A 130 años del nacimiento de Ho Chi Minh

0

El estadista Ho Chi Minh nació y creció en un período turbulento de la historia de Vietnam. Numerosas rebeliones, luchas heroicas e indomables por la independencia y la reunificación de Vietnam habían fracasado y el movimiento de salvación del pueblo vietnamita se enfrentaba a una profunda crisis. Con un ardiente deseo de lograr la independencia y la libertad, Ho Chi Minh viajó a los cuatro continentes, trabajando, estudiando, observando e  investigando las teorías y experiencias de las destacadas revoluciones mundiales. Ho Chi Minh entendió la raíz del sufrimiento de los trabajadores debido a la opresión, la explotación del capitalismo imperial y, desde luego, se formó con conciencia de clase.

Ho Chi Minh buscó en Rusia el marxismo-leninismo. Fue un genio intelectual, consciente de la tendencia del desarrollo humano y de la nueva era de la Revolución de Octubre. Ho Chi Minh encontró allí los problemas básicos de la línea de liberación nacional, unida con la liberación de clase, la liberación humana y la independencia nacional vinculada al socialismo.

Ho Chi Minh fue fundador, en 1930, del Partido Comunista de Vietnam y emitió la primera plataforma política de esta organización, con lo cual se formó la línea revolucionaria vietnamita y se definió de forma correcta para la salvación nacional. Esto no solo despejó el estancamiento en el camino de la liberación nacional, sino que también abordó, creó y dirigió correctamente la implementación con éxito de los temas clave de la revolución vietnamita.

Bajo el liderazgo del Partido Comunista, encabezado por Ho Chi Minh, el pueblo vietnamita se unió en un solo bloque, promovió la fuerza de toda la nación, logró la victoria de la Revolución de agosto de 1945, derrocando al colonialismo, feudalismo, y estableció la República Democrática de Vietnam, el primer Estado Popular Democrático del sudeste asiático. En la Declaración de Independencia, leída el 2 de septiembre de 1945, Ho Chi Minh proclamó solemnemente a la nación, a los compatriotas y al mundo entero: «Vietnam tiene derecho a la libertad, la independencia y la verdad, es un país libre e independiente «.

Ho Chi Minh y el partido dirigieron al pueblo en la derrota de todos los planes y conspiraciones de invasión del enemigo, especialmente la victoria en la Campaña Invierno-Primavera en 1953-1954, con la cual Dien Bien Phu, obligó a los franceses a firmar el Acuerdo de Ginebra (en 1954), poniendo fin a la guerra de agresión a Vietnam.

Con un espíritu «en disposición de sacrificar todo, pero definitivamente no se puede perder el país, ( hay que) negarse a ser esclavos», «no hay nada más valioso que la Independencia y la libertad», se cumplió el testamento de Ho Chi Minh junto con la línea correcta y creativa del partido, con la fuerza de toda la nación combinada con la fuerza de la era. El ejército y el pueblo derrotaron las estrategias de guerra del imperialismo estadounidense, liberando completamente al sur cuando se logra la reunificación nacional y se completa la causa revolucionaria de la liberación nacional, construyendo y defendiendo el norte, llevando a todo el país al socialismo.

Siguiendo el camino revolucionario trazado por Ho Chi Minh, bajo cualquier circunstancia, el Partido Comunista persiste firmemente en el objetivo de la independencia unida al socialismo, aplicando el desarrollo y la creación del marxismo-leninismo, el pensamiento de Ho Chi Minh mejoraba constantemente su credibilidad, así como la capacidad de liderazgo y la fuerza de lucha para llevar a cabo con éxito la renovación de su país y la integración internacional. Los grandes e históricos logros después de casi 35 años de renovación e integración internacional son ejemplos que consolidan el liderazgo correcto y sabio del partido, así como se robustece la correcta línea del camino revolucionario vietnamita trazado por Ho Chi Minh. Durante el proceso de movimiento de la Revolución, aquella ideología y línea se complementa, desarrolla y perfecciona cada vez más, convirtiéndose en una antorcha que ilumina el camino, para que la revolución vietnamita vaya de victoria en victoria.

 Ejemplo de moral revolucionaria

Ho Chi Minh junto con el Partido Comunista de Vietnam aplicó, desarrolló y creó el marxismo-leninismo en las condiciones específicas de su país. El pensamiento de Ho Chi Minh se convirtió en la base de la ideología del Partido, iluminando el camino para que la causa revolucionaria y el pueblo de Vietnam obtuvieran un éxito cada vez mayor. Vietnam pasó de ser un país colonial feudal, pobre, a un país en desarrollo con ingresos medios. Se desarrolla su cultura, la sociedad, vida material y espiritual del pueblo, el trabajo de construcción del partido y el sistema político mejora gradualmente. El gran bloque de unidad de toda la nación se consolida. La política y la sociedad se mantienen estables, así como la defensa, la seguridad, la independencia y la soberanía se ha sostenido firmemente, la posición y el prestigio del país se han elevado cada vez más en el ámbito internacional. Al igual que el camarada secretario general, presidente de la República Socialista de Vietnam,  Nguyen Phu Trong, dijo que «nuestro país nunca ha tenido la oportunidad, la potencialidad, la posición y el prestigio como al día de hoy».

