Periodistas milicianos enfilados por el amor a la Patria y a Bolívar

0

En la celebración de lo que fue el heroísmo del pueblo junto a la Fuerza Armada Nacional se formó la Milicia Nacional Bolivariana (MNB) en el año 2008, tras la publicación del Decreto de Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Dos años después, en 2010, el Comandante Chávez decreta el 13 de abril como el Día de la Milicia Nacional Bolivariana del Pueblo en Armas y de la Revolución de Abril, en conmemoración del 13 de abril de 2002, cuando pueblo y soldados patriotas derrotaron el golpe de Estado que dos días antes había ejecutado un grupo de organizaciones de oposición, con apoyo del sector económico, la iglesia y una camarilla de militares.

Once años se cumplieron desde que la MNB pasó a ser un cuerpo especial adscrito a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), integrado por voluntarios con el firme objetivo de la defensa de la Patria.

Es un organismo que depende directamente del Presidente de la República en todos los aspectos activos a través del Comando Estratégico Operacional.

La defensa de la soberanía y la paz en el país son las dos misiones más importantes que tiene nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, esas dos misiones son fundamentales para el Estado y la Revolución socialista. Hoy más que nunca nuestro país está amenazado por fuerzas civiles y militares, tanto extranjeras como nacionales, por eso el papel de cuidar y proteger nuestras fronteras y logros sociales son vitales en estos momentos.

Caribay Piña y Enrique Hernández, ambos compañeros de nuestro semanario Ciudad CCS, forman parte de este organismo que actualmente suma más de cuatro millones de milicianos y milicianas a lo largo y ancho de nuestro territorio, quienes se encuentran dispuestos y preparados para hacer frente a la defensa de la patria ante cualquier agresión o injerencia extranjera.

Pero también se les puede encontrar en diferentes actividades tanto organizativas como de apoyo en distintas áreas, siempre mano a mano con la FANB y otros organismos de defensa.

Caribay es redactora, y tiene seis años dentro de las filas de la MNB. Nos contó que cuando escuchaba a Chávez hablar con tanta pasión y su entrega al mundo militar, eso la hizo querer unirse, y así formar parte de algo tan importante.

— ¿Cómo ha sido la unión milicia-pueblo? Háblanos desde tu experiencia en esa integración.

— Hablar de la milicia es hablar del pueblo, pero el pueblo preparado, entrenado y organizado, es decir, capacitado para asumir la defensa, garantizar y preservar la paz de nuestro pueblo y territorio.
La Milicia Bolivariana ha sido una escuela para mí, he aprendido cosas dentro de la doctrina militar bolivariana útiles para la vida, se han afianzado en mí los valores, la disciplina, rendir honores a nuestros próceres en cada una de nuestras actividades, esto nos hace darle valor a lo nuestro, necesario para desempeñar cualquier trabajo y para relacionarnos entre ciudadanos, conocer la historia, a regar la semilla del respeto, la responsabilidad, el compromiso, el amor.

— Háblanos de cómo ha sido para ti ser miliciana.

— Cuando llegué a la Milicia Bolivariana fue para aprender cómo era eso, la vida en la FANB, en lo social, pero también para entrenarme y para ejercer la defensa de mi país.
Estos años han sido sobre todo de mucho aprendizaje, he estado en varias áreas de trabajo, y he desempeñado varios cargos en los cuales he aprendiendo de cada uno de ellos.

Ahora me encuentro combinando mi rol de periodista en Ciudad CCS con el trabajo que desempeño dentro de nuestro organismo, que es el de comunicadora en la Dirección de Tecnología de la Información y la Comunicación del Comando General de la Milicia Nacional Bolivariana.

— ¿Cuál ha sido la mayor motivación que pueden tener para formar parte de la MNB?

— El amor a la patria. Cuando oía las alocuciones de nuestro Comandante Hugo Chávez, al referirse a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, su pasión, su entrega al mundo militar.
También tuve un poco de curiosidad sobre cómo era ver el mundo desde dentro de la experiencia militar, gracias a esto me uní a la MNB.

Fotógrafo y miliciano

Enrique Hernández está en la MNB desde hace un año y dos meses. Su profesión es fotógrafo, la cual cumple en nuestra redacción. Con muchos años en el oficio, alterna su vida y profesión con la milicia para preparase en todo lo que tiene que ver con el uso de armamentos.

Enrique cuenta cómo, desde el pensamiento bolivariano, ha llegado a ser más humano y más patriota.

“Siempre he sido admirador de los pensamientos de Simón Bolívar, de allí el ser patriota, el estar presto a la defensa de nuestra nación, pero también estar para servir al pueblo constantemente”.

— Háblanos  de lo que ha sido la experiencia en la integración con las comunidades y el pueblo.

— Nuestra MNB es pueblo en armas, y es por eso que hablamos el mismo idioma, por eso somos un ente que se engrana directamente con temas como la alimentación (organización y distribución del CLAP), la vigilancia y preservación de espacios vitales como lo son hospitales y Centros de Diagnóstico Integral (CDI). En la milicia trabajamos directamente con las comunidades, para así hacer funcionar ambas partes de manera armónica.

— ¿Crees que la creación de este cuerpo da vocación de paz en nuestro país?

— Si la da, en estos tiempos en que estamos viviendo, siendo víctimas de una guerra multiforme, es bueno hablar y destacar el ejemplo que fue Vietnam en 1960, esa gente (la mayoría campesina) le hizo a Estados Unidos una guerra de guerrillas y no pudieron con ellos.

Nosotros, actualmente, como milicia también nos estamos preparando para afrontar cualquier evento. Acá nos preparamos para combatirlos y repelerlos.

— Con la actual contingencia que estamos atravesando por la COVID-19, ¿cómo ha sido la labor que han desempeñado desde la milicia, como lo están enfrentando?

— Desde nuestras filas hemos dado fiel cumplimiento a todos los lineamientos que ha dejado el comandante presidente Nicolás Maduro Moros. En esta contingencia por el virus, hemos sido custodios y garantes de los espacios hospitalarios de la comunidad, en mi zona (Palo Verde) hemos estado en la custodia y resguardo de nuestros Centros de Diagnóstico Integral (CDI), pero también se presta guardias en hospitales.

— ¿Háblanos de tu experiencia como miliciano?

— Para mí ha sido una grata experiencia. En este año y dos meses he aprendido mucho. Dedico los fines de semana para ver clases de armamentos. Hacemos diferentes cursos y nos preparamos en varios campos.

La milicia es una familia, la gente del pueblo que se prepara siempre para la paz. Nosotros vamos de la mano con nuestro lema: “El sol de Venezuela nace en el Esequibo, Milicia Bolivariana, donde el pueblo puede la Patria se crece (…), leales siempre, traidores nunca”.

Ciudad CCS / Sairuby Alayón Flores / Fotos Bernardo Suárez