La niña del napalm: Sí pero no

0

Para las cadenas mediáticas imperialistas, que hoy no encuentran cómo tapar la tragedia que vive el pueblo estadounidense, lo más importante de la famosa gráfica donde aparece una niña vietnamita corriendo por una carretera, afectada por el napalm (pasta a base de gasolina), no es el drama de la pequeña Phan Thi Kim Phuc.

Los fabricantes de basura mediática, en este caso, han ignorado que “una fotografía dice más que mil palabras”. Prefirieron la manida frase del nazista Joseph Goebbels: «Una mentira, mil veces repetida, se transforma en verdad».

En eso han estado todos los 8 de junio, tratando de convertir a Kim Phuc en víctima del comunismo y no de las «inteligentes» bombas de napalm, Made in USA lanzadas sobre Vietnam durante años.

Resulta ahora que la niña lesionada en el bombardeo sobre la aldea Trang Bang, cerca de la frontera con Camboya, está viva «porque la salvó el galardonado reportero de la Associated Press Agent (AP) autor de la gráfica (Nick Ut) quien supuestamente “se vio obligado a chapear con su carnet de la AP en un hospital de la zona para que auxiliaran a la malograda niña». Ergo, el héroe de la jornada fue Nick Ut, quien había sustituido su nombre vietnamita por uno «very nice«.

La «prensa libre» ha intentado esconder la verdad durante 48 años. No ha dicho que la pequeña Kim Phuc fue tratada médicamente en Vietnam, en la República Democrática de Alemania (RDA) y finalmente en Cuba donde logró su total recuperación e inició estudios de medicina que luego interrumpió para dedicarse a los idiomas.

El «heroe Nick Ut» nunca perdió de vista a Kim Phuc, quien en un viaje de vacaciones estudiantiles rumbo a Moscú fue “rescatada de las garras del comunismo” y llevada “al mundo libre”, donde hoy vive a los 53 años de edad convertida en Embajadora Mundial por la Paz.

Podrán escribir cualquier cantidad de sandeces y darle la vuelta a la historia pero son decenas de fotografías del bombardeo sobre la aldea Trang Bang el 8 de junio 1972 entre las cuales fue escogida la de Nick Ut para ser galardonada (no por casualidad) con el Premio «Pulitzer».

Pero miles de imágenes cubren paredes de los museos de Vietnam y todo el mundo, que ponen a la vista las atrocidades cometidas por los 6.5 millones de soldados yanquis que fueron enviados a Indochina a masacrar vietnamitas entre 1954 y 1975. 

Ángel Bastidas

(abastidasg@yahoo.es)