Toquedequeda

0

¡Me gusta más el toque de bola que el toque de queda! Así decía el gobernador de Margarita cuando comenzó a ver el toque de queda que se decretó gracias a él, por permitir que los scouts de grandes ligas vinieran a ver a los chamos para ver si estaban listos para la gran carpa y los agarró el coronavirus. Es que somos muy arbolarios, como dirían en Margarita, hacemos lo que nos da la gana y por eso nos va como nos va. Ahora Gómez y Maneiro están en toque de queda, qué les diría Simón Bolívar de verlos en ese estado. En el municipio Maneiro fue el alcalde Morelista, más no moralista, que se contagió, y en el municipio Gómez fue el gobernador que permitió esa jugada, pero ahora, como siempre, que yo no fui, que yo no estaba ahí, que eso no depende de mí, que todo pescado tiene espina y tajalí carga la fama.

Uno no pide que seamos inteligentes, porque eso es mucho pedir, pero carajo, que tengamos un mínimo de decencia para entender esta vaina, porque es verdad que hay un virus que está matando gente, y estamos en cuarentena y alguna vaina tenemos que respetar, así nosotros seamos más arrechos que el perro de los Branger. Viene el toque de queda y ahora no te puedes quejar porque tú promoviste esa vaina, así que déjate de pendejadas y agarra tu gallo muerto. Y desde las 4 de la  tarde y hasta las 10 de la mañana María, no te vuelvo a ver.

Sin embargo el presidente clandestino, solo lo ven en la sala de fiesta de su edificio y eso cuando hay internet, está pagando en dólares a los diputados de su asamblea, ya nos enteramos también que Rolando Carreño, ese que dejó a Pirata Kico y a Carla –Pobrecita- Angola por los dólares de nosotros, es el que está repartiendo los dólares entre nuestros gloriosos diputados, que de paso, acaban de aprobar una vaina que da pena, penita, pena, es decir aprobaron que le quitaran a Venezuela 340 millones de dólares que estaban en el Citibank y los pasaron a la Reserva Federal de nuestros gloriosos Estados Unidos, solo que ya no es para los venezolanos, sino para no se sabe quién. Esa vaina se paga, y tú la tienes que pagar María Luisa, eso no se le hace a nadie.

Y el compañero Trump nos olvidó porque anda metido en un soberano peo. Dice que primero la economía y al carajo con ese virus que vino de China, y ya no sabe a quién echarle la culpa,  y ojalá que no diga que fue el interino quien le llevó ese virus a la Casa Blanca, porque entonces sí es verdad que nos quedamos pelando bolas. Hemos visto a unos gringos en guarimbas, armados y en camiones que están gritando Coronavirus Go home, y la policía los ve pasar y no les dice un carajo; menos mal que no son negros los que van armados y gritando en esos camiones, porque la guerra civil sería de arrópame que tengo frío. Y aquí la especulación parece que nos está ayudando porque los comerciantes se alzaron junto con los precios, y el dólar se fue para el carajo y el dictador dijo que atajaran a los especuladores porque ya están insoportables que no respetan ni la pandemia, pero en verdad que los precios son la verdadera amenaza inusual y extraordinaria de la que habló Obama, y entre los comerciantes parece que no hay ninguno afectado de coronavirus, y menos mal, porque de estar infectado la especulación a lo  mejor sería del otro mundo que no se para ni un momento.

El papá de Margot nos habla con la mascarilla y con distancia social y cultural y nos dice: “Esta vaina va para largo. Yo creo que lo mejor es la cuarentena, así  que me voy al cuarto a leer las obras completas de Ramos Allup, que hoy es el día del libro”. Y se fue al cuarto y agarró la puerta y le metió ese coñazo tan duro que el vecino gritó: “Sale a la calle, gran carajo, para ver si se te pega el coronavirus”.

-Preso estoy y estoy cumpliendo mi condena.- Me canta Margot

Roberto Malaver