«Operación Gedeón» fue planificada en la finca de «Doble Rueda»

0

La acción terrorista planificada en Colombia con el respaldo de Estados Unidos para atacar Venezuela fue organizada en una finca ubicada en la zona de La Guajira del vecino país, propiedad del narcotraficante Elkin Javier López Torres, alias «Doble Rueda», integrante del Cartel de la Guajira, confirmó este martes un testimonio de Víctor Alejandro Pimienta Salazar, alias «Capitán Pimienta».

Pimienta Salazar, antiguo efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y exfuncionario de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), estuvo a cargo de parte del apoyo logístico de la frustrada operación paramilitar. Además, este mercenario prestó apoyo en octubre de 2017 en la fuga del exalcalde de Guanta, estado Anzoátegui, Jhonathan Marín por Paraguachón, Colombia.

En ese sentido, en un material audiovisual presentado por el vicepresidente sectorial de Comunicación, Turismo y Cultura, Jorge Rodríguez, alias Capitán Pimienta aseveró que López Torres, emparentado con la esposa del exmilitar Cliver Alcalá, se encargó de financiar y apoyar logísticamente la denominada «Operación Gedeón», con la que pretendían incursionar por la costa venezolana para perpetrar actos de violencia, asesinatos selectivos y magnicidio del presidente Nicolás Maduro.

Operación militar organizada por el gobierno de Trump

Su participación empieza el 30 de abril de 2019, según su confesión, y desde entonces estaba siendo buscado activamente por organismos del Estado por formar parte de la Operación Libertad, promovida por Juan Guaidó; huye el 15 de julio de 2019 a Barranquilla, Colombia, donde hace contacto con Antonio Sequea, para luego trasladarse a Bogotá, para iniciar la planificación de una operación militar organizada por el gobierno de Trump, acción en la que, afirmó, aceptó participar.

«En diciembre nos dirigimos a ciudad de Riohacha, departamento de la Guajira (Colombia), donde conocí a Cliver Alcalá, quien tenía tres grupos conformados por militares desertores venezolanos; allí también conocimos a Jordan Goudreau, quien es representante de Silvercorp USA. Nos plantea que se encargaría de suministros de armas y de entrenamiento de las personas de los tres grupos, nos presentó ese mismo día a dos ciudadanos norteamericanos soldados quienes se encargarían del entrenamiento en técnicas de combate cercano y en áreas confinadas”, precisó.

Agregó que les fueron suministrados 10 fusiles con 900 cartuchos sin percutir y empezaron los entrenamientos hasta el mes de marzo, cuando Alcalá es obligado a «entregarse a la justicia norteamericana», luego los orientaron hacia la Alta Guajira, y recibieron de parte de un narcotraficante colombiano, alias «Doble Rueda», apoyo logístico y terrenos para pernoctar, a partir de ese momento hasta ejecutar la operación terrorista.

«Es familiar directo de la esposa del mayor general Cliver Alcalá; allí pernoctamos, siguieron los entrenamientos en este sector, desde allí el capitán Sequea logra contactarse con un agente de la Administración y Control de Drogas (DEA) que se encontraba en Venezuela (José Alberto Socorro Hernández, alias «Pepero»), el cual nos suministraría más armas y vehículos para efectuar dicha operación. Desde ese momento tomamos la decisión de salir el viernes primero de mayo, a las seis de la tarde en dos lanchas, una conformada por 11 hombres lideradas por alias ‘Pantera’ y otra con 42 hombres, mi persona y dos gringos», agregó Pimienta.

Despegaron el techo de la lancha para despistar a las autoridades venezolanas

De igual forma, testificó que la segunda lancha presentó desperfecto con los motores, por lo que tuvieron que retrasar el viaje, y la primera lancha tomó el rumbo hacia la ciudad de Macuto, La Guaira. Tras el suceso, el lunes 4 de mayo a las 3:00 de la mañana avistaron las costas del litoral y Sequea «procedió a revisar las redes sociales, como Twitter».

«Nos percatamos que (Robert Colina) alias ‘Pantera’ fue abatido con los demás integrantes de la lancha, por lo que tomamos la decisión de despegar el techo de la lancha para despistar a las autoridades venezolanas, ya que presumíamos que tenía la información del embarque en que nos íbamos transportando», añadió Pimienta.

Asimismo, confesó que bajo las órdenes de Sequea fueron dejando en las costas de los estados Falcón y La Guaira a grupos de personas, mientras que solo ocho personas quedaron el el bote, entre los que destacan dos mercenarios estadounidenses, Luke Denman y Aaron Berry, así como Josnars Aldolfo Baduel.

También resaltó que luego de enterarse de que las autoridades venezolanas neutralizaron a los terroristas de la primera lancha y desalojaron a varios grupos en las costas, decidieron partir hacia la isla de Bonaire; sin embargo, «el combustible no nos rendía para llegar a ese punto y nos vimos obligados a costear el estado Aragua y poder tomar una decisión con cabeza fresca, sin correr peligros y en ese momento fuimos avistados por la GNB, quienes nos atendieron», concluyó.

Ciudad CCS / AVN