La casa es el reino

0

La casa es el pequeño reino donde, quienes vivimos solos, reinamos a nuestro libre albedrío, vale decir que hacemos lo que nos da la gana en nuestra casa, como en estos días del pandemónium, capital imaginaria del reino infernal, azotada por un virus con corona, con escoba de bruja, viajando por el planeta y demonia de lo real; pero quienes tienen mujer, privilegiados universales por tener con quien revolcarse algunas veces al mes o a la semana, están jodidos porque en esa casa se hace lo que a la reina le dé la gana. Cuando he tenido mujer, he pagado con gusto ese precio por el placer de tener con quien tirar. Jajaja.

En los cuentos de hadas el rey era de los principales personajes, pero el protagonista era el príncipe, un joven cuya única tarea en la vida era buscar una cortesana para casarse. Y así, con esa vaselina fantástica y maravillosa, la historia universal de la infamia condenó a la humanidad al matrimonio. A vivir ese romance de cuento de hadas, aun cuando de este lado del mundo no haya palacios sino casas y los príncipes no seamos azules, sino negros.

Etimológicamente casarse es hacerse casa, no en vano algunos privilegiados llegan a hacerse una casa, o la compran hecha, y casados debe significar una casa donde viven dos, aunque no siempre es así, en mi caso yo sigo casado pero vivo en mi casa, y Dilcia en la suya; lo que quiero decir es que, casados o no, este es el tiempo preciso de disfrutar del reino de la casa. Descubrir rincones inimaginados, ordenar la casa o apartamento, en estos días puse un bombillo, una tarea casera para la cual creí durante 50 años que estaba incapacitado.

Mi abuela Remigia Mujica me dijo siempre que todo lo malo tiene algo bueno, a lo grande siento que el planeta dijo, a su manera, ¡si no quieren cuidarme por las buenas los voy a encerrar a la mala, para que me dejen respirar! A lo pequeño, esta oportunidad de reencontrarnos con nuestras casas y disfrutarlas. ¡Yo estoy gozando una bola! Jajaja.