Avanzan en el protocolo de seguridad para el US Open

0

Aunque todavía los organizadores del Abierto de Estados Unidos no han definido si el torneo se realizará entre el 24 de agosto y el 13 de septiembre, se han establecido una serie de medidas radicales para evitar nuevos contagios por Covid-19.

Trasladar el torneo de las pista del Centro Nacional de Tenis Billie Jean King en Flushing Meadows, Nueva York, a las de Indian Wells, o incluso a las de Orlando, son posibilidades que se contemplan con mucha seriedad.

Así lo ha manifestado Stacey Allaster, directora ejecutiva del tenis profesional en la Federación de Tenis de Estados Unidos (USTA), en declaraciones a AP.

El anuncio final será hecho a mediados o finales de junio, pero mientras tanto la USTA trabaja en medidas concretas que pueden definirse en cuatro apartados: vuelos charter, recogepelotas adultos, controles de temperatura y sin público en las gradas.

«Minimizar el riesgo» de propagación del coronavirus es el tema central del plan que la USTA ha presentado el viernes a un grupo de asesores médicos, y que debe ser revisado y debatido por las autoridades de la ciudad, el estado y el gobierno federal.

Entre las medidas previstas figura suministrar indicaciones a los jugadores que llegan de zonas consideradas de riesgo en Europa (París, Viena, Francfort), América del Sur (Buenos Aires) y Asia (Dubai).

Así, antes de subir al avión, los jugadores deben ser examinados y tener pruebas de que son negativos de la Covid-19.

Luego, una vez en el lugar, se establecería un seguimiento diario: cuestionario de salud a rellenar, controles de temperatura, pruebas nasales, de saliva y anticuerpos.

Tampoco habrá acceso a los vestuarios en los días de entrenamiento y la USTA quiere limitar el número de componentes del equipo de cada jugador.

«No vendrán con cinco, seis, siete u ocho personas», dijo Allaster.

Así, el torneo podría proporcionar fisioterapeutas y masajistas para que los atletas no trajeran a los suyos.

El número de jueces de línea puede ser también reducido, con lo cual, el «Ojo de Halcón» cobraría mayor importancia.

«No es fácil, obviamente queremos mantener el más alto nivel de integridad», apuntó Allaster.

Ciudad CCS