El origen euro-capitalista del sionismo

0

Para entender la lucha del pueblo palestino y del internacionalismo militante de Ilich Ramírez Sánchez (Comandante Carlos) en favor de esa causa, hace falta entender la naturaleza criminal del sionismo y del sistema económico que lo originó, el cual es el capitalismo.  En Europa ese modo de producción entró para el siglo XIX en una etapa superior de su existencia denominada imperialismo, cuyo surgimiento se vio potenciado con las contradicciones que se dieron dentro del sistema capitalista debido a la lucha de clases.

Además, las crisis propias del capitalismo generaron contradicciones entre las burguesías europeas de religión cristiana (en sus distintas vertientes) y de religión judía, creadas estas hace más de dos mil años en Palestina, y asumidas por distintos pueblos, debido al respectivo carácter proselitista que aquellas han tenido, siendo falso creer que en cada pueblo las religiones y sus respectivos idiomas rituales se heredan genética o biológicamente, cuando en realidad se transfieren psicosocialmente con base en prácticas socioculturales propias de las comunidades religiosas, compartiendo sus integrantes la misma nacionalidad.

Dados lo antes especificado, a fines del siglo XIX las burguesías europeas de religión judía crearon una ideología política denominada sionismo, creando forzadamente la falaz idea de que el judaísmo y el sionismo son equivalentes para esconder de este último la condición excluyente, burguesa, reaccionaria, anticomunista, racista y colonialista que posee, y cuyas diversas tendencias coincidieron en la creación artificiosa de una nación europea fuera de Europa, representada en territorio despojado a Palestina por la colonia de israel, creada (y legitimada fraudulentamente por la ONU en 1947) para una inexistente “raza judía”, “raza hebrea” o “raza semita” (idea propia del racismo europeo), destinada a dominar el mundo y explotar a los que para los sionistas son miembros de las razas inferiores.

Según el sionismo, los integrantes de esa raza judía asumen a su vez una supuesta ciudadanía judía, cuando realmente la religión no determina la identidad de un pueblo, en cuyo seno se practican diferentes religiones, implicando esto la falsedad de la denominaciones “pueblo judío” o “pueblo hebreo”, pretendiendo así ocultar que el pueblo palestino es descendiente del mismo pueblo que desde hace más de tres mil años practicaba el judaísmo, se expresaba en un idioma semita como el hebreo, y que nunca fue expulsado ni masiva ni totalmente de Palestina, nación disgregada en tres porciones dadas por las regiones de Cisjordania y Gaza (Palestina en resistencia) junto al territorio donde se asienta la colonia euro-estadounidense de israel (Palestina ocupada), poblada casi en su totalidad por invasores usurpadores de ese territorio.

Solo la movilización consciente de los pueblos del mundo puede hacer desaparecer el sionismo con la destrucción del capitalismo.

Emilio Silva