LA CARAQUEÑIDAD | De cómo el blanco sustituyó al púrpura santo

0
Barrio Adentro aplica pruebas de despistaje en las comunidades.

Con la extensión de al menos 30 días más de cuarentena anticoronavirus y con sucesos internacionales de repercusión local, en los altos mirandinos persiste la entreayuda de los líderes municipales y la conciencia del pueblo, que acaba de atestiguar cómo la región se tiñó de blanco en vez del tradicional púrpura de Semana Santa.

De allá para acá

La OPEP acordó la reducción de 9,7 millones de barriles diarios de crudo para paliar todas las proyecciones agoreras pospandemia. Además, el Papa Francisco pidió el cese de las sanciones contra Venezuela, lo que permitirá el flujo de ayuda humanitaria. Potencias europeas, aunque con cifras que aún dan miedo, anuncian el término controlado de la cuarentena, que pudiera ser un buen presagio. Y la no tan difundida declaración del doctor Héctor Rangel, del Centro de Microbiología y Biología Celular del IVIC, sobre el aislamiento del virus y la identificación de entre 8 y 10 fármacos que podrían inhibirlo.

Son noticias que generan alivio sicológico y espiritual (que amainan la tempestad de los Fake News del terror) para quienes, en plena neurosis del aislamiento, siguen contando los días para el cese de la pandemia.

Verde ascensión

El Domingo de Resurrección, cuando Jesús ascendió a los cielos, se llevó consigo la punta de la curva leptocúrtica del dólar asesino, que desde allí ha de venir a arruinar lo que quedaba del poder adquisitivo del pueblo que, por fortuna, por disciplina y tino gerencial (reconocido por la OMS) mantiene en tendencia platicúrtica la proyección de contagios por el mortal virus.

(En la región solo hay tres casos de sospecha: dos en San Antonio y uno en Carrizal, todos debidamente aislados y atendidos según los protocolos).

Como plaga llegó la carestía (no eucaristía), habría que “hacer una vaca” entre 100 maestros para que con su bono de 4.750 bolos compren un cartón de huevos o un poco menos de un kilo de queso. Verán cómo lo comparten.

Muchos comercios compitieron el fin de semana a ver cuál de ellos ofertaba mejor cada dólar. Se prendieron las alarmas pero nadie imaginó este desmadre.

Los alcaldes de Los Salias (PJ), Carrizal y Los Teques (PSUV), atareados contra el COVID-19, en una suerte de cruzada maximizaron gestiones para atender flagelos como la escasez de agua, gas y energía eléctrica. Tienen tarea pendiente con el costo de la vida y el viacrucis de surtir gasolina, esperando que mejore con el plan Pico y Placa anunciado.

Milagro colorido

El Miércoles Santo el Nazareno salió a las calles, abordo de vehículo adaptado, en sustitución de la acostumbrada procesión que rememora el milagro del limonero contra el vómito negro de 1667.

El eje altomirandino vio cómo el púrpura con el que todos los años la feligresía inunda calles y templos, fue desplazado por el blanco de los trajes anticontagio de esos guardianes sagrados que andan por allí esparciendo sustancias que desactivan la enfermedad. Pronto saldrán a fumigar por la proliferación de moscas y zancudos típicos de esta época que antecede las lluvias.

Por otro lado, las batas blancas con los tapabocas blancos y los guantes blancos, de las brigadas cubano-venezolanas de Barrio Adentro, aplicaron los protocolos en casos de sospechas y pruebas de despistaje, todas negativas según los reportes.

Aunque de manera incipiente (prometen que irá a todas las comunidades) se han hecho operativos de proteínas y se comenzó el Clap gracias al Casa por Casa.

Líderes comunales, damas, por cierto (mujer, divino tesoro), llevan a las comunidades tanques de plástico con capacidad de 1.500 litros, para paliar la falta de agua, acentuada por falla del Sistema Tuy que surte la zona.

