La lluvia solo añade otra cuenta al rosario de penas de la Ciudadela Bolivariana de Catia

0

Lo que para muchos habitantes de Caracas es un regalo de la naturaleza y hasta una bendición de Dios, para otros es una calamidad más.

Además de la basura, indigentes y las aguas servidas, habitantes y usuarios de la Ciudadela Bolivariana de Catia padecen una calamidad más cuando llegan las lluvias.

La falta de limpieza y mantenimiento de drenajes y torrenteras produce el colapso de servicios de salud y radiodifusión en la Ciudadela Bolivariana.

El señor Héctor García, habitante de las veredas del Cuartel por más de 60 años y miembro del equipo de Radio Rebelde, la radio comunitaria que funciona en el lugar, compartió con Ciudad Caracas sus denuncias.

«Primero queremos agradecer que sea un medio de la revolución el que atiende el llamado de la población, nosotros siempre denunciamos desde los micrófonos de Radio Rebelde, pero tenemos más de un mes con el transmisor dañado por las bajas de energía eléctrica». Así inició el señor García su relato.

Radio comunitaria inundada

Prosiguió señalando diversas situaciones que afectan el desarrollo de las actividades que se ofrecen en la Ciudadela: «Acá tenemos un servicio de optometría y de odontología de la Misión Barrio Adentro, ambos servicios quedan paralizados cuando caen cuatro gotas, la Radio Rebelde y los dormitorios de personal de la misión cubana también se inundan con las aguas de lluvia, y si eso les parece poco, súmenle el bote de aguas servidas en todo el frente del módulo octogonal, eso afecta los servicios de salud en momentos de pandemia, también afecta la salud de las doctoras que viven a menos de dos metros de cañería colapsada».

En recorrido que hicimos con el señor García y al que se sumaron otros vecinos, pudimos constatar el estado de contaminación que se genera a pocos metros del módulo de Barrio Adentro que ofrece a la población atención médica primaria.

En el lugar funciona un Simoncito, un CDI, además de un Mercal y un refugio de damnificados.

«Desde hace un par de años se ha hecho cada vez más numerosa la presencia de personas extrañas al sector que riegan la basura, cometen actos vandálicos y robos y consumen drogas en los espacios de la Ciudadela, duermen en la puerta del servicio de optometría poniendo en riesgo la vida de los médicos cubanos y personal de la radio comunitaria, porque esas personas portan armas blancas y son malvivientes» añadió García.

Asimismo el vecino se refirió a la actuación de las autoridades en el sector.

«Debemos reconocer que la recolección de basura ha mejorado bastante, pero en lo que respecta a la inseguridad y la presencia de indigentes y malandros se ha incrementado. A veces mandan el camión, achican el agua y se van, la obstrucción no es removida entonces llueve y todo es un caos, como ustedes han podido ver, no resuelven el problema de fondo».

No obstante, García recalcó que la comunidad no ha dejado solo en manos de los organismos oficiales las acciones para mejorar la calidad de vida.

«Nosotros hemos revisado las alcantarillas y cañerías, sin el equipo apropiado y la seguridad para nuestra salud, hemos logrado destapar un poco, pero como no sabemos resolver el problema de fondo entonces a los días se tapa otra vez, explicó.

Finalmente, el ciudadano expresó la importancia que este tipo de situaciones se conozca a través de los medios de comunicación para captar la atención de las autoridades.

«Les repito que agradecemos que hayan atendido nuestra denuncia y esperamos que nuestras instituciones revolucionarias superen el burocratismo y recuerden el mandato del comandante Chávez: ¡Eficiencia o nada!», concluyó.

Ciudad CCS