San Pedro Chacín

0

La muela levantadora de nuestro querido Pedro Chacín fue un verdadero prodigio. Aunque siendo un carajo simpático, jodedor, conversador, “inteligentazo”, buen mozo, buen polvo (tampoco es que hicimos encuestas pero lo presumimos porque sus levantes repetían), sibarita, un buen humor del carajo que no es lo mismo que jodedor, pero sobre todo entrador a cuanta vaina le pusiesen por delante, fuera una carajita, vieja, meretriz o monja, tampoco era que le faltaba mucho su talentosa labia levantadora; pero más allá del sexo, no se amilanaba ante ningún obstáculo laboral. Un día llegó a la redacción contándome que lo habían contratado para cubrir La Bolsa de Valores. “No joda Pedro, ¿y qué sabes tú de esa vaina?”… “Nada, -me dijo muy orondo-, pero tranquilo que me fui a la biblioteca de la Bolsa, ojeé un par de libros y una tesis sobre la psicología del inversor bursátil y ¡ya eso es pan comido!… y se reía … ¡coño Pedro!, ¿tú crees?… “No se preocupe poeta que la vaina es hasta divertida, es como apostar en un casino o peor, en un hipódromo por la gritería”… A la semana ya era el reportero estrella de la Bolsa.

Por eso me encanta la convocatoria a concurso del Cuchitril, gracias al creativo Roberto Malaver y Mercedes Chacín para no dejar pasar debajo de la mesa la conmemoración que año a año hemos venido haciendo. La “convoca” reza así: “Este 1° de mayo recordamos, el ingenio de Pedro Chacín y el 2 de mayo celebramos su vida, su alegría, su solidaridad y su Manual del levante, con este concurso en tiempos de cuarentena. ¿Cómo levantas, cómo te enamoras, cómo te enamoran, cómo flirteas en cuarentena?”.

Querido santo nuestro, espíritu hembrero de las sombras rumberas, santo de la curda y fantasma burlón, porque sentimos tu presencia eterna en cada noche de pecado; acudo a ti como abuela que manda a decir misa, cuando sueña con un ser querido muerto, y aprovecho de paso para pedirte que me mandes una noviecita por el amor de Dios. Amén.

HUMBERTO MÁRQUEZ