LETRA DESATADA | El que no sabe es como el que no ve

0

Hace varios meses, en los tiempos del apagón en marzo de 2019, hablando con un funcionario amigo, le pregunté cuál era la razón de que las hidrológicas no mantenían a sus usuarios informados de las fallas en el servicio. Respondió que muchas veces no es una falla de la hidrológica, que es de electricidad (por saboteo la mayoría de los casos) y que se abstienen de informar para no echarle la culpa a otra institución. En estos momentos hay una brava sequía de la que tampoco se informa desde las hidrológicas. A mi eso me parece una barbaridad. ¿Por qué? Porque se olvidan del pueblo afectado. La gente afectada. Que son quienes tienen que saber, que son quienes tienen que estar informados. Casi nunca se sabe por qué falla el servicio de agua ni cuándo se reanuda. Nada. Cosas sencillas que no son seguridad de Estado, se tienen que informar. Si es una avería grande, hay que comunicar cómo van los trabajos de reparación. Si se arregla la avería cuándo se tiene previsto que el servicio se reanude. Si es un fenómeno climático también. La información es tan vital como el agua. ¿Vital para qué? Para tomar decisiones comunitarias, que se puedan resolver en colectivo. Por ejemplo si será necesario buscar agua por cisternas. A veces se compran los cisternas y pocas horas después llega el agua. Imaginemos la berraquera vecinal.

Si la falla es del servicio eléctrico sirve para tomar decisiones de si se compran velas o se hacen mecheros y hasta cuándo. Saber si fue una iguana, una lagartija o un mercenario es importante. Pero también es importante que los usuarios y usuarias, sepamos a qué atenernos y actuar en consecuencia. Lamentablemente eso no pasa solo con las hidrológicas y con el servicio eléctrico. Pasa con el gas. Con la Cantv ha habido algunos avances importantes porque salió del ostracismo burocrático (las mafias son duras de matar con líneas de ABA y de teléfonos residenciales) que tenían desde hace varios años. Ha mejorado la gestión y la información.

Las razones del por qué fallan los servicios sí las sabemos. Sabemos que estamos bloqueados. Sabemos que una simple llave o un simple tubo aumentó tan exponencialmente como el COVID-19 en Nueva York en unas pocas horas (creo que ya entendí eso de “exponencialmente”). Sabemos que tenemos un gran problema porque una buena parte de los técnicos del país en varias áreas renunciaron para dedicarse a otra actividad, por los bajos sueldos o para irse del país. Eso todo lo entendemos. Entendemos que es muy difícil mantener un servicio eficiente. Pero por eso mismo es que necesitamos estar mejor informados de las fallas. La gente cree cualquier cosa. “El que no sabe es como el que no ve”.

En la zona residencial donde vivo inventaron que el agua fallaba porque “los colectivos temidos y asesinos”, habían cerrado una llave en un llenadero de agua en el Waraira. “Los chavistas de mierda esos”. Eso se acaba con información. Volvamos a las notas de prensa enviadas por correo desde las gerencias de información de las instituciones. Usemos las redes sociales. Porque la información, informar es un servicio público. Y también es un derecho. Sigamos.

MERCEDES CHACÍN