Nueva “normalidad” en altos mirandinos

0
Hay delitos electrónicos.

Aunque Nevado y Brando no congenian, como machos alfa que son, con extraordinarios poderes florecientes en el marco de esta nueva “normalidad” en épocas de pandemia (vísperas del tan particular Día de las Madres, sin abrazos ni besos, quizá a distancia), acaban de discutir sobre varios puntos aleccionadores…

¿A quién habrán mordido los humanos que ya llevan ocho semanas usando bozal? ¿Tus amos no se quejan del aumento salarial que no alcanza ni para lo más básico? ¿Desde cuándo no comes perrarina?

…Y hablaron sobre los avisos de la naturaleza… el mar ya venía hablando: primero los tiburones de Chuspa y Naiguatá, después los lebranches de Cata, orcas en Puerto Cabello, delfines y ballenas en Falcón, más los jureles de La Sabana y mira lo que acaba de botar la marea en La Guaira y Aragua. ¿Será por el virus o será que a esa gente –como al autor de la canción– se le olvidó que en esta playa sólo se habla español? Cuando el mar suena más que piedras trae…

Así lo plantearon estas mascotas de los altos mirandinos en plena recuperación de sus espacios y virtudes que en condiciones normales los humanos les habíamos arrebatado.

El sol radiante del eje Los Salias-Carrizal-Guaicaipuro –donde el coronavirus ha encontrado resistencia gracias a la conducta del pueblo y el acierto de sus autoridades–, se matiza con gran variedad de aves que habían volado a otras latitudes. Abundan tortolitas, copetines, arrendajos, azulejos, guacharacas, gavilanes y canarios. La fauna está de rumba. Salieron las perezas, liebres y cachicamos, y hasta el morrocoy de Monroy mostró velocidad y se le escapó.

Esta salud ambiental contrasta con el aumento de incendios forestales, producto de la sequía. Proliferaron infecciones respiratorias y síntomas que crispan los nervios de quienes los padecen, de sus familiares y vecinos, pero a Dios gracias la pronta acción de Barrio Adentro Casa por Casa, que ahora se acompaña por las brigadas juveniles, atacan toda sospecha con las pruebas rápidas (hasta ahora todas negativas) y ahuyentan el miedo.

San Antonio y Carrizal aíslan preventivamente en hoteles de la Panamericana, fuera de la zona urbana, a los repatriados sanos procedentes de países del sur, antes de enviarlos a casa.
Inevitable que en esta época se multipliquen moscas y zancudos, bichos de mal agüero por el riesgo que implican.

Servicios en entredicho

Los tres burgomaestres que adelantan planes para enfrentar la cercana temporada de lluvias en días de coronavirus reconocen la falla de algunos servicios básicos como agua, telefonía e internet, energía eléctrica, gas, recolección de desechos sólidos y la entrega necesaria y oportuna del Clap.

Lo del agua está asociado a la falla del Sistema Tuy I, II y III, que afecta a seis acueductos que sirven a la región. Se le suma una avería en El Barbecho, a través de la cual se fuga gran cantidad de líquido que no llega a otros tantos sectores.

Así, la venta de agua potable se ha hecho un gran negocio para emprendedores que recargan botellones de 100 mil soberanos en adelante, y para los sanguinarios propietarios de los camiones cisternas que venden la carga, según el cliente, entre 30 y 100 dólares.

Nevado y Brando indagan si el robo de 800 bolsas del Clap perpetrado la semana pasada tiene que ver con la ausencia del beneficio. Por eso replicaron: ya capturaron a los choros y recuperaron la mercancía. ¿Entonces, por qué la demora?

Con respecto a los desechos sólidos, se planteó la necesidad de contratar servicios privados, y pronto pudiera ser por esa vía. Más que necesario en estos días de imprescindible higiene social. Mucho tiene que ver la falta de combustible para los camiones recolectores.

