la crisis.

Los alcaldes Jossy Fernández, Farith Fraija y Wisely Álvarez, mancomunadamente están batallando duro contra un enemigo invisible. Deberían hacer lo mismo contra la especulación.

Pa’ lante y con fe

En esa onda de rumores, ya se regó que el Domingo de Ramos hay que colocar un cogollo verde y un trapo blanco en las puertas de cada casa a manera de sustituir la tradición de la palma bendita. Vaya usted a saber si Dios está de acuerdo.

Unos dicen que el Nazareno de San Antonio repetirá lo que hizo el Nazareno de San Pablo con el limonero cuando ayudó a curar la peste en Caracas. Otros creen que será José Gregorio Hernández quien asuma la tarea divina de salvar al mundo de esta pandemia.

Finalmente, aparece en redes sociales una carta dirigida al Obispo de Los Teques para que aclarare la razón por la que fue alejado de su cargo el ex párroco de San Antonio, Armando Rodríguez, a quien se niegan a llamar padre, debido a sus denunciados delitos de pedofilia. Tienen fe en que habrá justicia. Así confían en alejar el mal. Amén…

LUIS MARTÍN / CIUDAD CCS