El país se desarrolla, el pueblo disfruta una vida cada vez más próspera y feliz, se demuestra que la ideología, la moral y el estilo del presidente Ho Chi Minh son bienes invaluables y es una antorcha que ilumina a la nación en el camino hacia el futuro.

Como genio líder del Partido Comunista y del pueblo, Ho Chi Minh nunca se consideró superior al pueblo, no dejó que nadie le rindiera culto. Solo quería dedicarse toda una vida a ser un servidor leal a su pueblo, «como un soldado obedece órdenes nacionales para macharse al frente». El tío Ho, en lo personal, se caracterizó por la grandeza a través de gestos simples y sencillos. No solo se trata de una manifestación de moralidad y estilo de vida, sino también un estilo popular de respeto al pueblo. La simplicidad de Ho Chi Minh se ha convertido en un símbolo de valor cultural, siempre muy cerca de la vida del pueblo lo que hace posible que cualquiera lo pueda estudiar y seguir.

Su vida es un noble símbolo del espíritu revolucionario resistente, del espíritu de independencia, de patriotismo, de amor al pueblo, de moralidad laboral, de justicia e imparcialidad. Nos dejó un corazón generoso, un amor lleno de sentimientos por la nación, por el pueblo, por el partido, una inteligencia sabia, una visión profunda y una ejemplar forma de vivir, pensar, escribir, hablar y trabajar.

Cultor destacado

La causa de la liberación nacional dirigida por Ho Chi Minh otorga un estatus digno a la cultura nacional vietnamita. No solo eso, sino que esta carrera también se reviste un gran significado para la cultura mundial, mostrando a los pueblos la manera de ponerse de pie y romper las cadenas de la esclavitud, para lograr la independencia y la libertad, contribuyendo así a la erradicación del dominio colonial mundial.

Ho Chi Minh no solo contribuyó a crear un nuevo régimen, una nueva era, sino que también creó una nueva cultura en la historia del desarrollo de la nación vietnamita, contribuyendo en gran medida al desarrollo general de la cultura de la humanidad.

Durante los años de la lucha revolucionaria, Ho Chi Minh absorbió selectivamente la cultura nacional y la quinta esencia de la cultura de la humanidad, especialmente los principios básicos del marxismo-leninismo desarrollado en los nuevos valores culturales. La idea de la cultura de Ho Chi Minh ha estado imbuida de vida social. Ho Chi Minh siempre reconoce la posición y significado importante de la cultura. Señaló que esta «dirige a la nación». En el núcleo de su pensamiento cultural se encuentra el patriotismo.

Con destacadas contribuciones a la nación vietnamita y a la humanidad progresista del mundo, en 1987, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) emitió la Resolución 24C/1865 con motivo del 100 aniversario de natalicio de Ho Chi Minh (1990), honrándolo como el héroe libertador nacional y destacado cultor de Vietnam. Es el gran orgullo del Partido Comunista y del  pueblo vietnamita.

Eminente soldado

Ho Chi Minh es también un símbolo noble del patriotismo genuino que se combina con el internacionalismo proletario. Desde su llegada al marxismo- leninismo, la luz de la verdad de los tiempos, el corazón de Ho Chi Minh siempre se va dirigido hacia los pueblos oprimidos. Se dedicó a construir la solidaridad entre los partidos comunistas hermanos sobre la base del marxismo- leninismo y el internacionalismo proletario puro. Desarrolló constantemente relaciones cercanas y amistosas entre los pueblos de Indochina y los países vecinos. Hizo contribuciones sobresalientes a la teoría revolucionaria para liberar al pueblo colonial logrando la independencia para construir el socialismo. Ho Chi Minh encontró soluciones a la lucha por liberar a la humanidad. Su mayor contribución es la de determinar la forma correcta de salvar a la nación e identificar un camino, una forma y un método para despertar a cientos de millones de personas oprimidas en colonias atrasadas.

Ho Chi Minh resolvió correctamente el problema de cómo dirigirse a los pueblos coloniales. Trabajó incansablemente para vincular la revolución vietnamita con la revolución mundial. En casi un siglo, por primera vez en la historia, bajo la organización y capacitación del líder Nguyen Ai Quoc, Ho Chi Minh y el Partido Comunista de Vietnam, llevaron a nuestro pueblo a eliminar todas las formas de opresión y de explotación, construyendo el socialismo a escala nacional.

No solo el pueblo vietnamita ama al presidente Ho Chi Minh, sino también la gente y los amigos del mundo quienes le dan sus mejores sentimientos y respeto.

Hay amigos que admiran y consideran a Ho Chi Minh líder del Tercer Mundo, y señalan que “sus ideales son una guía para todas las naciones que luchan, para los jóvenes y los líderes de todo el mundo”, en  palabras del  expresidente del Consejo Revolucionario y del Consejo de Ministros de la República Democrática y Pueblo de Argelia, Houari Boumedien.

Por su parte, el presidente del Comité de Liberación del Pueblo de Angola, el médico Agostinho Neto, destaca que “la vida del presidente Ho Chi Minh es una fuente de aliento para todos los soldados que luchan por la libertad.

El nombre de Ho Chi Minh estará unido para siempre a las acciones más altas y a los sueños más nobles de la humanidad”, frase citada en el mensaje del Comité Nacional del Partido Comunista de los Estados Unidos.