Si el agresor o agresora está en tu casa, puedes pedir ayuda

0
El encierro incrementa el número de femicidios en el país. Foto Alejandro Angulo

La cuarentena voluntaria es la medida más eficaz para evitar la propagación del COVID-19; sin embargo, quedarse en casa representa un peligro adicional para las mujeres, niñas, niños y adolescentes que padecen de cualquier tipo de violencia en sus hogares.

Los casos de violencia intrafamiliar han aumentado categóricamente, donde el estrés y las preocupaciones son los principales detonantes para el accionar violento. Quedarse en casa significa aislarse de todas y todos, excepto aquellas víctimas que se ven obligadas a cumplir el confinamiento con sus agresores.

Violencia a la mujer

Extraoficialmente, en lo que va de año al menos 78 mujeres han sido asesinadas en el territorio nacional, para el mes de marzo se calcularon aproximadamente 21 femicidios, lo que representa un incremento exponencial del delito. En el mes de abril y hasta la fecha, la cifra es de más de siete casos. Número que puede aumentar debido al aislamiento obligatorio. Es por ello que organizaciones gubernamentales e instituciones sin fines de lucro dedicadas a la prevención y atención de víctimas en situaciones de violencia, han impulsado distintas estrategias para la protección y el asesoramiento a mujeres que necesiten de apoyo de especialistas durante la contingencia.

El Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, y el Ministerio para la Mujer e Igualdad de Género, fomentan una campaña comunicacional “Cuarentena Libre de Violencia”, cuyo objetivo principal es concienciar a la sociedad sobre la necesidad de combatir la violencia basada en género y exhortar a las víctimas a formular las denuncias pertinentes.

Del mismo modo, el Instituto Nacional de la Mujer (Inamujer) promueve el programa de abordaje para la orientación y el acompañamiento a mujeres víctimas de maltrato, mediante el cual ofrecen consultoría legal y atención psicológica a víctimas en todas las comunidades del país. “Todos estos abordajes tienen un seguimiento diario. Tenemos un contacto activo con las defensoras comunales, que son las encargadas de informarnos del tema y nosotros procedemos con el caso. Atendemos a la mujer agredida y a su entorno por llamadas telefónicas o visitas en las casas. Nuestra labor es ofrecer la ayuda necesaria. Diariamente hacemos un monitoreo a esa mujer violentada para saber cómo va la situación”, así lo expresó Eneida Villanueva, defensora delegada de MinMujer. Por su parte, el grupo Tinta Violeta se une a la lucha en la defensa de la mujer con la campaña #NoEstásSola a través de las Redes Sociales como herramientas tecnológicas para escuchar, aconsejar y acompañar a las féminas durante todo el proceso.

Violencia al menor

Durante el confinamiento, no solo es la mujer quien sufre de violencia doméstica, otro impacto clave del aislamiento es el aumento de las agresiones dirigidas a niñas, niños y adolescentes.

La Unicef alertó sobre el aumento a nivel mundial de hechos violentos y abusos a menores de edad, por lo cual hizo un llamado a los gobiernos a tomar acciones para la protección de la población infantil durante el período de cuarentena por el coronavirus. “Madres y padres tienen una responsabilidad muy grande, no solamente la responsabilidad de ser padres cuidadores sino que ahora tienen también la responsabilidad de ser docentes. Estar en casa, entre otras ocupaciones, implica estar atentos y supervisar el proceso educativo. Por supuesto, esto genera frustración y angustia ante la situación”, indicó Mildred Molina, trabajadora social de la Unidad Educativa Colegio Paulo VI.

Para Molina, el aislamiento genera en las niñas y niños incertidumbre e intranquilidad. “Estar en casa les puede generar ansiedad, lo que puede provocar como respuesta el maltrato físico, si antes lo había ahora está más presente. Se habrá sumado también el daño psicológico, porque cuando todo esto pase habrá que evaluar el impacto psicosocial que pueda dejar esto”. “Madres, padres y representantes deben dar uso de la calidez para disciplinar de manera positiva a niñas, niños y adolescentes. Deben orientarlos de forma clara para que el mensaje sea captado. Muchos padres no están preparados para conocer el desarrollo evolutivo del niño, entonces les cuesta dar instrucciones y es ahí donde se pierde la paciencia. Muchas veces los niños no entienden lo que pasa a su alrededor, por ello se deben comprender y tener serenidad”, puntualizó.

Convivencia complicada

La convivencia durante la cuarentena puede llegar a ser complicada. “No es fácil estar todo el día encerrados en un pequeño espacio y más aun si está la presencia de violencia en el hogar. El violento está y se hace mucho más difícil que las víctimas busquen ayuda. Son 24 horas con el agresor y cualquier cosa puede ser detonante. Por eso es importante que las mujeres que quieran alzar su voz y defenderse, lo hagan. Es urgente que estén informadas sobre el procedimiento que se debe realizar. Son muchas las instituciones que ofrecen apoyo en situaciones de emergencias”, así lo manifestó Martha González, gestora social.

Para Ana Lucía Márquez, profesora de la Unidad Educativa Distrital Sucre, es necesario el uso de la paciencia y el respeto hacia las niñas y niños en esta época. “Sabemos que es una etapa difícil, pero debemos ser muy pacientes. Los padres deben tener mucha paciencia porque las niñas y los niños no tienen la culpa de esta situación y no debemos reflejar el problema en ellos. Pueden llegar a estresarse y si nosotros como responsables caemos en ese círculo, se volverá una locura. Lo importante es mantener el respeto desde ambos lados”.
Si eres víctima de violencia y necesitas ayuda, el 911 es el número de atención.

NAILET ROJAS
CIUDAD CCS