Jefe de incursión mercenaria, Antonio Sequea, delata a Duque, Guaidó y Goudreau

0

Varias confesiones voluntarias de mercenarios capturados por las autoridades venezolanas  durante la fallida incursión terrorista armada del pasado 3 de mayo, bajo el estricto respeto a los derechos humanos, revelan algunos de sus crímenes y las vinculaciones de varios actores que han participado en este plan terrorista que pretendía asesinar al presidente Nicolás Maduro, a líderes de la Revolución y de la oposición venezolana, así como el desmantelamiento del Estado venezolano, a través de la firma de un contrato entre Juan Guaidó y la empresa Silvercorp, de Jordan Goudreau.

El vicepresidente sectorial para Comunicación, Turismo y Cultura, Jorge Rodríguez, mostró este martes varios videos de los mercenarios terroristas, quienes se han sometido a la figura de confesión voluntaria. Tal es el caso del testimonio del Jefe Operativo de esta operación militar, el desertor Antonio Sequea, quien ratificó que tras el traslado de los mercenarios desde Riohacha hasta la Península de La Guajira colombiana, fueron recibidos por un jefe de la zona que luego pudieron constatar con lugareños que se trataba de Elkin Javier López Torres, alias «Doble rueda», peligroso narcotraficante al que supuestamente Iván Duque puso precio a su cabeza y EE.UU. solicitó su extradición, pero que ejerce libremente el narcotráfico en una hacienda vecina a un asentamiento de la DEA en territorio colombiano.

En el testimonio de Antonio José Sequea, asegura que en el sitio propiedad del también alias “La Silla”, permanecieron al menos 40 días donde el narcotráfico les garantizó todo lo necesario al grupo de mercenarios. “Estando allí en el lugar, observamos ciertamente que era el jefe, que tenía el control de toda la zona en general. Veíamos movimientos clandestinos de noche de camiones, rutas, personas armadas de La Guajira hacia la costa y ahí indagando con las personas de la localidad, nos confirmaron que era «Doble rueda», el jefe de los carteles de la droga ahí en el lugar y eso estando aproximadamente a menos de un kilómetro una base de la DEA del lado de Colombia. Nos sorprendió cómo se desplazaba”, reconoció.

Nuevamente, el también ministro para Comunicación y la Información facilitó unas coordenadas de la hacienda donde el narcotraficante fue visto por última vez por los dos mercenarios gringos aprehendidos durante este intento de invasión armada y Jordan Goudreau. “Las coordenadas son 11º 53´ 50,6″ N y 72º 14´03.1″ W”, precisó Rodríguez para que Duque vea si hace algo con esta información.

“El 14 de diciembre de año 2019 la DEA pide la extradición inmediata de “La Silla” y cómo es que ese señor en enero se encontraba en su hacienda en el sector de La Guajira”, cuestionó.

Asimismo, dentro del testimonio voluntario, Sequea afirmó que tener a Jordan Goudreau como asesor militar les daba confianza en la operación, luego de haberlo visto en el anillo de seguridad de Trump y mantener información de algunas acciones ejecutadas por la Casa Blanca. Según Goudreau, el gobierno de Estados Unidos estaba en completo conocimiento de la operación Gedeón.

Sequea ratificó que mantenía comunicación diaria con Goudreau, quien le pedía mantener la confianza en él, ya que sus planes estaban avalados por un contrato firmado por Guaidó y respaldado por su jefe, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Reveló que Goudreau se reunió con Guaidó en la Casa Blanca para coordinar la incursión marítima a Venezuela, donde fue ratificado como Jefe de la operación terrorista ejecutada fallidamente en las costas venezolanas.

Antonio Sequea Torres, comandante del plan criminal, también confesó que la operación estuvo coordinada por Juan Guaidó, Jordan Goudreau, Ivan Simonovis, Clíver Alcalá Cordones y que los organismos de seguridad de Estados Unidos estaban en conocimiento. Al respecto, dio a conocer que Simonovis lo contactó en varias oportunidades para pedirle información sobre el adelanto de los planes y le mostró una fotografía de su encuentro con Donald Trump en la Casa Blanca.

“En marzo la Casa Blanca activó esta operación contra Venezuela”, denunció el vicepresidente sectorial Jorge Rodríguez.

El testimonio de Sequea se une al del también detenido José Alberto Socorro Hernández, alias “Pepero”, en los que se demuestra la vinculación del narcotráfico que hace vida impunemente en la Alta Guajira colombiana y la DEA, en el apoyo logístico a este tipo de operaciones militares para agredir a Venezuela.

“Es palmaria el nivel de hipocresía de la llamada lucha antidrogas de la DEA y del gobierno de Colombia, es tremendo señalar que el país que más produce cocaína en el planeta junto el país que más consume cocaína, intentan señalar a Venezuela”, resaltó al tiempo que calificó a Duque como hipócrita. “Es una práctica común que Colombia y la DEA capturan a narcotraficantes para extorsionarlos y luego usarlos para financiar incursiones homicidas, como es el caso del narcotraficante “Doble Rueda”, encargado de la logística de los mercenarios en la Alta Guajira”, reiteró Rodríguez.

Añadió que las confesiones de los mercenarios terroristas responden a las preguntas que hizo el presidente del Comité Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de EE.UU., Elliot Engel, al Departamento de Estado, en una comunicación enviada al secretario de Estado, Mike Pompeo y que hasta ahora no ha sido contestada.

El congresista republicano Eliot Engel, exigió al gobierno de Donald Trump una respuesta en torno a la planificación de la Operación Gedeón, que el pasado 3 de mayo y días siguientes, pretendía un golpe de Estado en Venezuela y el asesinato del presidente de la República, Nicolás Maduro, y otros altos funcionarios.

“El Congreso necesita respuestas, y las necesitamos ya. Necesitamos saber si las leyes estadounidenses fueron quebradas por ciudadanos y empresas estadounidenses y si algún elemento del Gobierno estadounidense estaba al tanto de lo que se estaba llevando a cabo”, escribió por las redes sociales Engel.

Ciudad CCS / AVN