Cifras

0

¡Aplánate esa curva de la felicidad, ahora que estamos en cuarentena! Esta vaina va para largo. Y lo que más arrecha es que hay algunos compañeros de la oposición que están reconociendo que la dictadura lo está haciendo bien. Ahí está, por ejemplo, Enrique Ochoa Antich, que se puso a decir en un tuit que reconocía que Maduro lo estaba haciendo del carajo, y también reconocía que en la oposición lo íbamos a fusilar, y así fue, le dijimos de todo, para que respete, y para que sepa que en una dictadura nada puede hacerse bien, bien lo haremos nosotros cuando nos den el poder. Ese tuit lo puso para que lo leyera el señor de la Feria de la Alegría, o sea, el del Mazo.

Y lo peor de la vaina es que el interino no sale a decir un carajo, sale a desmentir las cifras pero no da argumentos, solo dice lo que algunos porteros de clínicas y CDI le han dicho a su esposa Nevera Vacía  Fabiola, que sale como si estuviera enferma y aprovecha y les pregunta cuántos muertos creen ustedes que han salido de aquí. Así no se puede ir a ninguna parte y menos al poder que queremos ya, ya, ya. Si vemos las cifras que nos pega todos los días por la cara el ministro de la información de la dictadura, la vaina es como para felicitarlos, pero hay que aguantarse, porque seguro hay mucho muerto por ahí y uno no sabe un carajo. Ese es Ochoa Antich que sale corriendo a felicitar a la dictadura, nosotros tenemos que ser honestos, no se rían grandes carajos, y decir vainas con argumentos. Pero no tenemos nada que agregar para desmentir. Nombramos un comité de médicos expertos para que se ocuparan de nuestros enfermos, y allí están los compañeros preguntando dónde están los cubanos para que me vean a ver si tengo el virus del carajo ese. Así no se puede. Ahora también creamos una plataforma en internet parecida a la plataforma Patria, esa que  tiene el gobierno para dar bonos, solo que la nuestra no da bonos sino lástima, porque no sirve par un carajo. Allí el interino podría darnos unos bonos en dólares a nosotros, y ahí sí es verdad que tiembla la dictadura, y el interino tiene dólares que jode, porque para eso ha robado bastante. Así sí mandamos esas cifras bien largo al carajo viejo, porque la gente lo que va a querer es inscribirse en nuestra plataforma Venezuela Libre, o como se llame.

Hay que encontrar la manera de joder esas cifras que nos están matando, porque la dictadura está quedando muy bien. Menos mal que con la gasolina los estamos jodiendo, y todo el mundo sabe que venezolano que le falte la gasolina arma un peo y tumba al gobierno sí es posible, acuérdense del compañero Carlos Andrés Pérez y el caracazo, por allí comenzó la vaina. Mientras el dictador se preocupa por salvar a los venezolanos del coronavirus, nosotros nos preocupamos por salvar los dólares que nos hemos robado, dígame ese Carlos Vecchio en Estados Unidos, ese carajo se está llenando como un potoquito. Y nadie dona un carajo. El grupo de Lima no aparece por ninguna parte a dar una mascarilla o un pastilla, tampoco aparecen los miles de países que dijo la señora aquella de la pava macha que apoyaban al interino, en fin, que todo el mundo sabe que somos unos grandes carajos, y si no lo saben que lo sepan de una vez,

El papá de Margot estaba viendo al ministro de la información dando las cifras en televisión y se paró y dijo: “Carajo, parece que al fin ganamos una, somos el país con menos muertos por el virus ese. Según lo que dice el ministro, pero yo creo que es verdad, porque de ser mentira ya se supiera.” Y se fue al cuarto y agarró la puerta y le metió ese coñazo tan duro, que la vecina gritó: “Vas a aplanar el edifico, muérgano”.

-Bésame, bésame mucho.- Me canta Margot

Roberto Malaver