El pueblo demanda además seguridad. Hay nuevas fechorías. Delitos electrónicos se unen al robo de combustible, baterías y computadoras de los carros que pernoctan en las lúgubres y desoladas calles de la región.

Con el alto costo de la vida no puede nadie, advirtieron Nevado y Brando. Esos Golden Retriever son más inteligentes que el carajo. Ellos aseguran que el pescado, fresco o salado, a excepción de la sardina, adquirió un suprapoder que le dio alas en vez de aletas y se fue a volar tan alto como inalcanzable incluso para los bolsillos más ostentosos.

Especular en la zona se ha vuelto una enfermedad de curva exponencial indetenible sin que haya sanciones, multas ni los presos (ni los precios) anunciados.

Además de algunas protestas por falta de agua y gas en Los Teques, se dio el primer brote de descontento (ojo) por el aumento del pasaje inter y extraurbano.

Esas mágicas goticas

Los canes relataron que un primo de uno de sus dueños, gracias a los poderes recuperados por la fauna, confundió el zumbido de los zancudos con cantos de sirenas. Logró una profunda estancia subconsciente, y con complicidad de Morfeo (por el tiempo sin ver a su novia –ni a Linda) hilvanó una divina historia que devino en un sueño erótico. Así de maluco estaba ese pobre hombre, ladraron…

Posiblemente se tomó unas goticas de esas que recomendó el mandatario estadounidense y le afectó la mente, porque según dicen los amos, eso no se toma. Eso es para uso externo.

Las alcaldías de la región, además de los exhaustivos planes de desinfección pública, están donando “hipoclorito” para que en cada hogar se garantice el debido proceso.

…Ni de vaina se les ocurra beberse eso. Ni una, ni dos goticas, como recomendó “El Aprendiz”.

Fíjate que en su país se bebieron esa mezcla, parecida al brebaje con el que fabricaron al Monstruo Milton, y para evadir responsabilidades por el mal manejo de la pandemia (y otros errores), aseguran que se aproxima una amenaza de asteroides, meteoritos y un montón de naves espaciales.

Es más, acaba de aparecer una avispa gigante, venenosa, con ojos bien grandotes y redondotes y pelaos y ya aseguran, allá y sus seguidores de aquí, que la nueva especie voladora y criminal es china… Zape gato, mano. Como que es mejor tomarse el tan criticado té de malojillo, quizá con jengibre y manzanilla. No cura el virus, pero es relajante y digestivo.

El Ivic avanza en la fabricación de máscaras con tecnología 3D.

Producción en cuarentena

No hay contradicción entre producción y cuarentena, siempre que se cumplan las normas de la OMS y de la OPS. En la región se ha dictado ejemplo al respecto.

La Gobernación de Miranda entregó cinco tractores (¿suficientes? para algo más de 350 mil hectáreas) a los campesinos de San Pedro de Los Altos, quienes podrían garantizar cosechas para el próximo trimestre. Compromiso y condiciones existen. La necesidad es superior.

Por su parte, el IVIC, en conjunto con universidades y algunas empresas privadas, de la mano de la secretaría de ciencia y tecnología regional, avanzan contra el COVID-19 en la fabricación de máscaras con tecnología 3D y respiradores mecánicos.

Entretanto, la Universidad Bicentenaria de Aragua (con sede San Antonio) reinicia esta semana actividades vía on line. Garantiza la formación integral de nuevos profesionales y cumple con las normativas a favor de la salud y la vida.

Orden lógico

Esta conversación canina es posible debido a las innovaciones que impone la vida y el nuevo ciclo natural por el COVID-19 y, al parecer, este orden lógico reivindica a la selección natural por encima del capricho inhumano; el más apto y fuerte viene a recuperar espacios arrebatados por el capricho, la desidia y hasta la eutanasia. Veremos qué sucede en el resto de esta larga, pero necesaria cuarentena, dijeron Nevado y Brando.

LUIS MARTÍN / CIUDAD CCS