Pescadores

0

El ñero Roberto Malaver anda eufórico por el coraje de los pescadores de Chuao. “Así somos la gente del mar”, pregona. Lo devuelvo a la realidad  diciéndole que hay distintas estirpes de pescadores: de sardinas, de sapoaras, de tiburones, de babas. No es lo mismo el pescador de atarraya de Irapa, que el de arpón de plata y yate del Morro de Puerto La Cruz. “Ajá –me ataja- ¿dónde me ubicas a mí, margariteño de Tacarigua Despacio?”  Le respondo: no soy yo el que te ubica, ya lo hizo con los de tu especie ñero-bonchona el maestro Otilio Galíndez, cuando versificó: “pescador embustero que sales en navidad/ y te vas pa’La Restinga a tomarte una botella /con una sirena linda, con una sirena bella”. El muy ñero se limitó a preguntar, jumo de sol, como las palmeras que Agustín Lara veía en las ojeras de María Félix: ¡¿Y es malo?!  

Earle Herrera