Mujeres en su mayoría quienes lideran estas acciones que, junto al Cristo Resucitado, hicieron el recorrido el Domingo de Resurrección para cerrar los actos de fe.

María del Valle diseña y regala salud con tapabocas.

Señales de humo

La naturaleza lanzó señales de humo, quizás anunciando quién manda a quién… Las altas temperaturas, advirtieron las autoridades, originarían incendios forestales con incidencia en la sintomatología de afecciones respiratorias. Instaron a tomar previsiones y rechazar el pánico.

La calima sustituyó al aire puro de la región. En Carrizal atraparon a cuatro delincuentes ambientales que deberán pagar 100 UT.

Sexo y besos milagrosos

So riesgo de quedarse “pegaos pa’ siempre” (por los tabúes de placeres en días sagrados), el sexólogo Adriano Polanco, según reporte de Elizabeth Fleurine, recomendó sexo recreativo para evitar el tedio en esta santa cuarentena. No dijo qué hacer con el tapaboca durante la faena, que por cierto coincidió con el Día Mundial del Beso.

Y si andas por Carrizal después de las 2:00 pm te atrapa el “Coronabús”, vehículo oficial para concienciar a los transgresores de la cuarentena. Amén…

LUIS MARTÍN / CIUDAD CCS
__________________

PARROQUIA ADENTRO> La Quebrada Caroata (I)

El estudio de la Quebrada Caroata es de suma importancia, ya que en su ladera oeste se inicia la población de la hoy parroquia San Juan. El historiador Manuel Pérez Vila (1967) es quien nos dará el recorrido de la quebrada, veamos:
“La Quebrada Caroata corre hoy, en gran parte, por debajo de la urbanización El Silencio. Esta corriente recibe aguas de diversas quebradas que se forman en el ramal de la cordillera que domina a Catia. Se inician estas quebradas a una altitud máxima de 1.400 metros y reciben los nombres de Agua Salada, Agua Salud y Polvorín. La Quebrada Caroata se forma al pie del Topo Las Piñas (1.316 metros), que se halla en el ramal orográfico que avanza de oeste a este hasta terminar en El Calvario. La Quebrada Caroata pasa por Catia formando una gran curva antes de penetrar al viejo casco de Caracas por el norte. Desemboca al Guaire en las cercanías de El Paraíso”. (p.90)

En concreto, la Quebrada Caroata nace en las inmediaciones de Casalta y, en un recorrido paralelo a la avenida Sucre, cruza al sur en el centro de la ciudad hasta llegar a Quinta Crespo, donde desemboca en el río Guaire.

Oviedo y Baños (1723) cuando se refiere a nuestra ciudad nos señala:
“En un hermoso valle, tan fértil como alegre, y tan ameno como deleitable que de Poniente á Oriente se dilata por cuatro leguas de longitud y poco más de media de latitud, en diez grados y medio de altura septentrional, al pie de unas altas sierras que con distancias de cinco leguas la dividen del mar en el recinto que forman cuatro ríos que porque no faltase circunstancia para acreditarlo paraíso….”(p.263). [subrayado nuestro]

Aclararnos que cuando el autor dice “Poniente” se refiere al oeste de la ciudad y cuando escribe “Oriente”, como es de saber, se refiere al este de Caracas. De igual forma, convertimos al sistema métrico actual la unidad de medida denominada “legua”, la cual equivale a 4,18 kilómetros. Así, pues, la ciudad de Caracas descrita por Oviedo y Baños tendría para la época una distancia entre oeste a este, o viceversa, de algo más de 2 kilómetros.

Ya habíamos subrayado la presencia de cuatro ríos en la ciudad colonial, lo que obligatoriamente y considerando las dimensiones de Caracas en el siglo XVIII, afirmamos que Oviedo y Baños se refiere, en orden de oeste a este, a las quebradas Caroata, Catuche y Anauco, las cuales desembocan en el Guaire.

Julio González Chacín. Fundador / Renny Rangel Salazar / Gabriel Torrealba Sanoja parroquiadrentro@gmail.com