Petróleo de rodillas

0

El coronavirus tiene al mundo arrodillado. Dicen que después de la pandemia todo será distinto. Hace años, George Bush juró que pondría a la OPEP de rodillas. Lo hizo, cuando inundó el mercado y llevó los precios a 7 u 8 dólares. Ahora, gracias al COVID-19 que tiene al borde de la quiebra a las grandes  petroleras gringas, el propio Trump se arrodilla ante la OPEP, Rusia,  y Arabia Saudita para que  bajen en 10 millones de barriles diarios la producción. Ante el COVID-19, se postran la Standard Oil, Exxon Mobil, Chevron Texaco, Repsol, Total, menos el tipo que tenía una bomba de gasolina particular en su quinta, como la pulpería con mostrador de madera  de la esquina de tu cuadra. ¿La recuerdas? No te hagas.

Earle Herrera